#LaSopaDeAlex, RELACIONES

Mis días sin ti.

“Y entonces decides irte a un lugar donde amar sea buena inversión y confiar sea bien pagado”.

 

Finalmente y después de tanto meditarlo, lo hicimos. Logramos juntar la dignidad necesaria y el valor suficiente para hacer nuestras maletas y empacar ahí cada emoción y  cada sentimiento, de tal forma que pudieramos llevarlos de regreso con nosotros y por separado. Como si nos hubiéramos prestado esos momentos sólo por tiempo limitado.

Después, al salir del café y cruzar la puerta, nuestros caminos se separaron en sentidos opuestos, como señal del punto final que se estaba dibujando en la que fue nuestra historia; historia donde ya no había espacio para ninguno de los dos, donde ya no había nada que contar. Así acabó y está bien.

El tiempo pasa. Ahora somos un par de extraños con recuerdos en común, perdidos de nuevo en el mundo y de vuelta al anonimato el uno del otro, como si no existiéramos.  Mientras, amanece y anochece, amanece de nuevo y anochece otra vez. Una vez más amanece pero noto que es diferente.

Aunque llevo días despertando con la extraña sensación de que algo me falta… o me sobra, me siento diferente. Y es que es cierto, me falta quien ocupe a veces el lado vacío de la cama y me sobra justamente ese espacio.

Me sobra el tiempo que dedicábamos cada noche a charlas sinfín y me falta eso, el sonido de tu voz. Son muchas cosas, pero aquí estoy… aqui sigo y aquí estaré. 

Sin embargo y después de todo este proceso de duelo y aceptación que he estado experimentado en mi interior, hay algo que extrañamente me llena de satisfacción y me brinda de alguna forma, una sensación reconfortante.

Por primera vez en mucho tiempo volví a sentirme sin presiones ni prisas. Acciones tan pequeñas como ya no tener que mandar un mensaje de buenos días ni buenas noches, o soportar la espera por algún mensaje de texto, simplemente me hacen sentir liberado y sin ansiedad.

tumblr_lsju0r9RiO1qcqsdso1_r1_500“Para que nazca una estrella una nébula debe colapsar. Yo colapsé con tu partida y renací”.

Puede que suene egoísta, y tal vez lo sea un poco, pero en verdad me alegra no tener ningún tipo de obligación sentimental o seguir algún tipo de acciones protocolarias como cuando se tiene pareja. Y resulta un poco irónico, pero a pesar de todo, se siente bien disfrutar de nuevo esta “soledad”… o libertad. ¿Cómo se le llama?

Confieso que me gusta de nuevo sentirme libre porque efectivamente, nuestro intento de amarnos con libertad no resultó, cuando se supone que ese es el chiste de compartir la vida con alguien: hacerle sentir libre dentro de un espacio compartido. Pero no supimos hacerlo. Afortunadamente, hoy lo soy y me encanta dejarme consumir por esa libertad.

e8b3eacf9d306b60efa0dc189ae9bc9dNo voy a negar que aún hay momentos en los que extraño tu presencia, pero me alegra pensar que ya no tendré ni tendrás que soportar ciertas cosas. Cosas tan recurrentes y molestas como las discusiones, el desorden o los días enteros sin hablar, son algo que definitivamente ya no quiero.

Me gusta poder salir a donde sea sin necesidad de tener que avisarle a nadie dónde estoy y mucho menos de llegar a cierta hora para no preocupar a alguien.

Amo poder regresar a cocinar esos platillos que había dejado de comer, solamente porque a ti no te gustaban. En pocas palabras, amo poder hacer todo lo que dejé de hacer por ti y día tras día abrazo más la idea de solamente ocuparme en mí y mis asuntos, de ir a mi ritmo sin tener que atenerme a alguien más. ¿Ahora entiendes por qué se siente tan bien? Entendía que amar no es desaparecer ni dejarse de lado, y nosotros nos obligamos a eso. 

No sé en donde estés ahora o qué hagas, pero en verdad espero que descubras lo que yo he descubierto ahora que no estás. Si lo haces, abrázalo, explóralo y disfrútalo también. En verdad quiero que lo hagas. 

Olvídame y deja que mis recuerdos solitos desaparezcan de tu memoria. Haz aquello que incluso yo también te obligué a dejar de hacer y experimenta lo bien que se siente estar contigo y despojarte de las obligaciones afectivas y emocionales a las que nos atiene el amor.

Yo estoy aprendiendo a hacerlo porque había olvidado cómo, y al paso del tiempo me vuelvo más experto. No obstante y como dije hace un momento, no te niego que a veces aún sigo recordando lo que fuimos y no sé durante cuánto tiempo más lo seguiré haciendo, supongo que el suficiente hasta que sane por completo, y sanará.

Lo que sí te puedo asegurar, sin lugar a dudas, es que cada vez te extraño menos y cada vez sonrío más.

Fin.

SÍGUEME

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

INSTAGRAM: alejillotol

TWITTER: @alejilloTol 

MOOVZ: Alex Toledo

Tags:

13 thoughts

Deja un comentario