RELACIONES

Búscate un amor libre

“Al amor en libertad también le gusta la compañía y no por eso es menos amor”.

 

95f4deb7ce923edcd38bd07842af4768Otra vez estás ahí, parado en medio de ese lugar que ya te resulta tan familiar y que sueles visitar después de otro intento…de otro fracaso. Entonces, harto de llegar al mismo sitio, te preguntas “¿por qué a mí? ¿Por qué otra vez?” Y comienzas a recapitular tus errores para saber en qué has fallado otra vez.

Acéptalo. A estas alturas estás tan cansado de buscar de nuevo explicaciones, que optas por resignarte y tratar de aceptar que sí, que otra vez pasó y ya no te interesa encontrar culpables.

Yo mismo he pasado por esa estación tan concurrida. Conozco de manera sistemática lo que se siente agregar un tache más a lista de intentos fallidos y al final tratar de entender lo que sucedió, logrando sólo confundirte más.

Sin embargo, sumergido en los porqués de esos fracasos y divagando una y otra vez sobre lo mismo que no lleva a ningún lado, llegué a cuestionarme – y probablemente también los harás tú – qué tan libre me sentía estando donde estaba y con quién estaba.

Y es ahí justamente donde tal vez te detengas y comiences a darte cuenta que el problema y razón de tus fracasos nunca fuiste tú, el otro o las cosas que ambos hicieron y dejaron de hacer. Te das cuenta que tal vez el verdadero problema era intentar quitarle libertad al otro y al mismo tiempo, permitir que te la quitaran así sin más.

fa83f43d094a03d4a6eddc390a02520eSabes que es así porque también lo has vivido. Porque toda tu vida has estado buscando amores limitantes que pretenden adueñarse de ti y tú de ellos. En algún punto aprendiste a conformarte con eso porque así nos han enseñado y porque a tu parecer no hay mejores o no hay opción, así que tomaste lo que resultara “mejorcito” dentro de todo un abanico de posibilidades no tan convincentes.

Cuando llegas a ese punto en la reflexión, ya no hay vuelta atrás. No te queda de otra más que seguir avanzando para continuar descubriendo la verdad de las cosas, la verdad de todos esos intentos en vano.

Comprendes que quizá tú y todos aquellos con quienes has estado, han tenido un errado concepto de lo que supone la libertad entre dos que, supuestamente, se quieren.

Te das cuenta, y esto puede ser duro, pero así es, que formas parte de las estadísticas y de las largas listas en donde se encuentran los nombres de todas aquellas personas que se dejaron llevar por el juego del apego y la posesión por el otro, al grado de cortarle las alas sólo porque no podían alcanzar su vuelo o peor aún, cortarselas ellos mismos porque su vuelo era muy alto para el otro.

IMG_3479A partir de ese momento decides entonces buscarte otro tipo de amor, un amor de esos que son libres, pero libres de verdad y en el real sentido de lo que significa la libertad dentro de una pareja. Esa libertad que no se vuelve permisividad o libertinaje, y más bien, ayuda a crecer y mejorar juntos.

La idea de un amor así podría parecer utópica al inicio, al menos yo lo creí así. Pero con el tiempo, aprendes que es la madurez y las experiencias son las que solitas y sin esfuerzo, te llevan a encontrar algo así, un amor con alguien que sepa estar sin ti pero quiera también estar contigo porque quiere y porque puede, no porque te necesite.

Alguien que no tenga la necesidad constante por saber todo el tiempo de ti o se pregunte ansiosamente lo que estás haciendo para que sientas que realmente le importas, porque de hecho, respetar tus espacios y los suyos, es más que suficiente para demostrar cuando le importas.

Se vuelve realmente posible la idea de encontrar a alguien que no tema dejarte volar tan alto que deje de verte, porque sabrá que siempre vas a regresar y que al mismo tiempo, también diluirá en ti el miedo de controlarle el vuelo para que no se aleje porque siempre volverá a ti y sólo a ti.

“Entrará de nuevo en tu vida, aquel que al igual que tú, se enamore de tus alas y te prometa jamás cortarlas. Aquel que no quiera matar su soledad contigo, sino hacerte un espacio en ella.”

IMG_3473Finalmente te convence la idea de un amor libre, porque entiendes que al amor en libertad también le gusta la compañía y no por eso es menos amor. Porque el amor así, libre, no causa ansiedad por los mensajes sin responder o el tiempo sin verse, y mucho menos enojos cuando uno de los dos simplemente prefiere pasar el fin de semana en casa en lugar de verse.

