Si decido quedarme.

“Me senté un día a hablar con mis miedos y les dije que conocí a alguien; alguien que por fin me motivó a intentar decirles ´adiós´”

La cuestión es muy simple: tú y yo metidos en esto por accidente o casualidad, pero metidos al fin. Pudo haber sido la vida, el destino o la suerte quienes jugaron a nuestro favor, para encontrarnos dentro de las interminables posibilidades que existen en el mundo y que hacen que dos se conozcan. Así fue como llegamos aqui: extraños, curiosos y ansiosos.

be347e851a0177b5c231c5fa449265f5Pienso que somos como una ecuación de dos elementos cuyas variantes podrían ser infinitas y con resultados distintos o con algo de suerte, podríamos ser ese binomio perfecto con un resultado exacto. Podríamos ser todo y nada a la vez, pero siendo sinceros, prefiero que seamos un poco más de todo y un poco menos de nada.

Al crecer y conforme vamos experimentando los agridulces de la vida, nos enseñan que debemos ser cada vez más cuidadosos y precavidos para evitar nuevamente el dolor a toda costa. Nos inculcan el “arte” de impermeabilizar el corazón por temor a que alguien lo destroce, creyendo que así seremos más fuertes y menos vulnerables.

Sin embargo, me di cuenta que el problema con eso es que cada vez impermeabilizamos más. Tanto, que cruzamos la delgada línea que divide a la precaución de la frialdad para echarle al corazón capas y capas de frío y duro hielo.

Entonces decimos que estamos protegidos y que somos más cuidadosos, cuando en realidad solamente congelamos nuestros sentimientos y los damos a cuentagotas por culpa de ese miedo que sólo hemos logrado disimular, pero no destruir ni dominar.

tumblr_static_tumblr_static__640Pero yo decidí romper la norma para no convertirme en una fortaleza de hielo y abracé la idea de vivir lo que tuviera que vivir, desde un ruptura amorosa – si se presentaba nuevamente – y un corazón roto, hasta tal vez, la mejor de las historias.

Me deshice poco a poco de mis miedos y tiré todo ese manual de precauciones absurdas que nos enseñaron “para cuidarnos del dolor”, y simplemente, vivir las experiencias que tuviera que vivir. Y ahí, justo después de haber decidido todo lo anterior, apareciste tú, aparecimos nosotros.

“Sí, sí tengo un poco de miedo e incertidumbre. Pero más miedo me daría no saber lo que podríamos llegar a ser por culpa del miedo”. 

En honor a la verdad, no sé si al final esto va a resultar o simplemente será un paréntesis en la historia de nuestra vida, para después continuar como si nada hubiera pasado. Sin embargo, lo que sí te aseguro es que tengo más ganas de saber lo que se siente quedarme contigo que sin ti.

large (9)Tampoco tengo muchas certezas sobre el camino que tomaremos y a dónde nos va a llevar, pero si me quedo contigo prometo recorrerlo a tu lado hasta donde nos lleve.

Si me quedo contigo, quiero que seas mi tarde de lluvia y también de sol. Que disfrutemos desde lo trivial que resulta perder el tiempo sabiendo qué vamos a comer, hasta lo complicado de saber cómo hacerte sentir mejor después de un mal día o qué decir luego de una pelea.

Si me quedo contigo quiero que seamos un verso sin esfuerzo, una melodía bien entonada y nuestro reflejo en la mirada. Que seamos la brisa en la madrugada y el calor de nuestras ganas.

large (5)Si me quedo contigo, me encargaría de convertirnos en un buenos días, un beso y un café. De ser un viernes por la noche y un domingo en la mañana.

Si me quedo contigo, te pido que bailemos al mismo son. Que lo hagamos al ritmo de Sinatra y de aquellas melodías que solamente se vuelven perfectas e inmortales cuando tienes con quien bailarlas. Pero sobre todo, si me quedo contigo, quiero que seamos esos brazos y esos besos que dirán lo que en palabras es difícil expresar.

Finalmente no sé con certeza si después de todo me quede contigo, pero a mí, en silencio y para mis adentros, me gusta pensar que sí…que efectivamente, sí decido quedarme contigo.

Fin.

 SÍGUEME:

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejilloto

MOOVZ: Alex Toledo

Be first to comment

Deja un comentario