#LaSopaDeAlex, TROLEANDO ANDO

7 razones por las que necesitamos un “Imperio Gay”.

“Sí, es cierto. Durante años hemos estado planeando un Nuevo Orden Mundial. Somos una logia secreta cuyo plan de exterminio va dirigido a un sólo objetivo: el odio.”

 

Y finalmente ocurrió. El peor de los miedos se hizo realidad. El Apocalipsis dio comienzo y no hay nada que pueda hacerlo dar marcha atrás. O al menos eso es lo que piensan muchos religiosos y demás fanáticos de las doctrinas de la fe. Y puede que tengan razón. Es más, ellos y su ignorancia sí deberían tener un poquito de miedo.

Todos sabemos que a lo largo de la historia, la diversidad sexual ha sido parte de las civilizaciones y la humanidad. Lo vimos en Sumeria con la relaciones lésbicas, luego en Grecia con los romances entre los esculpidos hombres del ejército y también en Roma, donde algunos emperadores no tuvieron empacho en explorar su sexualidad a lado de otros hombres. Todo era feliz y libre, hasta que llegaron las ideas judeocristianas que derribaron el Imperio y le pusieron el mote de “pecado” a todo lo que según su dios, no debía ser tolerado. 

¡Esto es el Imperio Gay!

Desde entonces vivimos en un mundo donde hay que agradar a un supuesto dios malévolo, intolerante, iracundo y discriminador, con tal de no ir al infierno y demás castigos fantasiosos sacados de la epopeya más grande que se haya escrito jamás: la Biblia.

Sin embargo, los tiempos cambiaron y a pesar del esfuerzo, el sudor y la sangre que ha costado, los gays y en general la diversidad, hemos sobrevivido a los embates de la ignorancia, la violencia y la homofobia, que por tanto tiempo han intentado erradicarnos, o al menos, callarnos la voz. Y desde luego, no lo han logrado.

Ahora y como dije líneas arriba, son otros tiempos y aunque parezca que no, la mentalidad del mundo ha cambiado, a pasos casi imperceptibles, pero lo ha hecho. La homosexualidad está más presente que nunca y como él ave fénix, de alguna forma “resurgió” de sus propias cenizas de silencio para no volver a ser invisible jamás. ¡Sorpresa!

Con lo anterior, muchos grupos religiosos se han dado a la tarea de bautizar este nuevo comienzo de libertad, como la instauración del “Imperio Gay”, lo cual a mi parecer, es fabuloso y no están tan equivocados. En efecto, un nuevo orden mundial está naciendo desde las entrañas del “Secretísimo y Fabulosísimo Lobby Gay” mundial. Un lugar secreto en donde las comunidades homosexuales del mundo nos reunimos fuera del ojo público para planear “terribles” acciones de dominación mundial. Y donde no conformes con ser visibles de nuevo, queremos algo aún más ambicioso, atroz para algunos y visionario paras otros: dominar el mundo con bombas de amor – sin mencionar las fabulosísimas legiones de unicornios y pegasos que tendremos en nuestro ejército para lograrlo – y disparar rayos arcoiris de igualdad y felicidad para todos.

Un plan arriesgado, pero fabuloso y sin precedentes. Y justamente por eso, y como emperador del cuchareo, he decidió escribir un decálogo con las 7 razones imperiales – y fabulosas – por las que un “Imperio (turbo) Gay”, es lo mejor que le puede pasar al mundo.

My mama told me when i was young, we are all born superstars.

1)  Todo sería amor, aceptación y respeto.

Imaginen por un momento un mundo donde sin importar nada, las personas nos respetemos unos a otros. Donde ni la orientación sexual de las personas ni ninguna otra característica que denote “diferencia”, sea motivo para quitarle derechos o libertades al prójimo. ¿Suena bien, cierto? Pues en el “imperio gay”  queremos hacerlo realidad.

2) No a las religiones sectarias o violentas.

En los cuarteles generales del “Secretísimo y Fabulosísimo Lobby (supra) Homosexual” estamos convencidos que un “Imperio (turbo) Gay” no necesita ninguna religión más que la del amor. Nada más. El amor será la religión más practicada en donde todos, sin distinción, tendrán cabida para vivir en sintonía con los fabulosos valores imperiales.

3) Porque el mundo siempre ha sido un poquito (mucho) gay. 

Es cierto y debemos aceptarlo. El mundo como lo conocemos siempre ha tenido grandes tintes de fabulosidad gay, sólo que estaban en secreto y con bajo perfil. De hecho, convivimos con la homosexualidad a diario. Por ejemplo, en la mayoría de los políticos que nos gobiernan – sí, esos que además de robar, se “casan” con actrices pa’ disimular –, también en los clérigos y jefes religiosos en los que muchos confían – sí, esos que, entre otras cosas, violan niños y quedan impunes -. Inclusive la vivimos hasta en la ropa que vestimos a diario, la cual al menos tuvo como involucrado a un homosexual. Y ni mencionar a los cantantes, actores y actrices que tanto adoramos y un sinfín de más cosas y costumbres que si pensamos bien, siempre han sido un tanto “gays”. ¿Ven? La homosexualidad nos rodea y el “Imperio (supra) Gay” sólo quiere que la vivamos a plena luz del día y sin esconderse de nadie. Eso sí, castigaremos todo acto criminal, independientemente de la sexualidad, que atente contra el bienestar de la humanidad y la paz mundial. 

4) Porque todos tienen derecho a ser quienes realmente son.

