Querido yo.

“En el camino encontrarás algunas piedras, pero también algunas joyas. Te romperás y te volverás a construir. Agradece, porque eso es vivir”.

 

Hola. Me da gusto verte. Ha pasado mucho tiempo desde que te dejé y me alegra recordar como era a los dieciséis. Te juro que hubiera preferido quedarme contigo para siempre, pero crecer era inminente y ahora la vida adulta me persigue, tal y como lo hará contigoPero no quiero asustarte, sino todo lo contrario. Por eso he venido, para hablarte de algunas cosas que debes saber, antes de convertirte en mí dentro de unos años.

fdb3509c5a895297e52cbf59c67700d8

Confieso que me deja tranquilo verte, porque me permite saber que ambos tuvimos una infancia envidiable. Y tenerte ahora de frente, me hace recordar que a tu edad no estaba todo tan mal. De hecho, fue una época en donde se generaron algunos de los buenos recuerdos que seguiremos conservando por el resto de nuestros días.

Sin embargo, has de saber que la vida irá cambiando y tomando otros matices conforme vayas creciendo. Que a veces parecerá muy brillante y en otras ocasiones, se tornará tan oscura como la noche. Pero tranquilo, que al llegar a cierta edad, aprenderás a manejar esas obscuridades y abismos. Convivirás con ellos , e incluso, los usarás como impulso para resurgir más fuerte.

¿Y en el amor? Pensé que nunca preguntarías eso. Al final creo que todo en la vida se trata sobre el amor, ¿cierto? Debo ser honesto contigo. Nuestra percepción del amor cambiará cuando llegues a mi edad, pero no es del todo malo. Es cierto que a tu edad el amor es un terreno idílico, desconocido y a punto de ser explorado. Pero no te quedes con esa primera impresión. En realidad, es mucho más que eso.

Al inicio tal vez no entiendas muchas cosas. Conocerás a personas diferentes que te llevarán a sentir emociones diferentes y a visitar sitios en los que no habías estado. Pero todos ellos pasarán. Después de algunas experiencias fallidas, comenzarás a entender que esto del amor va mucho más allá de tomarse de la mano o quitarse la ropa con desesperación frente al otro para tener un momento de fugaz placer.

Entre otras cosas, vivirás lo que se siente tener un corazón por primera vez. Te dolerá y mucho. Tener un corazón roto alguna vez, es parte del viaje. Será tu primera vez, pero  afortunadamente, no será la última que lo experimentarás. Pasarán algunas otras ocasiones más, antes de que puedas entender lo que realmente quieres para ti en una relación y lo que tú mismo estás dispuesto a dar. Tendrás que vivir ese dolor para crecer, hacerte más fuerte y más sabio, hasta que entiendas que el amor no se trata de mitades, sino de completos. 3998ebf4d1de28e79302819bcbbfa325

Y precisamente, una de esas ocasiones será la que más te duela. A pesar de ya haber experimentado lo que es tener el corazón roto, esa será tu primera vez con el corazón hecho trizas. Será como si lo hubieran arrancado de tu pecho y te dolerá tanto, que desearás estar soñando. Pero me temo que el dolor será real.

 

“Te tengo dos noticias, una buena y una mala. La mala, nada es permanente. La buena, nada es permanente”.

No obstante, el dolor va a pasar. La pena se irá y regresarás a tu centro. Será como volver de un huracán que daba vueltas y tendrás que sentarte a recuperarte del mareo. Pero pasará. Cuando ese colapso ocurra, cuando hayas sabido lo que es estar hecho añicos, entonces estarás listo, porque no habrá sido tu destrucción, será tu nacimiento y resurgirás más fuerte que nuncaA partir de ese momento entenderás muchas cosas, dejarás de hacer otras y varias más las cambiarás porque habrás llegado a comprender a la persona más importante con la que tendrás contacto el resto de tus días: tú mismo…nosotros. 

c833479f8eccc475405e0f174026dc9c

Después de tal experiencia, parecería imposible que vuelvas a enamorarte, pero lo harás…lo haremos. Tal vez no sanes tan rápido como piensas, porque el corazón tiene su propio tiempo y ritmo, no puedes presionarlo, así que déjalo, y sanará. Entonces, sin darte cuenta y después de haber pasado mucho tiempo mejorando la relación contigo mismo y asimilando todo ese aprendizaje, aparecerá.

La vida, como si se tratase de un premio por tu buen aprendizaje que algunos golpes te dejaron, te llevará a conocer a alguien que no tendrá comparación con nadie que hayas amado en el pasado. Será un nuevo “hola” que te tomará de la mano y te hará disfrutar del viaje como nunca nadie antes lo hizo. Entonces volverás a confiar y esta vez te entregaras sin miedo.

Por lo demás, todo estará bien. Tú estarás mejor que nunca, lo estaremos. Mientras tanto sigue caminando y disfruta el recorrido en lo que me alcanzas, que yo estaré esperándote unos años más adelante.

Fin.

SIGUEME

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: @alejillotol

INSTAGRAM: alejilloTol

7 Comments

  • Realmente esto describe exactamente lo que yo le diría a mi YO del pasado, me he identificado enormemente con tus palabras y debo reconocer que no es la primera vez, redactas exactamente mis sentimientos, un gran saludo Alex, me has hecho sopero de corazón.

  • Todo lo que dices es muy cierto leer esta anécdota me hace volver a sentir aquello que e dejado a tras por muchas personas de las cuáles solo los buenos momentos quedan…

  • Hola Alex, buena noche.
    Muchas gracias por escribir esta nota, la considero sumamente atractiva, como personas inmersas en el “sistema” perdemos los sueños y considero que tu nota habla mucho de ello, en lo personal disfrute mucho leerlo.
    ¡Un saludo!

  • No se para quien hayas escrito ese texto, pero te juro que cada palabra la sentí dirigida a mí.
    Espero que cada palabra sea cierta, que un día cada pedacito regrese a su lugar, que el corazón sane y el mareo que ocasionó el huracán no siga provocando vomito por los ojos.
    Sobre todo espero esta vez estar 100% completo y que llegue alguien similar, y sobre todo que cuando eso ocurra el miedo se aparte de nuestra parte.

    Muchas gracias y mucho Éxito, tocayo.

Deja un comentario