Ya no me ardes.

“Hoy decido hacer limpieza de todo lo que ya no me sirve. Eso incluye tu recuerdo, que ya no arde.”

alex-toledo.jpgHoy es uno de esos días, en los que ya sabes, te despiertas sintiéndote diferente, como si algo dentro de ti se hubiera cansado de hacer lo mismo una y otra vez. Y hoy me siento así. Diferente. Agotado.

Al inicio no lo entendía y no sabía qué era. Había una extraña sensación reconfortante dentro de mí, como la que suele aparecer después de haber hecho algo bueno por y para uno. Una sensación que al cabo de un rato, comprendí de qué se trataba. Se traba de un “ya basta, no más” y fue así como las ganas de seguirte llorando se esfumaron tal y como lo hiciste tú.

Por un momento estuve a punto sentirme culpable por permitirme sentir esa liberación que me provocaba el simple hecho de ya no sufrir por ti. Quise sentir culpa, tal vez por pensar que dejar de llorarte, significaba que ya no me importabas tú o esto que al final perdió la forma y su nombre. Y no es que no me importes o no me duelas. Es sólo que descubrí que me importo más yo y me dolía más extrañar esa parte de mí que dejé que se fuera contigo.

porno-gay.jpgEntonces me levanté y decidí deshacerme de una vez por todas de ese intento de culpabilidad y la auto compasión que me convertía en una víctima. Me propuse escapar de esa zona de confort llena de lamentos, donde me regodeaba una y otra vez en mi “pena”, cuando la verdadera pena era haberme permitido llegar a ese punto. Por eso me di cuenta y desperté. 

“No puedo exigir el amor de nadie, sólo puedo dar buenas razones para ser querido y esperar a que la vida haga el resto”.

Comencé a recogerme la dignidad para acomodarla de nuevo en el lugar donde correspondía y también hice lo mismo con el amor y el respeto que por un instante, se escaparon de mi control en alguna de tantas lágrimas que llevaban todavía tu nombre. En pocas palabras, me perdí en la tormenta de mi drama y dejé que se volviera un huracán. Pero las olas se fueron y el viento cesó. Así lo quise y así lo hice. 

relaciones-de-pareja.jpgPor favor no me mal interpretes. No quiero decir que la herida sanó por completo y que ya no duele. De hecho, aún me dueles un poco. Todavía me duele esa llamada que ya no harás y esos mensajes que ya no vas a enviar. Me duele cada instante que ya no va a poder ser y me duele cada centímetro de distancia que se coló como plaga entre nosotros. Me dueles un poco cada instante, y al mismo tiempo, un poco menos cada día.

No obstante, entendí que nada se puede hacer con quien decide irse y por eso te abrí las puertas. Conocías bien la salida y la tomaste. Respeté tu decisión y al mismo tiempo, casi sin darme cuenta, comencé a faltarme al respeto yo. Pero me di cuenta a tiempo y por eso aquí estoy.

amor-de-pareja.jpgSé que aún piensas que sigo con la mirada vacía y la sonrisa quebrada por ti, cuando ya no es así. Y posiblemente nunca sepas que un día como hoy fue cuando decidí ponerme un alto, pero no me importa. Con saberlo yo me basta y me es suficiente.

Así que hoy es uno de esos días, en donde ya sabes, me di cuenta que por un momento, estuve lejos de mi centro, pero ya regresé y aquí me pienso quedar para no perderlo ni por ti, ni por nadie que venga a importunar. Hoy lo entendí y lo he aprendido bien.

Ciao.

Fin.

SÍGUEME:

FACEBOOK: Alex Toledo

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejilloto

MOOVZ: Alex Toledo

9 Comments

  • Responder diciembre 15, 2016

    Raul Diaz Gutierrez

    El olvidar no existe, ya que aun esta presente el recurdo, pero tiene razon el escrito “Ya no me ardes”.
    Gracias Alex Toledo esta es una muy buena forma de iniciar una nueva etapa, adore cada palabra y cada detalle d realidad que tiene, simplemente me quede sin palabras y fascinado, reitero el graciaS.
    Saludos.
    Att: Raul.

  • Responder diciembre 15, 2016

    Gabriel

    I Just Love It

  • Responder diciembre 16, 2016

    Miguelín

    Es hermoso, esa canción de la Venegas me encanta (estaba lejos de mi centro pero ya regresé) y me encanta tu forma de escribir, porque comencé a leerte hace unos meses que mi vida tenía un amor no correspondido, pude leer tus sopas y comprender todo, hasta llegar al “ya no ardes” tan anhelado.
    Nunca te canses de escribir por favor, transformas mi vida con esto 🙂

  • Responder diciembre 16, 2016

    Edgar

    Que hermoso Alex, esta reflexión la encuentro muy util y me identifico mucho con ella. Gracias y un abrazo.

  • Responder diciembre 16, 2016

    Enery ramos

    Fascinante lectura, hace algunos años pase por eso, me uviera gustado haber leído esto. Gracias Alex Toledo ahora se que todos debemos que encontrarnos y amarnos antes que nada 🙂

  • Responder diciembre 19, 2016

    Roberth Alvãc

    Incleible… la mayoría de las veces suele ser así.

    Te pierdes y te olvidas de ti mismo, pero cuando te das cuenta y empiezas a generar el cambio es cuando el gozo es mayor, cuando empiezas a recuperarte lo haces con una sonrisa, sin importar que sucederá el día de mañana.

  • Responder diciembre 23, 2016

    gabodeneon

    Todavía me duele esa llamada que ya no harás y esos mensajes que ya no vas a enviar-esa frase lo dice todo, en mi caso actual, yo hace meses termine una relación que nunca se llegó a establecer, tengo 25 y el 55, al final empezó a fallar la comunicación, decidimos terminar y quedar como amigos, me gusta platicar con él y es una persona que me da consejos, pero de un tiempo para acá, todo ese se ha enfriado, por estas fechas le propuse vernos para platicar y solo me dio el avionazo. Ahora si ya entendí el punto, no debo estar buscando sobras …

  • Responder septiembre 11, 2017

    » YA NO ME ARDES

    […] Fuente: Cortesía Alex Toledo […]

Leave a Reply

Deja un comentario