RELACIONES

Siempre te voy a escoger a ti.

“Que afortunados tu y yo por encontrarnos entre todos los asistentes del carnaval de la vida. Que afortunados porque ahora, podemos hacer nuestro propio carnaval juntos, uno que nos dure de aquí hasta que dejemos de respirar”.

 

Seré breve, así que más te vale ponerme atención porque solo lo diré una vez: yo te voy a escoger a ti hoy, mañana y siempre. Así de simple y así como lo lees. Disculpa que sea tan directo, pero suelo ser así cuando se trata de estos temas y es mejor de ese modo, para que sepas en lo que ya estás metido y en lo que yo me he metido contigo.

La realidad es que ambos ya estamos muy adentro en esto que hemos ido formando al rededor ¿y sabes algo? Me alegra que así sea, porque me gusta saber que es contigo con quien me he metido y no con alguien más. Que seas tú el que me haya encontrado, de alguna forma me hace sentir dichoso y no puedo evitarlo. 

Ahora que llevamos un rato caminando juntos, me doy cuenta que para mí cada día es como si fuera el primer día. Te sigo viendo de la misma forma en la que te vi esa noche de septiembre: embelesado, ingenuo, emocionado y un tanto sonrojado. Cada día, sigo sintiendo de nuevo eso que sentí aquel día cuando vi que tu mirada me buscaba. Y así, todos mis días contigo son como si fuera el primer día. 

Quiero que sepas que para mí no eres costumbre, rutina o una opción más. Definitivamente no. Para mí eres una elección que hago a diario otra vez por el simple gusto de estar, por el placer, por las ganas y este amor, que es tuyo, que no me pertenece y que tengo que entregarte porque quiero y porque puedo. En todo caso, no solo eres la única y más bonita opción, eres una prioridad y eso te vuelve único para mí. 

“…finalmente descubrí tu besos. Me enredaste en tu mirada y me abrazaste con todos mis defectos. Tú si sabes quererme, tu sí sabes adorarme mi amor. Quédate por siempre, para siempre amarte…” – Natalia Lafourcade

Por eso es que siempre te voy a escoger a ti y solo a ti. Una y otra vez hasta donde me alcance la vida, porque sé que si hubiera un “después de ti” nada ni nadie sería suficiente. Todo me parecería un diminuto e insignificante lago después de haber nadado tan libremente por las aguas de tu inmenso y basto mar, ese que me entregas cada día solo a mí. Porque tu eres mi playa y también la arena donde hundo mis pies y me tiro a descansar. 

Te escojo y te escogeré siempre a ti porque sé que en nadie más voy a encontrar esa forma de besarme, esa manera de abrazarme y mucho menos esa mente que me tiene ahí, como un niño viendo un acto de magia y eso eres, magia. Y aun si existiera, no me interesaría encontrar eso en nadie mas porque ya lo tengo y qué bueno que es contigo. 

Y siendo muy franco, tal vez abusando de mi seguridad, puedo decirte que los únicos “después” que vamos a vivir tu y yo, son esos que incluyen nuestro planes y lo que seguirá en nuestra larga lista de cosas por hacer.

Yo te voy a seguir escogiendo a diario porque un día, cuando ni tú ni yo sabíamos de a existencia del otro, yo te pedí y me cumplieron. Y así seguiremos, escribiendo esta historia que es nuestra y que seguro es la más emocionante de todas.

¿Y luego? Bueno, pues que la vida nos siga incluyendo a ti y a mí. Que nos mantenga juntos, yo contigo y tú conmigo en un poco a poco que dure siempre. Ese es, cariño mío, nuestro “después” y del resto, ya nos encargaremos después. 

Fin. 

SÍGUEME

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejillotol 

YOUTUBE: Alex Toledo

BLUED: Alex_Toledo

 

Tags:

Deja un comentario