RELACIONES

Quiero que me cuides.

“Por primera vez quiero darme el derecho de pedir abiertamente que no me lastimen. Quiero que ames no causarme dolor”. 

¿Te das cuenta de lo que pasa aquí? Pasa que en la inmensidad de la vida y la existencia, tú y yo fuimos los que se encontraron entre tantos más. Dejamos de ser dos anónimos y por fin te puse un rostro, un nombre y un apellido. Al fin te encontré y me encontraste. 

Desde entonces decidimos tomarnos de la mano y avanzar por este nuevo sendero donde hemos comenzado a construir una historia, nuestra historia. Y me gusta. La disfruto a cada momento con cada coma, punto seguido e interrogantes. Es nuestra solo nuestra. 

Antes de ti yo creía que conocía ya lo que era el amor y amar a alguien, pero no. Luego llegaste tú y me enseñaste que el amor es otra cosa totalmente diferente. Es algo más fluido y natural, sin tanta pose ni tanto libreto. Y eso fue lo que me hizo quedarme. 

Definitivamente esta historia no tiene comparación con ninguna otra que yo haya escrito antes. Incluso tú no la tienes. Eres más de lo que soñé tener en alguien y ahora lo tengo. Te tengo, me tienes…no tenemos. 

Sin embargo, últimamente siento un poco de miedo al pensar que toda esta complicidad, algún día vaya a terminar. Puede ser que no llevamos el tiempo suficiente como para saber lo estable y firme que es esto y solo debamos seguir. O tal vez es mi miedo irracional e infundado sobre algo que ocurre solo en mi mente pero no en la realidad. 

De cualquier forma, creí pertinente pedirte que por favor me cuides como lo has hecho hasta ahora. Que ames no lastimarte tal y como yo lo hago contigo y que entre nosotros esté prohibido causarnos cualquier tipo de dolor y sufrimiento. 

Por favor cuídame, cuídate, cuídanos. Hagámoslo porque ambos sabemos que esto que tenemos, no se obtiene fácilmente con cualquiera. Que antes de nosotros, tanto tú como yo, estuvimos vagando sin rumbo esperando encontrar algo como lo que por fin tenemos. Nos estábamos buscando uno al otro sin saberlo y por un tiempo, lo hicimos en los brazos equivocados y en los labios erróneos. 

“Merezco un amor de cuentos. Alguien que ame no lastimarme para yo también hacer lo mismo. Alguien que sepa que un “te amo” sin que yo lo pida, puede ser la diferencia entre un día de mierda o el mejor de los días. Y entonces apareciste tú”. 

Ambos hemos pasado por toda clase de amores y ahora estamos aquí, descubriendo a lo que en realidad debe saber el amor de verdad y me gusta su sabor porque es contigo y nadie más. 

Así que hoy quiero pedirte con todo mi corazón que por favor evites lastimarme de cualquier forma, que yo también lo evitaré a toda costa.

Que evitar rompernos uno al otro sea como un mandamiento entre nosotros, una ley en nuestro imperio, ese que tú y yo gobernamos de día y de noche, a la luz de las velas cuando puedo ver tu rostro muy de cerca, sabiendo siempre que me dices y te digo la verdad. 

Te pido que ni tú ni yo seamos los causantes de partes rotas en nosotros. Que ninguno tenga que cargar y lidiar con la culpa de haber desbaratado al otro al punto del colapso y que evitemos desmoronarnos a la primera de cambio.

Hagámonos saber que a pesar de las subidas y bajadas, de los claros y los oscuros, nuestros corazones están en buenas manos y a salvo hoy, mañana y todos los días que ambos decidamos regalarnos. 

Por favor cuídame y no me dejes caer, porque a pesar de que he comprendido que sin ti a mi lado la vida seguiría aunque doliera, me he dado cuenta que contigo esto de vivir se hace menos aburrido y monótono.

Le da sentido a recorrer el largo sendero de la vida y me hace confirmar que mi lugar en el mundo, ese que tanto me gusta habitar, lo encontré justo aquel día en que tus ojos encontraron con los míos. 

Fin.

SÍGUEME: 

FACEBOOK: Alex Toledo

TWITTER: alejillotol

INSTAGRAM: alejillotol 

MOOVZ: Alex Toledo

 

Tags:

One thought

Deja un comentario