RELACIONES

Aunque tú no quieras.

“No hay nada más valiente que mostrar los sentimientos…aunque no sean correspondidos. Solo así se aprende a no entregarlos a cualquiera”.

No te preocupes, estoy bien. Reconozco que no tan bien como me gustaría, pero sigo aquí y creo que podré con esto que, eventualmente, también pasará. Pero por lo pronto duele, y un chingo. Sin embargo, sobreviviré.

Lo que sí, es que resulta muy complicado armarse de valor para confesar lo que sientes por alguien y que al final nada de eso valga la pena. A mí me pasó…contigo. Y detesto que haya sido contigo, porque de entre tantas personas tuviste que ser tú con quien se arruinara.

He pasado muchos días preguntándome lo que habría pasado si tú, si yo…si nosotros. Me hubiera gustado descubrir hasta donde podríamos haber llegado, porque yo tenía toda las ganas y quería que fuera contigo. Pero no. No siempre es lo que uno quiere y menos cuando uno quiere.

Pienso que tal vez fue el timing. Probablemente nos adelantamos. Quizá más adelante, en otro tiempo, hubiera funcionado y entonces verías que tengo razón; que tú y yo estábamos destinados a ser. O tal vez solamente debo aceptar que no querías y ya está. Que ni ayer, ni hoy ni nunca iba a poder ser por más ganas que yo tuviera y punto. No puedo culparte por eso y menos obligarte.

Tal vez estoy inventándome muchas explicaciones para algo que es tan simple y claro como el “te lo agradezco, pero no” que tus labios pronunciaron. Me cuesta trabajo aceptar que tú y yo nunca, cuando en mi mente ya éramos siempre. Y más trabajo me cuesta ver que en realidad tú ya encontraste en alguien más lo que yo encontré en ti.

Supongo que de esto se trata. Es una prueba de ensayo y error que hay que intentar porque peor sería no hacerlo y quedarse con la duda. Pero ya me has despejado la duda y te lo agradezco. Lo hago porque aunque tú no quieras nada conmigo, yo, al menos por un tiempo, seguiré fantaseando con la idea de un “nosotros”, por lo menos hasta que pase y hasta que entienda que no es el fin del mundo.

“Quien quiera quedarse, se queda y punto. No hay que rogarle, no hay que mendigarle, no que hacer nada. Solo se queda y ya. Porque quiere y porque puede”

Aunque tú no quieras que yo esté contigo, seguramente seguiré intentando con otras personas; gente que me va a enseñar nuevos sitios y me regalará nuevas experiencias por el tiempo que tenga que durar y después a lo que sigue.

Aunque tú no quieras que mis besos sean tuyos, yo seguiré besando otros labios que me dejen probar nuevos sabores y sensaciones. Me llenaré la boca de los besos de alguien que sí quiera los míos y me entregue los suyos sin que yo tenga que pedirlo.

Porque ya voy comprendiendo, que aunque tú no quieras nada conmigo, allá afuera existe alguien que quiere todo conmigo. Alguien que está buscando a alguien como yo y que seguramente también sabe lo que significa no ser correspondido tal y como yo ahora contigo.

Y la verdad no importa, porque aunque tú no quieras darme tu tiempo, yo agradezco haberte dado el mío para darme cuenta de lo mucho que vale y lo que puedo hacer con él. Gracias porque así, evitaste que lo desperdiciara contigo y terminara aún más frustrado por haberte regalado algo que no iba a poder recuperar jamás.

Así que está bien. Aunque duele y desconcierta, me queda claro que aquí es donde acaba todo y lo acepto porque aunque tú no quieras te voy a recordar por un tiempo. Lo haré porque fue contigo con quien pude ver lo mucho que soy capaz de dar y que afortunadamente, ahora puedo guardar para entregarlo realmente a otra persona que sepa aceptarlo y cuidarlo.

Una persona que me haga olvidar que tú no quisiste nada de mí y qué seguramente me querrá como yo te hubiera querido a ti. Me querrá tanto que me hará quererle también y sin duda alguna, aunque tú no quieras, nada tuyo recordaré.

Gracias porque no quisiste.

Fin.

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejillotol 

YOUTUBE: Alex Toledo

Tags:

One thought

Deja un comentario