#LaSopaDeAlex es: cuando te rompan el corazón.

“Un día te volverás experto y sabrás cómo lidiar con esa terrible sensación que te da en el pecho por decepción y tristeza. Entonces, ya nada podrá romperte de nuevo.”

Finalmente ocurrió. Tu mayor miedo se hizo realidad y ahora, te encuentras sentado en medio de la habitación junto a la “soledad”, el desconcierto y las dudas.

4c6e33b09122bb884ca97fee90d4afe2

Sientes por momentos enojo, frustración, angustia y claro, tristeza. Puede que no entiendas bien por qué pasó, o por el contrario, que sepas muy bien todas y cada una de las razones; al final no importa si la culpa fue tuya o de la otra persona, el daño ya está hecho, porque efectivamente, te han roto el corazón. Bienvenido.

Tener un corazón roto es parte del viaje y el aprendizaje. Es sinónimo, en algunos casos, de que se luchó por algo importante en su momento, aunque evidentemente ya no lo sea más. Pero todos alguna vez hemos pasado por ahí y lo seguiremos haciendo hasta que llegue alguien que sea capaz de cuidar todo lo que podamos darle, sin temor a rompernos de nuevo.

29ca8ab80fc9213a6b6bdfb5233c11b0

Pero hoy por hoy, tienes el corazón roto y estar parado en ese lugar tan común, desorienta y por eso es mejor que sepas algunas cosas que vas a experimentar, para que estés preparado a lo que venga.

Al inicio no entenderás nada y pensarás una y otra vez en todo, en lo que fue, lo que no fue y lo que pudo ser. Sentirás impotencia y dentro de ti querrás buscar las formas de rescatar ese barco que ya está hundido, pero que en tu mente sigue falsamente flotando.

Así pasarás algunos días, con tu mente yendo y viniendo de un lugar a otro sin razón, pensando en todas las posibilidades que existen para arreglar una situación que ya no tiene remedio.

Después de esa etapa, la siguiente es, quizá, la más complicada y dolorosa. Comenzarás a entrar en tu duelo personal y vivirás prácticamente en luto aunque por fuera sonrías. Ahí es cuando verdaderamente entiendes lo que es tener un corazón roto, ese dolor y vacío que se genera en tu pecho, como si te hubieran arrancado algo que pensabas, jamás se iba a ir. Es comparable incluso con el más agudo de los dolores físicos o a una herida en la piel, pero aquí no sangras…lloras.

 

“…posiblemente lo más hermoso que tu ex pudo haber hecho por ti, fue justo eso, romperte el corazón, porque gracias a ese suceso, descubriste un mejor tú que no sabías que existía”

 

Y es que soportar un corazón roto y salir victorioso de ese dolor, no es para cualquiera. Estar hecho pedazos por dentro y seguir de pie es para valientes, para los que se dieron permiso de mostrarse vulnerables ante alguien más, aunque hayan salido perdiendo.

cbc0156adae23f5cec45c1b0c460ee73

Lo único bueno de tener un corazón destrozado, es que con cada batalla perdida no solamente se hace más grande, también más fuerte y sabio, para amar más y mejor en el futuro.

Pero mientras te das cuenta de eso, no querrás saber de nada ni nadie, ni siquiera de ti mismo; querrás desaparecer. Vas a sentirte enojado contigo mismo, con tu ex y con el mundo entero. Dejarás de creer en el amor y las personas – dependiendo del daño y la gravedad del asunto, claro -, pues no tendrás ganas en absoluto de enrolarte emocionalmente con alguien más durante un tiempo, y eso sería lo más sano que podrías hacer. Seguido de eso, comenzarás por fin a entrar en una etapa en donde la aceptación y la reflexión se empiezan a hacer presentes. Al principio comienza como reproches hacia ti mismo y hacia tu ex pareja. Te culpas por muchas cosas y culpas al otro de muchas otras. Pero no lo hagas tanto. 

f26e175686df69b46a8e690f444b1969

Sin embargo, después de un tiempo, empiezas a darte cuenta que aprendiste algunas cosas, sobre todo buenas, de esas que te hacen más sabio y más precavido para la próxima. Al final te das cuenta que esa persona te enseñó a no ser como ella, y aunque tal vez no quieras conocer a nadie nuevo, porque sabes que debes darte un tiempo fuera para reconstruirte, repararte y sanar, quieres enamorarte en el futuro. No sabes cuándo ni cómo, mucho menos con quién, pero sí sabes que esa vez será diferente, porque será con una persona que sepa apreciar esa nueva versión tuya mejorada, más sabia, más madura y con más ganas de amar.

Así habrás cruzado el limbo que representa tener un corazón roto y ya no tendrás miedo. Después de todo, lo que no te mata te hace más fuerte y posiblemente lo más hermoso que tu ex pudo haber hecho por ti, fue justo eso, romperte el corazón, porque gracias a ese suceso, descubriste un mejor tú que no sabías que existía, un tú que de otra forma, nunca hubieras tenido la dicha de conocer y mucho menos, de compartir con alguien más. Sabiendo eso, qué bueno por ti y qué afortunada la persona que más adelante, le toque caminar a tu lado.  

Fin.

6 Comments

Deja un comentario