RELACIONES

Bajo el mismo techo

“Hacer una vida en pareja es mucho más que vivir juntos. Es de hecho un comienzo en donde cada espacio en común, se convierte en un lugar creado únicamente para los dos. En pocas palabras, es el inicio de un mundo    que se construye día a día con el compromiso mutuo de dos que se aman”. 

 

La pareja, que al comienzo son dos, han de ser uno en el futuro, pero conservando su propia individualidad. Pareja significa vivir para el otro, vivir en el otro…vivir por los dos. Vivir con alguien se da cuando se encuentra un complemento espiritual y un entendimiento intelectual, pues cada uno desea que el otro llegue a ser lo que se proponga ser.

La pareja necesita del esfuerzo de cada día para hacerse, y muchas veces para rehacerse. A esa unidad se llega a través de la complementación, no a través de pretender ser iguales. No es lo mismo convivir que cohabitar. Para cohabitar es suficiente contar con el cuerpo. Para convivir se necesita armonía en el alma y en el espíritu, y para lograr esa armonía, es bueno recordar algunos trucos que nos ayuden a alcanzarla.

34e221c5b02e0f536aaa19eda120b467

El inicio de un nosotros…

1) Lo mejor siempre es evitar formar pareja con un ideal abstracto, y mejor hacerlo con una persona concreta, alguien real y no idealizado. Así, la vida en pareja no es la meta de un camino, sino más bien el punto de partida. Es un camino hacia cimas cada vez más altas, lo cual exige mucho compromiso de ambos para enfrentar lo que sea.

2) Las relaciones de pareja no deben fundarse en consideraciones intelectuales, ni en aspectos sexuales, ni en conveniencias sociales, ni en la propia conveniencia. Sería como construir una casa sobre arenas movedizas. Una pareja será sólida cuando cada uno haya desarrollado ideas claras, una emotividad sana y una voluntad firme. Por el contrario, las parejas que actúan desunidas es que han pensado poco el uno en el otro. Cada uno ha pensado más en sí mismo y el egoísmo jamás ha resultado ser buen aliado de la vida en pareja. 

3) La ley básica en la pareja debería ser: soportar y soportarse, aceptar y aceptarse, respetar y respetarse. Pero existen muchos que no han desarrollado la virtud suficiente ni para soportarse o aceptarse así mismos. Se trata de procurar siempre compartirlo todo. Todo.

 fad1c96ec3d9b5b68250dd508fa279da

4) Otro factor importante a considerar es la vida dentro de casa y la vida fuera de ella, como por ejemplo, en el trabajo. Supongamos que alguno de los dos está muy tenso porque le han dado un disgusto en el trabajo. Lo que se debe hacer, es dar una vuelta antes de llegar a casa para desfogar los nervios y la tensión. Se trata de que entre los dos diseñen un hogar en donde sea posible recobrar la paz interior después del trabajo, para olvidar los malos ratos y recuperar el buen humor. Ser el refugio del otro, eso es importante. 

5) Se debe evitar desaprovechar las ocasiones de dar un paseo juntos, aunque sea corto. No importa si es por un parque, un campo o la aglomerada ciudad rumbo al trabajo o cualquier otro sitio, pero que sea siempre juntos.

6) Cada uno ha de cuidar su aspecto y conocer los gustos del otro. De cómo se gusta más al otro.

7) En la mesa procuren no poner mucha distancia el uno del otro. Si se pueden tocar, mejor. Y una vez puesta la mesa, lo más recomendable es que ninguno tenga que levantarse. En la medida de los posible, dejen a un lado las revistas, los periódicos. Apagar la radio, la televisión y desde luego, olvidarse un momento de los celulares. Cada uno ha de estar para el otro y con el otro.

8) Hablemos de enojos. Uno se puede irritar de muchas formas: no escuchando, no contestando, haciendo callar constantemente, etc. Tener siempre presente esto para evitar molestias. Algo que funciona para lograr mejor unidad, es hacer cosas en común y hacerlas juntos: meditar leer, oír música, bailar, entrenar, o ¿por qué no? Un buen masaje.

c85c77e2af5733ad208d55917c5be84d

9) Puede llegar un día en que los defectos del otro parezcan, aparentemente, mayores que sus cualidades. En ese caso, se puede elegir el camino de la desilusión o de la comprensión. Generalmente, vendrá la comprensión si son humildes y generosos. Los roces entre dos usualmente comienzan siendo pequeños. Y es justo ese momento momento el indicado para sentarse y hablarlo. No hay que dejarlos crecer. Recuerden que todo desarrollo humano pasa por crisis de crecimiento. La crisis purifica, mejora. La vida en pareja es un desarrollo humano bajo la inspiración del amor. De esa forma, sus  diferentes maneras de pensar, los distintos gustos o aficiones de ambos, no son motivo de problemas mientras exista un clima de amor. 