Pero como ya dije, este tipo de amor no es para todo el mundo. Resulta fuera de la norma y de lo socialmente aceptable porque nos han enseñado a vivir el amor para cubrir carencias y responsabilizar a otros sobre nuestra felicidad, como si fuera obligación de alguien más venir a hacernos felices.

Hacer las cosas así, de forma libre pero sin lastimarse o lastimar al otro, no significa menos amor a alguien, pero sí más amor a uno mismo. Porque seamos honestos, podrías negarte a todo esto y continuar con tus amores de siempre, apegados y controladores, tal y como a todos nos enseñaron que se debe amar, pero ¿y luego? Ya sabes cómo terminan, por lo que la idea de algo mejor resulta una alternativa que bien podrías probar porque no puede resultar peor de lo que te ha resultado la ruta habitual.

72aeab30cdddf87917fc76f0f7c981d0 Cuando tocas y pruebas ese tipo de amor, el que es distinto a lo que habías estado acostumbrado antes, ves lo cómodo y llenador que es estar con alguien que igual y no quieres ver a diario, porque seamos honestos, a veces no quieres ver a esa persona porque simplemente ese día tuviste más ganas de ver a tus amigos, leer un libro o simplemente terminar de ver esa serie que has estado postergando tanto.

Y no es porque no te guste su presencia y su compañía, sino porque son esos espacios personales los que te permiten apreciar su existencia en tu vida y te dan la oportunidad de extrañarle y así, evitar saturarte al grado de vaciarte de ti mismo, tal y como me ha ocurrido a mí, a ti y a tantas otras parejas en el mundo, que eclipsan o se dejan eclipsar por el otro.

A estas alturas eso ya no es opción. Ya no estás en la posición de convertirte en la sombra de alguien porque ya lo has sido y conoces el resultado. Sabes que amar no es desaparecer en ninguna forma y que la idea de convertir a alguien en tu mundo entero, resulta absurda porque tú mismo eres un mundo entero y no quieres dejarlo ni obligar a otro a dejar el suyo porque eso es egoísta y nunca termina bien.

IMG_3486Por eso te digo: búscate un amor así. Anda. Sal y deja de repetir ese viejo y gastado guión que ya sabes cómo acaba. Ve por un amor que no te necesite, pero sin embargo te quiera consigo.

Un amor que no pretenda matar su soledad contigo, sino compartirla porque no le molesta; porque se convirtió en su amiga y aprendió a respetarla y darle su lugar aún estando a tu lado.

No todos pueden con un amor así, es cierto, pues de alguna manera, sufrir es más sencillo y requiere menos esfuerzo. Hemos creído que si sufrimos amamos de verdad. Pero tú eres diferente y has pasado por ahí un sinfín de veces.

Puede que al inicio te asuste y sea nuevo para ti, pero créeme, llegará, y entonces estando a lado de alguien que se enamore de ti con todo y tus alas y tú de las suyas, sin que ninguno de los dos pretenda arrancarlas, será cuando te cuestiones por qué tenías miedo y demoraste tanto en probar desde el inicio un amor así: libre, pleno y completo. Un amor de esos, que te enseñan el verdadero significado de la palabra libertad.

Fin.

SÍGUEME:

FACEBOOK: Alex Toledo

TWITTER: @alejillotol

INSTAGRAM: alejillotol 

Tags:

2 thoughts

  • Me encantan las disertaciones que haces. Sin embargo siendo homosexual es muy dificil encontrar un compañero de vida. Yo he sufrido muchas decepciones, porque nadie quiere comprometerse realmente. Todos buscan las relaciones carnales y fugaces. Yo busco un compañero de vida, alguien con quien compartir momentos, risas y quebrantos. Que me abrace en un juego de cariño sincero, en la espontaneidad de una tarde memorable. Que me encuentre con su mirada cómplice para anunciarme que el amor y la pasion esta en puerta. Que cuando le vea me de esa sonrisa sincera llena de el, como colegiales tontos sintiendo mariposas en el estomago. Que sus besos endulcen mi vida como una savia vital. Que su cuerpo se estremezca conmigo, en nuestro lecho de pasion, guerreando en nuestras carnes vibrantes para prolongar el extasis hasta sentir la plenitud de nuestros efluvios. Siempre unidos, mi el.. mi todo. Desearia que tu fueses mi todo Alex… tu mi dulce principe :((( Semper praesens, semper in corde meo.

Deja un comentario