#LaSopaDeAlex

#LaSopaDeAlex es: viejo… ¿y gay?

“La juventud no es un tiempo de la vida, es un estado del espíritu.”

 

El miedo a envejecer entre los hombres de las comunidad gay, es mucho más común que ir al antro a ligar. De hecho, hablar de vejez y homosexualidad es todo un sufrir para muchos, cuando en realidad no debería ser así.

download

Todo el mundo ve la vejez como algo normal y natural, a excepción de los homosexuales quienes lo vemos como algo tan atroz y aterrador que con frecuencia casi la mayoría piensa que es preferible morir joven y bello, antes que morir viejo y sólo. Pero ¿quién les dijo que envejecer era sinónimo de soledad, fealdad, tristeza y un destino ruin? ¡Ah, claro! Ese inútil concepto de que la belleza y el sexo para el homosexual lo son todo. Cierto.

Después de algunas observaciones con gente que conozco, pude concluir que el miedo a la vejez se origina no tanto por lo que representa en sí hacerse anciano; más bien se origina por que ello implica dejar de ser bello y atractivo para otros, pensamiento que a su vez se genera por la creencia errónea de que si no se es guapo y atractivo, no vales nada.

Es por eso que actualmente vemos a muchos señores pasaditos de los cuarenta y hasta de sesenta y más, que pretenden seguir actuando como chavitos de 18 y créanme que no hay nada más avergonzante y humillante que no aceptar y vivir conforme a todas y cada una de las etapas de la vida, por las que inevitablemente todos vamos a pasar. Eso es parte de vivir, y que mejor manera de vivirlas que aceptándolas, porque cada etapa en nuestra vida tiene cosas buenas y nuevas enseñanzas que nos ayudan para crecer y madurar. Sin embargo como jóvenes la mayoría de las ocasiones no vemos toda la situación de manera global, solo nos enfocamos en una pequeña parte que vemos con nuestra mente joven y deseosa por comerse el mundo.

Y precisamente ese es otro de los factores. Al ser jóvenes vemos la vejez desde nuestro punto de vista como algo muy, muy lejano pero aterrador y se nos olvida que conforme vamos creciendo y madurando, las prioridades en la vida cambian para todos y cada uno. Es decir, lo que antes parecía terrible – como cuando niños creíamos que ser adulto era lo peor de la vida – , veremos que en realidad no lo es tanto; en donde antes importaba mucho estar bello para todos, ahora solo importará encontrar a alguien estable con quien pasar el resto de nuestros días. Del mismo modo, en donde antes importaba mucho tener la erección más poderosa y firme de todas, ahora solo importará ese amor y afecto que perdura y se queda. ¿Me explico?

ceca418098a697fa5d1e852ca57bfd9a_650x

“Dejemos de jugar a la bruja de Blancanieves y mejor aceptemos que sí, algún día vamos a hacernos viejos y sí, también un día la belleza y juventud se van a ir. Supéralo, es perfectamente normal.”

Es importante mencionar que el miedo a la vejez no es sinónimo de soledad, rechazo, abandono y olvido. Hay mucha gente homosexual de la tercera edad que viven esa etapa de su vida con plenitud, justamente porque vivieron las etapas anteriores en su momento y las aceptaron, y creo que ahí está la clave: ACEPTAR. En vez de pensar que nuestro bello cutis se volverá una pasa aguada, o que nuestro poderoso falo no será más que un pellejo colgante o que nuestras carnes serán flácidas y guangas, deberíamos concientizar que sí, efectivamente en algún momento llegaremos a ser viejos. Que toda la juventud se termina, y eso no se puede cambiar, pero lo que sí se puede cambiar porque tenemos el poder en nuestras manos para hacerlo, es decidir qué tipo de ancianos queremos llegar a ser: sanos, plenos, satisfechos con nuestra vida, realizados y en paz con nosotros mismos porque hicimos todo en la vida y no nos arrepentimos de nada, o ancianos frustrados, aferrados al pasado por todo lo que no se hizo, amargados y renuentes a aceptar la vejez tratando de hacer esfuerzos por seguir sintiéndose como de 20.

zIRCQks

La decisión está en todos y cada uno de nosotros. Además hoy en día hay muchas formas de asegurar una vejez plena y feliz, si desde ahora que gozamos de la juventud nos cuidamos y trabajamos para ello: Yoga, meditación, ejercicio, buenos hábitos etc., son algunas de las herramientas que incluso en la vejez pueden ayudarnos a conservar una buena apariencia física y un cuerpo de salud envidiable. Todo está en la actitud que asumamos. Sin embargo les aseguro a todos aquellos que temen, que cuando lleguen ahí, lo que menos les va a importar será andar bellos para todo el mundo o con el cuerpo mejor trabajado, porque la mentalidad habrá cambiado.

Así que #Soperos ya lo saben, hay que aceptar todas y cada una de las etapas de la vida, que todos vamos a estar en ellas algún día ¡y que rico! Porque si no la vida sería aburrida y monótona, sin darnos la oportunidad de crecer, y que bueno que todo cambia, pues aprender a fluir es parte de madurar y crecer. Pero mientras tanto, a disfrutar esta fase de divina juventud y cachondería, que ya habrá tiempo para la mediana y tercera edad, y cuando eso ocurra, evitar ser de esos dones cincuentones con actitudes de chavales, o peor aún, replicas exactas de Walter Mercado o Alfredo Palacios fingiendo seguir en la flor de la edad, porque eso sí que daría penita ajena ¡y qué oso! Fin.

Tags:

One thought

Deja un comentario

×
Show

×
Show