#LaSopaDeAlex, RELACIONES

#LaSopaDeAlex es: 8 cosas qué aprender sobre tu niño interior.

“¿Para qué tomarse la vida con tanta seriedad? De todas formas no vas a salir vivo de ella…”

 

Como muchos de ustedes saben, –  y para los que no, también – abril es el mes del niño y aunque ya varios de nosotros estamos muy creciditos, la realidad es que nos sigue gustando jugar. No importa que sean otro tipo de juegos, pero siempre conservamos una parte de nuestro niño con nosotros nos guste o no.

Con frecuencia, resulta muy común oír a mucha gente hablar del niño interior y del contacto que debemos tener con él, y sin embargo, ni ellos mismo saben lo que eso significa. A medida que nos vamos haciendo adultos, pareciera que perdemos esa simpleza, autenticidad y desfachatez con la que los niños viven y que los hace ser despreocupados. Pues mientras que para ellos todo es juego, para nosotros todo es de vida muerte y nos tomamos la vida tan en serio que pareciera como si fuéramos a salir con vida de ella, junto con todos nuestros bienes. Ridículos que somos ¿Verdad?

ERTRETRETERT

Actualmente existen muchas personas adultas que parecen tener problemas a la hora de tomar las riendas de su vida, así como al hacerse cargo por sus acciones y consecuencias de las mismas. Son personas que en pocas palabras viven con miedo de todo y de todos, aún cuando ya están en el tercer o cuarto piso. Qué oso. Por eso, hoy les traigo 8 cosas que deberíamos aprender y recordar de nuestro niño interior, para que esto de vivir no se nos vuelva un dolor nivel “trasero virgen”:

“Tú niño interior tiene algo qué decirte: ¡¿Sí te relajas tres chingos? Gracias”.

1) Ríete de la vida y de ti mismosi la vida tomara personalidad, seguramente sería una draga exótica, con gran sentido del humor, tacones de aguja y riéndose a diario de nuestras torpezas y seriedad exagerada. Y es que el problema con muchos de nosotros, es que queremos que el mundo sea flexible, cuando nosotros, ni flexibles somos con nuestro ser. Yo he aprendido que no hay nada de malo en reírse de uno mismo, porque ya lo dijo Celia: la vida es un carnaval y hay que ponerle azúcar. Como siempre digo, si la vida te da la espalda, no te asustes, lo que pasa es que es mañosa y quiere que le toques las nalgas.

2) Siempre hay otras formas: vean a los niños.  A ellos no se les cierra el mundo cuando algo cambia o deja de ser; si les quitan un juguete, buscan otro y ya, si les dicen que “no”, simplemente se escurren y encuentran la forma de hacer que sea “sí”. Ellos siempre se salen con la suya de una manera u otra. Lo mismo debemos hacer nosotros como adultos. Y no me refiero a que seamos unos OGTS y pasemos por encima de los demás para conseguir nuestros objetivos. Simplemente ser como ese escuincle travieso e ingenioso que vive dentro de nosotros y ver que si se cierra una puerta, se abren dos y que por cada no, siempre habrá un sí. La posibilidades son nuestras y son infinitas porque unas ahí están, esperando ser reCOGIDAS y otras las creamos nosotros. Ahora sí, qué pretextos ni que ocho cuartos  *se pone el chal y saca la pala de mandera*.

3) Todo momento es bueno¿Terminaste antes de tiempo? ¿No se te paró? ¿Te dejaron plantado? ¿Se te salió un “te amo” en la primera cita? ¿Llegaste tarde? O ¿Te orinó un perro amarillo? Eeeeeeeequis y #YOLO. Como dice Cesar Mary (Teo), este es el año de YOLO, pero yo digo que no sólo este sino todos lo que restan. Creo con la firmeza de una erección mañanera, que todo pasa por algo y todo lo que pasa en este preciso instante, es perfecto y es lo que debe pasar. Todo eso se resume en la aceptación de la realidad, que es lo que los niños hacen porque no viven a pegados a nada y son moldeables. Si nosotros aplicamos este principio básico, nuestra vida dejaría de ser un estreñimiento constante y gozaría de mejor digestión. De nada.

