TROLEANDO ANDO

En el mundo gay, “la más perra”, ¿es el rey?

“Me parece triste la forma en la que el ambiente homosexual se ve cada vez más sumergido en esa vorágine superflua y de fuegos fatuos que presenta el mundo consumista, para ser más “perra”…más respetado”.

NOTA DEL AUTOR: el siguiente artículo debe entenderse como un llamado de atención a la actitud que muchos asumen respecto a su trato con los demás, no como una critica, burla o discriminación a las diversas formas de expresar la sexualidad, porque todas son válidas. Así que no se azoten. Gracias.  

Como abejas a la miel, muchos se dejan llevar por ese INFRAMUNDO, en donde todo lo que tiene brillo falso, tacones corrientes, actitudes “perras” y desfachatadas, que además consideran como “originales, versátiles y diferentes”, son tomadas de ejemplo para falsamente creer que así, es como se debe y se puede tener un actitud triunfadora para salir adelante. Sin embargo, la realidad es que muchos nunca van a poder salir de donde están y alcanzar esa vida que tanto quieren, mientras sigan consumiendo el falso mensaje de aquellos ídolos en los que varios se proyectan al convertirlos en sus gurús.

834732cb5bb4115fc6f632e67ce8948e

Con lo anterior, de ninguna manera quiero decir que está mal admirar a alguna súper estrella o ser fanático de tal o cual ídolo del consumismo y el showbiz. Lo que digo, es que esa fea maña del hombre homosexual por empoderarse en la creencia de “ser muy perra en tacón, punta, tacón”, no es suficiente para llegar al anhelado triunfo que varios quieren.

Muchos homosexuales, malamente, han comprado la falsa idea de que para hacerse de un lugar entre los mismos de la comunidad y ganarse el respeto, es necesario mantener un actitud fiera y “aperrada”, que les asegure una imagen temida para evitar que otros, sean los que pasen encima de ellos. Y honestamente, no hay nada más equivocado que eso.

Sé que probablemente suene como un veterano hablando o alguien anticuado, pero es deprimente que la juventud gay de hoy, crea que “perrear”, “bufar” y posar, son sinónimo de ser mejor que el resto o simplemente, sentirse superiores. Erróneamente piensan que siendo así, los demás van a verlos como alguien a quien seguir y respetar. Pero les tengo una noticia: las verdaderas divas y reinas, tienen cosas más importantes que hacer, negocios que atender y tratos que cerrar, no andan gastando su tiempo en pleitos y egos falsos que solamente las alejan de su objetivo.

95ad00f4b09111342a672fe98544b0c9

 

“…el éxito es de quien lo trabaja, no de quien solamente lo desea, y en ese sentido, ya no importa cuan “perra” se pueda llegar a ser”

 

¿Quieren triunfar “en perras y divas”? Bueno, entonces antes dejen de creer que son una. Esa actitud no lleva a ningún lado. La vida en realidad es de aquellos que más que sentirse una diva muy perra y fabulosa, saben hacer lo suyo y lo hacen bien. De los que demuestran que el trabajo diario y esfuerzo es lo que realmente hace que se llegue a la cima. Es esa la verdadera actitud.

82056db994af3204d444d7d9361732bc

Así que tal vez sería bueno dejar de proyectar ese deseo de triunfo en las divas que vemos en la televisión, para sentir que también somos ganadores. Dejemos de creer que un buen ejemplo, son aquellas que sacan la lengua vulgarmente y salen vendiendo su cuerpo en cadena mundial, como si fuesen un pedazo de carne. También dejemos de comprar la terrible idea de lo que es tener una actitud ganadora, que nos venden aquellos maniquíes rubios de labios inflados y cuerpos operados, quienes lo único que hacen, es mandar sonrisas y besitos a los paparazzi.

Después de todo, si hubiera alguna diferencia entre esas divas famosas y muchos allá afuera, embelesados en idolatrarlas, es que ellas antes de creerse el papel de fieras que representan, tuvieron muy claras sus metas, sin dejarse llevar por ese personaje, para después, ser ahora sí, las únicas perras que realmente triunfan y se enriquecen a costillas de aquellos ingenuos que simplemente, se quedan estancados deseando algún día imitarlas e igualarlas, cosa que desde luego jamás va a pasar, pues el éxito es de quien lo trabaja, no de quien solamente lo desea, y en ese sentido mis guapos, ya no importa cuan “perra” se pueda llegar a ser o no. Fin.

 

Tags:

One thought

Deja un comentario