RELACIONES

El día del “orgullo”

“Deberíamos darnos cuenta que las personas tenemos un valor que va mucho más allá de etiquetas y preferencias. En realidad somos el conjunto de nuestras experiencias y eso es lo que nos define…eso es lo que nos hace valiosos”. 

 

Siempre he oído – y yo creo que todo homosexual – acerca del orgullo gay; orgullo gay por esto, orgullo gay por aquello, incluso, orgullo gay por el orgullo gay. Sin embargo, pensando detrás de mi ventana y viendo pasar la mañana, llegué a la conclusión personal que el orgullo gay, no debería ser gay sino más bien simplemente orgullo.

amor-gay

Yo sé de antemano que hay muchos activistas clavados aún en las viejas tradiciones de los 60 y 70,  que son reacios a querer dejar esas prácticas de seguir  manteniendo una identidad muy puritana y exclusiva para como homosexuales, sentirnos incluidos en un grupo y eso está bien. No obstante, la etiqueta “orgullo gay” hoy en día no es más que eso, una etiqueta, un modismo que se quedará por los siglos de los siglos – amén –  para uso del colectivo LGBT (y anexas), pues realmente no creo que haya hoy en día un homosexual que base su orgullo únicamente en el simple hecho de ser gay o lesbiana, ya que eso sólo es una parte que conforma todo el conjunto de quienes somos, y por lo tanto no representa nuestro orgullo al 100%.

Creo que el orgullo no lo da el ser de una preferencia sexual u otra y mucho menos lo representan en su totalidad. El orgullo nace a partir de la calidad humana que se posee, de tus logros, tus hazañas, tus metas, tus ideales y tu forma de ser; es decir, quién eres y por lo que eres, ya que somos más que simples gays y lesbianas. Nuestras preferencias son solo una parte de lo que nos define y del conjunto pero no lo es todo. Entonces, podemos decir que el orgullo nace por el simple hecho de ser y existir, de ser tú mismo y no única y exclusivamente por ser gay, aunque eso también sea parte, porque valemos no por a quien elegimos amar, sino por la clase de personas que somos.

6a00d83451c50069e2019b004274da970b-400wi

“Al final de día,  el verdadero orgullo es ser ÚNICO”

Con todo lo anterior, no pretendo ni satanizar ni condenar al famoso “orgullo gay”, más bien lo que pretendo – as usual –  es que reflexionemos. Yo no veo por las calles marchas del orgullo hetero, del orgullo del doctor o del orgullo de los rubios o cualquier otra clase de “orgullo” que se les ocurra. Porque como ya dije antes, el orgullo no nace solo de nuestras preferencias, de tal manera que al entender eso, podemos decir que no hay orgullo gay, ni hetero, ni femenino, ni de ningún tipo, sólo orgullo y punto. Orgullo simplemente de ser.

Así que mis queridos guapos, si piensan asistir a las marchas de sus respectivos países, vayan a sentirse orgullosos no solo por ser homosexuales, sino también porque son hombres y mujeres trabajadores, buen@s hij@s, herman@s, padres, madres, compañer@s y amig@s. Porque más que ser homosexuales, son seres humanos con una infinidad de talentos y dones, habilidades y aptitudes que sólo ustedes poseen y que nadie más tiene, y por lo mismo, lo que hacen y cómo lo hacen nadie más podría hacerlo, porque al final de día,  el verdadero orgullo es ser ÚNICO. Fin.

Tags:

One thought

  • Hola Alex, Completamenge deacuerdo contigo, el concepto de orgullo se pierde ya que pues hay que sentirnos orgullosos de nuestros logros de marcar la diferencia de hacer eso que nos identifica y nos hace extraordinarios, entiendo que el evento sea titulado “Marcha del orgullo gay” la verdad nunca he estado en una marcha de ese indole, me gustaria que no perdiera tanto el sentido y se lograra eso que se pretende, desarrollar una mejor cultura y una mayor aceptacion de la homosexualidad en la sociedad…

    Saludos desde Sonora..

Deja un comentario