spa_en_casa_6599_645x

4) El presente es lo único que hay: eso mismo les diría Julieta Venegas. ¿Recuerdan cuando eran chamacos y no se preocupaban por el pasado ni por el futuro? ¡Pues hagan eso mismo de nuevo! De nada sirve vivir crucificados con una mano en el pasado y otra en el futuro. Piensen esto: si el pasado no es más que un lugar de referencia pero nunca de residencia y el futuro son las acciones de nuestro presente, ¿qué carajos hacemos teniendo una mala imitación de Jesús en plena crucifixión? Si ayer la regaste sabroso, no importa, ya pasó y ¿Mañana? Pues quien sabe, que tal que llega el #HadoHomosensual y nos lleva volando en su dildo gigante. Uno nunca sabe, por eso lo de hoy y siempre será el momento presente *les guiña el ojo sensualmente*.

5) Ser simple (no simplón): díganme qué niño necesita ser un poser, fantoche o presumido para caerle bien a la gente y llamar la atención de todos ¡Exacto! Ninguno. Entonces ¿por qué empeñarse en fanfarronear y creernos mucho para llamar la atención del mundo? Hagamos lo que hacíamos de niños ¿se acuerdan? Sólo bastaba con ser sencillo, genuino, espontáneo y amigable para ser el centro de atención y los más encantadores, ¿por qué no aplicarlo ahora y ser encantadores de forma natural? No necesitamos andar como pavo reales en la vida para evitar pasar desapercibidos, porque nuestro verdadero brillo sale sin esfuerzo. Recuerden que menos es más (excepto en el sexo) y poses aquí no, esas déjenlas a los maniquíes de las tiendas “popof”.

6) Ser auténtico: como ya vimos, qué flojera con la gente poser, fantoche y superficial que es más falsa que los discursos de nuestro culto y letradísimo señor presidente. Por eso, siempre es mejor ser uno mismo. Mostrarse siempre tal cual somos y con la premisa de que le guste a quien le guste y le pese a quien le pese, jamás dejaremos de sacar a relucir nuestro verdadero yo. Eso mismo hacíamos de niños: éramos como éramos y nos valía 45 kilos de reata si al mundo le gustaba nuestra forma o no. Así que ¡muévanse! Que no los veo siendo ustedes mismos.

WEREWET

7) Jugar: antes jugábamos con carritos y muñecos de acción  – que terminaban siendo esposos y una proyección de nuestra sexualidad –  pero ¿quién dijo que no podemos seguir jugando? Tal vez ya no hay carritos ni muñecas, pero hay mordidas, besos, caricias y un sin fin de cosas que nos gustan. El chiste es encontrarle el lado a todo porque todo es un juego. Si lo piensan bien, no somos más que personajes en nuestra vida, jugando  a tener una. Jugamos a ser esto o aquello y a hacer tal o cual cosa, pero es un juego y si lo es, entonces ¿Por qué no divertirse y ser siempre los ganadores?

8) Ser feliz: sí, porque al final tal vez nos demos cuenta que la vida no nos exigía tanto sufrimiento ni tanto sacrificio. Todo lo que nos exigía era ser felices  y la felicidad es un estado natural que se encuentra de varias formas: teniendo sexo, haciendo lo que te gusta, encontrando la paz interior y cuando deja de ser buscada con desesperación. So… let it flow, las mejores cosas de la vida ocurren cuando fluyen – sí, incluyendo eso que estás pensando -.

Así que mis guapos #Soperos ya saben que ser adulto está bien y también darle seriedad a determinadas cosas en nuestra vida que requieren responsabilidad. Pero eso no significa que nos convirtamos en ese vecino amargado y vinagrillo, porque lo único seguro es que todos saldremos con las patas por delante al final de nuestro días, y entonces veremos que de nada sirvió tomarse la vida tan en serio. Por lo demás, este día del niño, contacten a su chamo interior y háganlo sentir vivo a su modo, por ejemplo, sacando esa vieja caja con juguetes XXX porque para tener horas y horas de diversión…nunca hay edad.

 

 

 

 

Tags:

One thought

  • Alex, hasta el día de hoy he podido darme el tiempo de leerte una vez mas y ha sido, como en ocasiones anteriores, un placer.
    También quiero compartirte que tus propuestas son muy buenas, tomaré todas y cada una para avanzar ante lo que hoy se me presenta. Gracias por tus Sopas…

    Saludos

Deja un comentario