10) Saber callar a tiempo es una fórmula mágica que ahorra muchos disgustos, porque la prudencia siempre cabe en donde se necesita. Lo peor de una discusión no es el momento de la pelea, sino el “mal sabor” que deja. Si eso ocurre, salir juntos o por separado a dar un buen paseo y luego meterse en la regadera con agua tibia hasta que pase la resaca de la riña. Así se facilita mejor la recuperación del humor en ambos y el ambiente puede componerse favorablemente para regresar a la normalidad.

“Las parejas más felices no tienen el mismo carácter ni son iguales. Son más bien, aquellas que tienen la mejor comprensión de sus diferencias para complementarse”.

16d6fb8fa430dfb821d9202898f71603 

11) Cuando alguno llore muy amargo por algo que el otro considere una tontería, traten de comprenderse, de reconocer sus culpas o defectos y si es necesario, de pedirle perdón. Se debe ser humilde para aceptar esas disculpas y cesar el llanto. Recuerden que la ropa sucia se lava en casa. No deben consentir que nadie se entrometa en sus asuntos. Nadie.

12) Si los egoísmos son muy acentuados, a veces es muy necesario que alguien desde fuera les haga ver sus defectos, aunque no les guste esta ayuda. En ocasiones es necesario el consejo de un profesional. ¿En quién ha estado la causa de la riña? Aquí, como en todo, la responsabilidad hay que compartirla entre los dos. No obstante, a veces, eso que tú llamas defecto, no es más que una característica de la personalidad del otro que tú no aceptas, por lo tanto es mejor entender al otro, comprenderlo y aceptarle. No intentar cambiarle sino ayudar a mejorar. Eso hacen las parejas: mejorar juntos el uno para el otro y viceversa. 

13) Tomen todas las decisiones entre los dos. Dialogando, no discutiendo.

14) A veces puede darse el caso en donde las dificultades vienen porque uno de los dos es más hijo de sus padres o padre de sus hijos, que pareja de su pareja. No se olviden de poner cada cosa en su sitio y espacio. Al César lo que es del César y a Dios, lo que es Dios. 

95fea15936ed38e9039b6815fce67ac2

15) Trata de que tu pareja no sea sólo eso, sino también amigo y amante. Si de repente se siente en alguno la necesidad de salir mucho con otras personas, es que algo va mal, y eso no reflejará más que la poca o nula atención que se le dio a los pequeños problemas cuando se estuvo a tiempo de resolverlos. Ojo con eso. 

16) Cada uno debe ayudar al otro a realizarse al máximo como persona, pero sin pretensiones de maestro. Ninguno de los dos ha de criticar al otro delante de otras personas. Y mucho menos estando el otro ausente. Si cada vez se tiene un círculo más reducido de amistades, algo funciona mal entre ustedes y deben resolverlo. Ambos deben cuidar a sus amistades y hacerlas crecer para después, convertirlos en amigos en común. 

17) Para que exista comprensión se necesita respeto y estima. Olvídense pronto del “yo” y del “tú” y empezar a conjugar el “nosotros”.

18) Para dar hay que recibir. Y lo que se quiera recibir del otro, es lo que hay que dar primero.

521c58c958cba2baad0b4c0cde436bfe

19) No ayuda a corregir los defectos del otro el estar recordándolos cada día a cada hora. Esto hace el efecto de los golpes de un martillo sobre un clavo: cada vez será más difícil poder arrancarlo. Lo mejor es hablarlo una vez y esperar a que el otro haga sus cambios a su ritmo sin presionar.

20) El amor hay que cultivarlo cada día, si no se muere. Ambos deben regarlo a diario a su forma a su modo, pero que se note. No descuidando los pequeños detalles de cada día para el otro, es un buen comienzo para el riego.

21) Ninguno de los dos debe creer que está en posesión de la verdad. Creerse en la verdad no sirve para una vida de comprensión y ayuda. Hay que aprender a ceder.

22) Para solucionar las diferencias es necesario decir la verdad siempre con claridad y pensar con amor e inteligencia. 

23) Recuerden que la felicidad en pareja nunca será fruto de la casualidad o de la buena suerte. Es fruto de mucho trabajo, de mucha generosidad, de mucha entrega…

Fin.

 

Tags:

One thought

Deja un comentario

×
Show

×
Show