RELACIONES, SEXO

Cuando tuve ganas de ti.

“Ven, te invito a recorrer con tus manos y el resto de los sentidos, un camino que aguarda por ti en la oscuridad”.

amor-gay.jpgNo es obsesión, tampoco es una necedad y mucho menos un capricho. Es más bien un gusto, una necesidad…son las ganas. Al final puedes llamarlo como quieras y estás en tu derecho, pero el nombre verdadero lo sabremos en ese lugar, donde tú y yo, alejados del mundo, bailaremos al ritmo de un mismo son.

Al inicio fue una mirada y luego la sonrisa. Después, pasamos a la charla y el café. Entonces ahí ocurrió. Te extendí la invitación para que vinieras conmigo a un lugar donde pudieras explorar los terrenos míos que ni los rayos del sol conocen. Un lugar donde sólo hay espacio para dos y el sonido de la respiración.

Y es justo ahora, en este punto, cuando te pido que dejemos de lado las citas innecesarias y esos protocolos absurdos, para pedirnos permiso uno al otro de hacer lo que se supone que no debe decirse en voz alta, sino susurrándose al oído.

alex-toledo.jpgCon todo esto verás que no te pido flores; no quiero cartas y tampoco cenas con luz de vela. Dejemos a las estrellas y a la luna en donde están, porque no me hacen falta para pedirte lo que quiero, porque lo único que quiero que bajes, son las prendas que cubren mi cuerpo para que ahora, cubran el suelo.

Por favor olvida las canciones y los poemas de Nervo; esos donde se habla de los corazones que desean encontrarse, pues hoy mi único deseo, es saber de dos cuerpos que se encuentran para deletrear el alfabeto del placer.

“Quiero que mi piel sea el manto que te cubra y tu cuerpo el mapa que recorra para dejar mi nombre tatuado en él.”

Sinceramente no sé cuánto tiempo dure este juego y hasta dónde llegará. Tampoco me interesa mucho saberlo. Si es una o diez noches, un día o un mes, no me preocupa. Pues es este momento lo único que existe y no quiero desperdiciarlo.

relaciones-de-pareja.jpgAsí que ven, acerca dos copas, bailemos al fuego y fúndete conmigo en el calor de mi cuerpo. Ven y sacia tu sed en el oasis de mi ser; descubre cada secreto que aguarda en el y píntame tus besos en la piel.

Déjame oír la canción de tu respiración sobre mi cuello e inyéctame en los labios tu sabor. Olvidemos por un instante los formalismos y pongamos a un lado las normas y la decencia para hacer de la alcoba nuestro escenario.

Compartamos con las sábanas nuestra existencia desnuda y recorramos esos caminos que sólo en la oscuridad aparecen, para finalmente llenarnos uno del otro sin dejar ningún rincón por explorar. En pocas palabras, ven y entrégate porque hoy te doy permiso para que seas tú quien me pierda el respeto.

Fin.

 SÍGUEME: 

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: alejillotol

INSTAGRAM: alejillotol 

SNAPCHAT: alejillotol92

Tags:

11 thoughts

Deja un comentario