#LaSopaDeAlex, RELACIONES

#LaSopaDeAlex es: la “cuestionable” paternidad gay.

“Siempre he pensado que la paternidad no está peleada con la orientación sexual. Y aunque haya ignorantes faltos de criterio que estén en contra de que dos homosexuales se hagan cargo de un niño, por considerarlo antinatural, creo que es más antinatural que haya niños privados de un hogar y la protección que da una familia. Eso es abominable.”

 

Hablar de familias homoparentales en un país como México – y también en Latinoamérica – siempre ha sido motivo de controversia, conflicto y negación absoluta por parte de aquellos grupos conservadores, “en pro de la familia tradicional”, quienes aseguran que lo natural y normal, es que los niños tengan un papá y una mamá, pues sostienen que justamente a eso se refiere la palabra “matrimonio”, y aunque etimológicamente sí refiere a la unión de un hombre y una mujer, también es cierto que actualmente pensar en eso como la única y exclusiva forma de unión entre dos personas, resulta absurdo y arcaíco.

tumblr_m2igbkRn991qmhf8so1_500

La realidad, y como siempre lo he sostenido, es que el mundo está cambiando y las concepciones que teníamos sobre ciertas practicas tradicionalistas – por no decir erradas – de lo que debe ser o fundamentos poco fundados, también están empezando a pasar al olvido y la renovación. Particularmente, me sigue pareciendo absurdo el hecho de saber que todavía existen grupos de personas que siguen marchando a favor de la familia tradicional y lo que es “normal” según sus creencias, prejuicios e ignorancia.

Hace algunos días, me enteré del mensaje de un hombre joven que no solamente era gay, sino también papá soltero. En el mensaje podía apreciarse claramente su consternación, angustia y miedo que le provocaba la idea de no ser suficientemente bueno como para hacerse cargo de un niño y poder criarlo de manera correcta. Describía que su orientación sexual, “el qué dirán” de la gente, los prejuicios y el señalamiento social de desaprobación, muchas veces lo hacían cuestionarse su paternidad y si realmente tendría a capacidad para poder ser un buen padre.

Cuando terminé de leer el mensaje, inmediatamente pensé que debía replantearse el concepto de paternidad que se tiene actualmente, por uno más revolucionario e incluyente. Entonces agarré mi computadora y me puse a escribir este texto.

Y sin embargo miren el hombre que fue...así no me vengan.
Y sin embargo miren el hombre que fue…así que no me vengan.

Debo confesar que en los últimos meses mi propio concepto sobre la paternidad gay ha cambiado, incluyendo la forma de referirme a ella como “gay”, porque si somos honestos, no hay paternidad gay o heterosexual, es simplemente paternidad y ya; quien es padre o madre, lo es y punto. Sin embargo, hay todavía muchos allá afuera, regados estratégicamente por el mundo, que parecen no entender ese argumento. Afortunadamente yo logré entenderlo de una forma completamente vivencial y les voy a contar por qué.

El mensaje del que hablé en líneas anteriores llegó a una de las redes sociales de mi pareja, que como muchos de ustedes saben – porque no me gusta ocultarles nada -, no solamente es gay sino también papá, y uno muy bueno.

Durante años, yo había estado consciente sobre la idea de que dos hombres o mujeres pudieran convertirse en padres de un niño para criarlo, cuidarlo y educarlo, pero nunca la había experimentado tan cerca, ni mucho menos saber cómo era en la práctica, hasta que lo conocí a él con todo y paquete incluido.

“Ser padre o madre es un derecho que todos pueden ejercer, siempre y cuando se asuma la voluntad y la responsabilidad que ello implica, por lo que en este rubro, la orientación sexual sale sobrando. Simple.”

A partir de ese momento y hasta ahora, he podido conocer y ver en primera la fila la forma en la que se desempeña un hombre homosexual a cargo de un bebé que, por razones de la vida, terminó siendo suyo, y que no conforme con eso, está incluyéndome en esa rutina de vida para terminar de conformar lo que tantos se han empeñado en rechazar: una familia homoparental.

tumblr_ni8sfgeaVd1r76jrto1_500

¿Pero por qué les cuento esto que es tan personal y tan íntimo? Por el simple hecho de que allá afuera, hay miles de padres y madres homosexuales, que solteros o no, han pasado por el miedo, la duda y la incertidumbre que causa desempeñar un rol paterno o materno teniendo una orientación sexual que desde siempre, ha despertado prejuicios, habladurías y rechazo por parte de una sociedad aún ignorante y carente de buen juicio. Una sociedad mayormente heterosexual que se asusta del tipo de crianza que pueda recibir un infante con padres homosexuales, pero que por otro lado, continúa abandonando niños por no poder hacerse cargo de ellos una vez fuera del vientre.

Creo y sostengo con firmeza, que ser un buen padre o madre no depende en absoluto de la orientación sexual que se tenga, porque serlo, no solo implica una gran responsabilidad, también implica grandes dosis de valentía y coraje para poder sacar adelante a una personita y lograr convertirla en alguien de bien que no solamente sea útil para sí misma, sino también para los demás. Esa es la meta de todo padre con sus hijos, sembrar buenas semillas, que den bueno frutos más adelante.

limites-de-padres-660x330

Ahora puedo verlo de esa forma porque lo estoy experimentando gracias a un hombre valiente, que a pesar de haber pasado en algún momento por la duda y el miedo, me ha permitido entrar para mostrarme lo maravilloso y responsable que puede ser un padre homosexual a cargo de un pequeño.

Así que a todos esos padres homosexuales, solteros o no, que por alguna u otra razón han llegado tocar los terrenos de la paternidad, les digo que confíen y sigan adelante; olviden lo que los demás puedan decir o no, porque no son ellos quienes van a cuidar ese niño. Aprendan que la capacidad para poder ser padre no depende de nada, más que de la voluntad y responsabilidad que se asuman para llevarlo a cabo.

Finalmente, la vida no tiene un manual para nadie sobre cómo ser un buen padre, pero la naturaleza que es muy sabia, nos enseña a desarrollar ese instinto para actuar correctamente y hacer que ese niño o niña, se convierta en un extraordinario ser humano. ¿Cómo lo sé? Porque ahora tengo a dos increíbles hombrecitos que me han ayudado a explorar este lado paternal que no sabía que tenía y me han confirmado de primera mano lo que toda la vida he pensado: padre no es el que engendra, es el que cría y lo hace bien. Fin.

 

Tags:

One thought

  • Owww *-*

    Pese a que tengo tan solo 18 años, y quiero disfrutar de mi etapa de joven adulto en todos los aspectos posibles, la verdad es que tengo una parte de mí que ya desea conocer a alguien que se abra y me permita formar parte de su vida de una forma tan profunda como en tu caso: que sea capaz de compartir algo tan personal y asombroso sin miedo.

    Obviamente, pese a la madurez adelantada de la que gozo, sé que no estoy ni de cerca listo para adoptar una responsabilidad tan grande, sin embargo, apenas me sienta listo y encuentre a alguien que esté ahí para mí y consiga ese grado de apertura tan amplio, no dejaré escapar la oportunidad. El miedo no es un impedimento para mí.

Deja un comentario