Cuando él se volvió tuyo y tú de él.

“Y de repente llega alguien a quien le da por hacer de tu vida algo menos complicado, más sencillo y llevadero. Llega alguien que te abraza, te ama y te hace confiar en medio de esta balacera a la que llamamos vida.”

 

Hace algún tiempo leí en algún blog extranjero, la experiencia de un chico que describía las formas en las que se dio cuenta de que su chica era la indicada para él y a decir verdad, me pareció el relato más honesto y sincero que jamás haya leído sobre este mundo a veces complicado de las relaciones. Era un texto sin pretensiones que únicamente guardaba las palabras sinceras de un chico que se sabía amado, y eso creo yo, era lo encantador.

A raíz de eso y bastante inspirado por ese texto, es que hoy he decidido hacer una versión un poco más gay sobre el asunto, mucho más enfocada a las relaciones entre dos hombres y relacionado a esa cuestión interna que efectivamente te dice cuando tú y tu pareja pasan de ser individuos a parte, para empezar a formar uno solo. Ese momento en el que se dan cuenta que ya no son uno y otro por separado, sino más bien, un ustedes, juntos y caminando en la misma dirección. 

Entonces, ¿cómo sabes cuando realmente alguien es para ti y viceversa?

En realidad es cuando los demás te parecen menos atractivos, cuando su estornudo es molesto para los demás, pero para ti es lindo, o la forma en que pone sus pies debajo de tus piernas para mantener el calor, cuando están acurrucados viendo una película en el sofá.

Ese es el momento que me gusta llamar “cuando se vuelve mío” , pero ojo, no se refiere a un sentido de pertenencia autoritario, represor o impositivo como si se tratase del dueño de un objeto. No. Se refiere a ese sentido de pertenencia que se da por voluntad propia, en acuerdo mutuo y que te provoca alguien en quien decides refugiarte por que el otro ha brindado esa oportunidad también y así lo ha querido. Dicho lo anterior, ahora sí,  ¿de qué otra forma una persona pasa a ser “tuya”?

1. Cuando hay chistes  que sólo ustedes dos entienden porque son suyos, de nadie más, y por alguna razón, estos chistes nunca se detienen. En su lugar, se vuelven más divertidos cada día, transformándose en otros chistes nuevos.

28dbb1dbb436c3cfd59825ad6084c45d

2. Cuando el día comienza y termina con él, no forzosamente, sino que de forma natural. No físicamente, ni siquiera por mensajes de texto o hablar por teléfono, sino que simplemente el hecho de que tú piensas en él cuando vas a la cama y cuando te despiertas. Tus sentimientos por él ni siquiera te hacen desear mirar a nadie, excepto a él.

tumblr_n0j1nm1e2L1rgghaio1_400

3. Cuando las caras tontas que el pone son más atractivas para ti que la imagen profesional de cualquier modelo.

4. Cuando te sientes cerca de el, incluso las veces en que no esté junto a ti en persona.

5. Cuando logra excitarte al decir algo en el teléfono, o por medio de textos, sólo por la forma en que lo dice. O cuando la esencia de lo que estaba diciendo hace que te des cuenta por qué te gusta tanto.

principal

6. Cuando pensar en él te tranquiliza. Cuando pierdes la fe en la humanidad, él es tu “seguridad.” Piensas en él y recuerdas que todavía existen personas así en el mundo.

7. Cuando los buenos momentos que compartes con tus amigos son tan divertidos que quieres que sea parte de ellos también, y te preocupa cómo vas a equilibrar ambas cosas. La mejor parte es que no hay necesidad de un equilibrio, porque si es verdaderamente tuyo, debe saber que nunca va a reemplazar a tus amigos. Por supuesto, si ellos son tus verdaderos amigos, van a apoyar tu relación.

8. Cuando canta junto a ti sin ninguna restricción, incluso si las aves se están muriendo dentro de un radio de 8 kilómetros y los querubines quedan sordos. 

tumblr_n91fclXSDz1tcnhoko1_400

9. Cuando te das cuenta de que te gusta por sus imperfecciones, y las imperfecciones de los otros, son justo eso: imperfecciones. Es por eso que no estás con otros y sí estás con él. Sus imperfecciones son sexys, interesantes, cautivantes y entretenidas.

10. Cuando valientemente le contaste sobre tus inseguridades y vulnerabilidades, y no se burló de ti.

Cuando alguien es tuyo, no hay problemas ni peleas; sólo hay discusiones. No hay necesidad de explicar el amor, uno lo siente. Cuando alguien es tuyo, sus preocupaciones, su tristeza y su felicidad pasan todos a ser tuyos también. Cuando alguien es tuyo, la alegría que viene al compartir los resultados positivos de la vida se vuelve aún más enigmática.

Cuando alguien es tuyo, no hay un tú y yo; hay un nosotros. Nos presentamos al mundo en conjunto. Las dinámicas cambian, y nuestro amor crece. No necesitamos decir nada; entendemos. No necesitamos entender nada; sólo sentimos. FIN.

3 Comments

  • Al leer el post me sentí tan conectado a él que me atrevo a comentarlo, pues no hace mucho conocí a un chico que por físico me atrae, pero con su interior me enamora, nuestra historia puede ser tan similar a la de muchos, pero es tan propia y especial para nosotros, que día con día me levanto pensando en él, realizo mis actividades y recuerdo su voz, me voy a la cama y antes miro sus fotos; Yo no quería enamorarme, porque es fecha en que tengo miedo a salir lastimado, solo que esta vez es distinto, él me provoca seguridad, me alienta, y me da fuerzas para querer intentarlo.
    Vivimos a muchos kilómetros de distancia, nunca eh tocado sus labios, ni mirado de frente esos ojos tan bonitos que tiene, solo eh escuchado su voz, pero eso no me impide que por él sienta estas sensaciones tan características del amor; quiero QUERERLO, AMARLO, RESPETARLO, HACERLO MUY FELIZ, VIVIR TODAS LAS COSAS QUE SEÑALAS EN TU POST, pues en ellos se ve reflejado lo que uno es capaz de hacer cuando se enamora.
    Gracias por esta lectura… y a ti niño bonito solo quiero que sepas que te quiero… <3

Deja un comentario