#LaSopaDeAlex, RELACIONES

#LaSopaDeAlex es: cuando te dijeron que no.

“A veces lo mejor que puede pasar, es recibir un NO en lugar de un SÍ. Al final eso siempre ahorra muchos sinsabores”.

 

Y ahí estás tú, con la cabeza sumida en confusiones y tratando de armar conclusiones para darte una explicación o una justificación. Mientras caminas por la acera, -que ahora se ha convertido en un largo diván para pensar de regresas a casa -, te cuestionas y te respondes como si fueras tu propio terapeuta para entender lo que hiciste…o no.

Oficialmente, eres parte del club de aquellos a quienes también les dijeron: “lo siento, pero creo que no estoy listo”. Así que ahora, caminando te adentras en la profundidad de tus pensamientos; repasas una y otra vez cada acción y cada momento vivido junto a esa persona, para saber qué fue lo que salió mal. Cuál fue ese error que a tu parecer, arruinó todo y le motivó a rechazarte.

Es difícil entender como de ir todo tan bien, terminan quitándote la venda de los ojos para confesarte que en realidad, no todo iba como creías y de repente, salen a la luz un montón de dudas e incomodidades. De momento te invade la culpa porque crees que algo hiciste mal. Sé que estás convencido de eso y la idea comienza a darte vueltas sin cesar hasta lograr meterse muy profundo. Desde tu perspectiva, estabas dándole lo mejor de ti a la otra persona, más de lo que tal vez merecía y todo en pos de enamorarle y hacerle parte de tu mundo. Y lo hiciste. Pero es justo ahí donde te pido que te detengas. Haz un alto en seco y regresa la cinta.

¿Lo ves? ¿Te das cuenta? Ahora empieza a caber la posibilidad de que en verdad no eras tú y sí era la otra parte. Que realmente y aunque no te des cuenta, te hicieron un favor al sincerase de esa manera contigo. Y a pesar de que esa historia que pintaba para ser un gran cuento de amor, al final ni siquiera llegó a ser prólogo, corriste con la suerte de al menos, haberte topado con alguien sincero que prefirió detener todo de golpe, a dejar que siguiera avanzando sabiendo que iba terminar en un inminente y aparatoso choque, todo por no querer lastimarte.

Al final, terminaste siendo la persona indicada en el momento menos indicado en la vida del otro. Porque quien sabe, en otras condiciones y circunstancias, esa persona realmente habría sido la ideal para ti, pero no esta vez. Y qué bueno que lo reconoció y dejó de engañarse. Agradécele.

Tal vez tengas que agarrar tu dignidad, doblar de nuevo tus ilusiones y guardarte el corazón otra vez en la maleta de tus emociones para pretender que no pasó nada, pero está bien. Mejor ahora que es temprano, y no después cuando ya sea demasiado tarde. Cuando te des cuenta que en efecto, esa persona no era para ti en ese momento de la vida y que aún advirtiéndote de eso, ambos se embarcaron en un viaje que naufragó. Mejor así.

“Qué suerte encontrarse con alguien sincero que acepta no estar listo para estar contigo. Eso es mejor que alguien que va inventado puros cuentos y destrozando historias”

Sé cómo te sientes y lo entiendo, creeme. No obstante, al final no queda mas que prender que todos tenemos un tiempo y sabes que es verdad porque a ti también te ha pasado. Hubo un tiempo en donde tampoco estuviste en óptimas condiciones para estar con alguien que, aunque te gustaba y quería realmente estar contigo para hacer algo bien, le faltaba ese “no sé qué” que detonará en ti un sentimiento más profundo, para entonces, dar un siguiente paso y hacerte sentir preparado para algo así. Reconócelo, por diversas razones también has sido el “no estoy listo todavía, perdón” de alguien que sí estaba listo para ti.

Pero al final del día, esa persona sobrevivió a tu negativa y tú, sobreviviste a lo incómodo que es rechazar a alguien que verdaderamente, te dio su mejor versión y sus motivos más honestos para que dijeras “sí” y te quedaras a su lado. No obstante, ahora que estás del otro lado, puedes darte cuenta que si la chispa no surge, no surge nada, aunque haya todo lo demás y eso no significa que estés mal o debas cambiar algo. Simplemente las personas a veces nos encontramos fuera de sincronía, en canales diferentes, en mal timing o nos cruzamos en el momento menos indicado para enamorarnos, a pesar de a veces creer que ya podemos hacerlo.

Así que no te queda más que continuar tu camino a casa por esa acera. Tal vez esta historia es la que, al menos por ahora, no pudo ser y que bueno, porque quien sabe de lo que te estés librando. Pero ahora hazte un favor y sonríe, pues cuando menos lo esperes, vas a cruzarte con alguien que sí esté listo para ti. Alguien que te haga ver la suerte que tuviste de haber recibido esos “no” en el pasado y que sin pensarlo demasiado o titubuear, se convierta por fin en ese “sí” que sólo será tuyo y de nadie más.  Quiere más y bonito, sufre menos y olvida despacito. Hazlo.

Fin.

 

SÍGUEME

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejillotol 

SNAPCHAT: alejillotol92

Tags:

5 thoughts

  • Es curioso de la manera en la que nos haces ver las cosas de diversas perspectivas, pero es de una manera real, y veraz por la cual estoy completamente identificado, creo que a veces no estamos preparados y no es muy difícil sincerarnos con esa persona que se entusiasma o nosotros mismos aceptarlo, ese SI o NO que nos cambiará la vida, no cabe duda que todo depende de la perspectiva con la que se observe el panorama…

    Muchas gracias Alex por no olvidar tu Blog y siempre despertar nuestros sentidos con tu manera tan fabulosa de expresar ciertas situaciones de la vida..

    Saludos, bendiciones y éxito..

  • Me parece muy difícil de esperar con tranquilidad un “no estoy listo” de alguien que esperas te diga si a todo. Sin embargo la sabiduría o más bien la madurez de cada persona es la que tiene que salir a flote en situaciones como estas.
    Gracias alex, siempre es un placer leer tus textos. Gracias por escoger el tema y desarrollarlo de esta manera.
    Ya en confianza me atrevería a proponerte un tema. ” A pesar de que te amo a ti, desearía que fueras otra persona”

  • Alex tal vez sabes q te sigo en todas tus redes (igual y no,somos tantos) gracias por este bello post acabas de narrar mis historia en tan hermosas palabras, llevo casi 4 meses de que él me dijo adiós y sé q fué muy duro para ambos no era el tiempo efectivamente de estar juntos el alma te lo dice, nos lo dice… Fue el amor de mi vida ya que fue el primer hombre a mis 30 años que tuvo el valor de amarme y también el valor de decirme adiós para no lastimarse, diciéndolo desde el corazón. Sin más hoy sonreire como dices, al menos conocí ese tipo de amor q pese a todo trasciende. Un beso enorme y MIL GRACIAS

Deja un comentario