Y entonces te encontré.

“No es quien te mueve el piso, es quien te centra. No es quien te roba el corazón, es quien te hace sentir que lo tienes de vuelta.”

 

No te esperaba. De hecho, ni siquiera te buscaba y no tenía la intención de cruzarme en tu camino o de que tú lo hicieras en el mío. Tampoco estaba cerrado a vivir este tipo de experiencia, es sólo que no esperaba que pasara tan de repente, tan rápido…tan así.

A estas alturas del partido, tener miedo resulta innecesario estando parado en un lugar tan común como éste, donde cada emoción, cada sentimiento y cada palabra, son viejos amigos que estaban esperando una invitación para venir. Y para mi sorpresa, la invitación eres tú.

Honestamente no sé si sea correcto y tampoco sé si sea prudente, pero sí sé que es lo que quiero ahorita y lo que debe pasar,  pues a lo largo de mi vida, he aprendido que lo que ocurre en el momento, es justo lo que debe ocurrir, porque nada pasa ni antes ni después.

Así que haciendo caso a mi aprendizaje, me dejo llevar, lo acepto, te acepto y me dispongo a vivir esta historia que la vida me está presentando para escribir y no pienso rechazarla.

Quiero develar los misterios que encierra y ver hasta dónde puede llegar. Quiero incluso ver los misterios que tú encierras y ver hasta dónde me puedes llevar.

Dicen que conforme caminamos en el sendero de nuestra propia existencia, nos convertimos en el resultado de nuestras propias experiencias, de lo que hemos aprendido y lo que hemos superado. Y es mi experiencia la que me hace darme cuenta que contigo quiero evitar cometer los errores de pasado, errores que muchas veces fueron motivados por el impulso, la pasión y la euforia del momento que causa recorrer una nueva piel.

Por eso quiero hacer las cosas diferentes. Contigo quiero cocinar a fuego lento, quiero disfrutar despacio este juego que tú y yo hemos iniciado al aceptar descubrirnos y explorarnos.

Quiero sentir y saborear el suave vaivén que provoca esa danza de conquista que me has invitado a bailar. Quiero en verdad enamorarme de ti y saber en plenitud la responsabilidad y el placer que ello conlleva.

 “Me dijeron que me quedara con ese que me hiciera cuestionarme por qué tenía tanto miedo de enamorarme, y bueno…llegaste tú”

Para serte sincero,  no sé hasta dónde lleguemos con esto. La vida que ha sido muy indulgente y comprensiva conmigo, tal y como una madre lo es con sus hijos, me ha enseñado que a veces es mejor no planear, y que simplemente lo mejor es dejarse ir, fluir con el ritmo de las cosas y dejar que los acontecimientos vayan marcando el curso de los hechos.  Creo que eso es lo que me ha permitido volver a confiar, a creer y a entregar cada vez lo mejor de mí.

Sin embargo, lo que sí tengo muy claro es que quiero que juntos lleguemos lejos, muy lejos, mucho más de lo que hayamos llegado antes con alguien en el pasado. ¿Y qué hay del tiempo? Bueno, a decir verdad tampoco sé cuánto dure, pero de igual forma me gustaría que fuera mucho, al menos lo suficiente para descifrarte y lograr volverme uno contigo, fundirme no solo en tu piel sino también en tu mente, llegar a tocar esas fibras que seguramente muy pocos conocen.

No voy a prometerte nada que no pueda cumplir y es más, de hecho no voy a prometer nada. En vez de eso, voy a hacer, a demostrarte con hechos lo bien que puede salirnos este guisado juntos. No voy a hablar y voy a actuar, para dejarte ver que quiero aprenderte, saber cómo eres y leer tus silencios, para dejarte ver que conmigo, tu corazón estará a salvo hoy, mañana y todos los días que me quieras regalar.

Fin.

Dedicado con cariño a todas aquellos nuevos amores que se acaban de encontrar.

Síganme

TWITTER @AlejilloTol

FACEBOOK Alex Toledo

INSTAGRAM @aleillotol

 

 

 

9 Comments

  • Responder julio 7, 2015

    Daniel Edrey

    Wow, esta sopa define perfectamente como me siento respecto a cierta persona :3
    Muy buena sopa, espero la siguiente con entusiasmo o3o

  • Responder julio 7, 2015

    gibran alejandro

    palabras extraordinarias que en verdad llegan al corazon 🙂

  • Responder julio 8, 2015

    Fernando

    Está hermosa tu nota. Me ENCANTÓ

  • Cuando el amor llega, se debe vivir en plenitud, disfrutando cada momento que nos regale la vida, junto a esa persona.

  • Responder julio 14, 2015

    antonio

    Alex me encanta como escribes,más que eres muy joven,pareciera ,o tal vez has acumulado en tu corta edad ,mucha experiencia,pero sobre todo ,s e nota a leguas que conservas lo bello de las personas ,amigos,familia,eso s e nota ,y asi debe de ser ,olvidar lo malo,los errores ,los rencores,para que podamos seguir viviendo,sonriendo,anhelando ,soñando,un día nos decepcionamos ,pero otro día ,nos encantamos,un dia lloramos,pero al otro reímos ,así es la vida,hay que quedarnos con lo bueno ,de los demás.un abrazo ¡¡¡¡

  • Responder julio 13, 2016

    Nicolas

    En verda que cada palabra que escribes es muy cierta siempre los primeros amores son los mejor…. Cuando pasan sin esperarlos…..!!! “”

  • Responder julio 13, 2016

    Hugo Toledo

    Alex,

    Es increíble que con tus palabras llegues a despertar tantas cosas en uno mismo. Me has hecho el término de mi día con esta Sopita que nada mal me ha caído. Y así como lo describes así será.

    Un fuerte abrazo.

  • Responder junio 20, 2017

    Rick

    Hola Alex.

    En realidad no soy lector asiduo, sin embargo, he tenido la oportunidad de leer varios artículos a lo largo de tu carrera. Y te puedo opinar lo siguiente:

    1) Para el primer lector, aquel que se acerca por primera vez a tus escritos, el mensaje puede ser satisfactorio, produce cierta empatia e identificación, después de algunos, se vuelven un cliché. Los mensajes no cambian de tonalidad.

    2) Son poco contundentes. No hay critica al mensaje; se vuelve circular, repetitivo y nada novedoso.

    3) Tu estilo es amable y de facil lectura, personalmente creo que es bueno pero que no lo sea siempre, a veces hace falta un reto emocional e intelectual, algo más que una simple identificación; quizá una confrontación, un reclamo, emociones más complejas y humanas. No sólo a lo que estamos acostumbrados.

  • Responder junio 25, 2017

    Francisco Refugio

    Esta es la verdadera cara de la moneda. Ese afecto q sientes por el otro y por ti es lo q importa. Dejar los prejuicios de lado, vivir por ese motivo. Sentir esa sensación de aprecio y comprensión. Slds Sír Toledo.

Leave a Reply

Deja un comentario