Ya lo dijo Barbie: “sé lo que quieras ser” y siguiendo este antiquísimo y sabio consejo de una rubia, es que en el Honorable, Igualitario y Fabuloso “Imperio gay”, hemos decidido que todos merecen ser lo que realmente son con libertad y sin temor a ser rechazados y juzgados. Imaginen lo fabuloso que será ya no tener gobernantes – obvio, porque ahora seremos emperadores y Tlatoanis – que se casen con actrices para ocultar su arraigado gusto por la carne de macho. O lo marvilloso de eliminar las etiquetas y simplemente, ser individuos que se enamoran y se acuestan con otros individuos, tal y como hacían los fabulosos y adelantados griegos. ¡Me urge!

5) Niños y juventudes más y mejor educados respecto a la diversidad.

En el Honorable y Fabuloso Imperio (turbo) Gay, nos tomamos muy en serio la educación de nuestros niños y jóvenes, pues sabemos que son las generaciones del mañana y nadie de nosotros queremos ser gobernados en nuestra vejez por adultos retrógradas, prejuiciosos y verdaderamente ignorantes. Es por eso, que en el Secretísimo Lobby Homosexual Mundial, hemos ideado un plan de educación sexual integral, que abarque mucho más allá de saber que los niños tienen pene y las niñas vagina. De acuerdo a su nivel escolar y con perfecto uso de la pedagogía, les enseñaremos desde lo básico hasta lo más maravilloso de la diversidad sexual: las distintas formas de amor entre las personas. Así tendremos niños libres de prejuicios, bien informados y respetuosos con las  diferencias sexuales de los demás. ¡Espapirifáctico!

6) Castigos más severos a quienes no acaten las reglas imperiales de amor e inclusión.

Como en todo Imperio, siempre es normal que exista una mínima fracción de rebeldes, sublevados e insubordinados, quienes al no estar de acuerdo, alborotarán el gallinero y querrán revelarse contra la fabulosa ley imperial. No obstante, en el Secretísimo y Fabulosísimo Lobby Gay, hemos ideado medidas férreas de seguridad, para cerciorarnos de que ningún habitante dentro de Imperio, incumpla nuestros preceptos de amor y felicidad para todos. Dentro de las medidas, se diseñó un único “castigo” que será implementado sin compasión a todos aquellos homofóbicos recalcitrantes que sigan sin acatar los mandatos. Se les obligará y someterá a arduas horas de estudio y lectura sobre género, diversidad, sexualidad humana y demás cosas fabulosas para quitar de sus mentes la ignorancia. Previo a esto, se les torturará con audios ininterrumpidos de Britney Spears sin autotune para abrir sus mentes al progreso y la sabiduría. Es un castigo duro, pero servirá para forjar sus almas en desgracia. 

7) Hay lugar para todos en el Imperio Gay.

Lo mejor y más fabuloso de todo, es que en el nuevo Orden Mundial Gay, hay cabida para todos los seres sobre la faz del planeta Tierra. La máxima ocupación y compromiso del Imperio Gay, será asegurarse que todos tengan una vida feliz, amorosa y libre de odio y prejuicios sin importar su orientación sexual. Y, contrario a lo que se piensa, en el Imperio Gay, seremos 100 porcieñta heterofriendly. Con todo lo anterior, podemos ver que  un “Imperio Gay” es esa pizca de fabulosidad que hacía falta en el mundo para asegurar a todos, un lugar mejor y la paz mundial.

Hablando en serio, no hace falta ningún tipo de imperio para que entendamos una cosa muy simple: que la diversidad existe y somos parte de ella. Que somos mucho más que una simple orientación sexual, la cual no nos define y que todos merecemos vivir en aceptación, respeto y amor. Porque al final del día, el amor puede expresarse de mil formas distintas y no por eso es menos amor.

Ahora, que si querer un mundo libre de prejuicios y odio, significa que un grupo de ignorantes retrógradas le llame “la imposición de un Imperio Gay”, adelante, que más vale un “Imperio Gay” que un imperio donde el odio y la ignorancia son ley marcial.

Yo por lo pronto, iré pensando en algún fabuloso título nobiliario más apropiado y comenzaré a conformar mi corte de consejeros reales y valientes soldados, por si en una de esas, es necesario salir a combatir la ignorancia con los rayos multicolor del conocimiento y el amor. La convocatoria está abierta ¿se apuntan?

¡Viva Cher, viva Britney, viva Kylie, Viva Madonna, viva el “Imperio Gay”!

Fin.

 

SÍGUEME

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejillotol 

SNAPCHAT: alejillotol92

Tags:

4 thoughts

  • Hola es la primera vez que Leeo algo tuyo es muy interesante suerte en tus próximas publicaciones guapo y por cierto mándame un saludo y un beso en tus saludos por tus redes sociales ya que te sigo en todas

  • Jajajajajja me parece extraordinario, maravillosas propuestas QUE VIVA LA DIVERSIDA, QUE VIVA EL RESPETO Y LA TOLERANCIA. Seamos felices, derribemos a la ignorancia con educación y amor.

  • Hola! Una pregunta! Porque tanto afán por pelear (no literal) entre quien esta bien?!?! Si la iglesia o la homosexualidad?!?! Porque no vivir cada quien su vida! Sin importar que diga la iglesia! Gracias! Y saludos!

  • Hola, también soy gay pero no por creo ser superior, al igual que cualquier otra persona (sea de la condición sexual que sea) cometemos errores, creo en un mundo donde las diferencias de opiniones deben existir, siempre y cuando exista respeto y si queremos aceptación busquemos la formula correcta, sin dejar de lado la participación de todos.

    ¿NO QUEREMOS DISCRIMINACIÓN PERO DISCRIMINAMOS PARA CONSEGUIR SER ACEPTADOS?

Deja un comentario