Carta para el chico que dejé ir.

“Es cierto, hay amores que no pasan diario y de hecho no ocurren siempre. Tal vez tú eras uno de esos, pero también es cierto que hay un tiempo para todo, y desgraciadamente, amigo mío, no era nuestro tiempo”.

 

A veces ocurre entre las personas que los tiempos y las etapas de vida que cada quien vive son imposibles de juntar, volviéndose incompatibles. Y justamente estas letras son para esos, los que en algún momento tuvieron que jugar a ser el villano en una historia que no resultó, pero que en ningún momento los hizo ser realmente el malo del cuento.

 

Querido chico que dejé ir:

A estas alturas aún no sé si te dejé ir fácilmente o fuiste tú quien se fue rápidamente, sin darme tiempo para reaccionar. De cualquier forma tomaste una decisión y no me queda más que respetarla, siendo la única opción que tenemos, el hacernos cargo de la parte de responsabilidad que nos toca por nuestros actos y cargar con ellos.

Sé que no me había tomado el tiempo de escribirte, pero ahora que lo hago se me vienen a la mente algunas cosas que por tu partida, jamás me permitiste explicar.

Y no es que necesite darte explicaciones o justificar mis actos, pero haciendo uso del derecho de replica que todos tenemos a nuestra disposición, es que me animo a dejarte algunos puntos muy claros.

Primero que nada me gustaría decirte que al igual que yo, sabías perfectamente el tipo de terreno en donde te estabas metiendo. No había máscaras, telones o abismos y desde luego, yo tampoco tenía intenciones de fingir ser alguien que no era con tal de conquistarte. 

Y aunque no niego el interés que llegaste a despertar en mí y la curiosidad que sentí por ver si eras tú el correcto, sí rechazo ser el culpable de hacerte creer algo que solo pasó en tu mente, pero jamás en la mía, al menos no tan rápido. 

Fuiste tú quien en su desesperación y anhelo por vivir el amor, se enamoró de mí y proyectaste una imagen idealizada de lo que creías que yo era, todo con el fin de ajustarme a un deseo no correspondido muy dentro de ti; deseo que esperabas llenar conmigo…y te falló.

Siempre he creído que en la vida a todos nos toca jugar alguna vez para un equipo o el otro, y en este caso la vida tuvo la puntada de juntarnos justo cuando ambos jugábamos para el equipo contrario, lo cuál no significa que ninguno de los dos haya estado en los zapatos del otro antes, porque aunque no me lo creas, yo también he sido el “bueno” y seguramente tú también has sentido lo que es ser el “malo”, lo que es ser alguien como yo.

Pero la diferencia entre nosotros, es que yo lo acepto. Acepto sin tapujos el lugar en donde hoy por hoy me encuentro parado y acepto lo que fui, mientras que tú, en tu máscara de querer ser siempre el chico “bueno”, sigues negando rotundamente haber sido alguna vez el “malo”, rayando casi en los terrenos cómodos de la victimización. 

Sin embargo, no te culpo porque siempre es más sencillo decir que son otros los que nos hacen daño, en vez de aceptar que en algunas ocasiones, no somos tan fieles al concepto y percepción que tenemos de nosotros mismos.

 “Los más triste de un chico bueno es que nunca va a aceptar que en algún momento de su vida, también ha sido un chico malo”.

Y en este punto, es cuando me atrevo a decir que disfrutabas en cierta medida la clase de “reto” que yo representaba para ti en ese momento. Te gustaba, y no lo niegues, esa sensación de placer que te daba el verme como una bestia que tenías que domar y doblegar, como si se tratase de una lucha de poder en donde querías demostrar que tus encantos eran suficientes para que un chico “malo” como yo, cayera rendido a tus pies y se doblegara para llenar tus expectativas y corresponder a tus emociones. Pero de nuevo fallaste.

Ahora me doy cuenta que tal vez en realidad yo no era tan malo como piensas, de hecho tal vez nunca lo fui. Me parece injusto llamar “malvado” a alguien solamente por no ser lo que esperamos, sobre todo cuando ese alguien en ningún momento hizo algo que nos dejara una cicatriz profunda, de esas que nunca cierran porque llegan hasta el alma. Y lo que pasó estuvo muy lejos de eso. 

Tú, en tu mundo de fantasía donde el amor debe ser como en los cuentos de hadas y sin ninguna clase de conflicto que te saque de la zona de confort, creíste que yo debía corresponderte en el modo y la forma que se adecuaba a tus necesidades, pero que de ninguna forma respondía a las mías y entonces de inmediato me convertí en el villano del cuento.

Te diste cuenta que no podía responder a tus exigencias sentimentales, y no porque no quisiera hacerlo, sino porque yo me di cuenta que no eras esa clase de chico bueno que me hiciera sacar mi mejor versión y entregártela.

Y por favor no me mal interpretes, no quiero decir que no fuiste bueno, desde luego que lo fuiste. Veía todo lo que hacías por mí y aunque no lograba entender que había hecho yo para merecer todo eso, lo aceptaba pero no podía replicarlo de vuelta porque no sentía ese incentivo, esa motivación que yo provocaba en ti y que te impulsaba a darme tu mejor versión.

Ahora comprendo que probablemente, en esto de las relaciones amorosas, soy yo quien anda en busca de alguien que me haga sentir eso mismo que te provoqué sin esfuerzo, para darle lo mejor de mi y entonces tal vez, dejar de ser un chico “malo” para convertirme de nuevo, y después de mucho tiempo, en un chico bueno. Un chico bueno que te apuesto, quiere amar y ser amado tanto como tú.

 Atentamente,

El chico “malo” que nunca dejó de ser “bueno”.

Fin.

 SÍGUEME

FACEBOOK: Alex Toledo

TWITTER: alejillotol

INSTAGRAM: alejillotol 

MOOVZ: ALEX TOLEDO

12 Comments

  • Responder agosto 25, 2015

    Aldo Alan

    Me encantó la forma en que has redactado esta carta, en ciertos puntos me hiciste recordar y regresar en el tiempo para identificar algunas señales que anduvieron por ahí, el observar el otro lado y perspectiva, hubo incluso un momento en donde al leer en voz alta tuve que detenerme y reflexionar, como si estuviesen como comúnmente dicen “echando un cubetazo de agua fría”.

  • Responder agosto 25, 2015

    Cesar

    honesta y cruel, tierna y genuina; tal como la herida que deja la ausencia de un amor tras la partida. Porque si bien no fue el chico bueno correspondido, tampoco el malo fue desestimado. A lo natural y simple de esta historia que refleja la real conciencia de un chico lastimado en su ideal de amar tanto como sea amado, podemos debatir lo cruel que puede ser un adiós inconcluso y despectivo.
    No podemos decir que es infeliz el chico bueno que se fue, o el malo que quedó traduciendo la lección compartida, no se puede juzgar a simple párrafo, ni drenar la inconformidad en un personaje que sensibiliza a individuos comunes.
    Podemos celebrar que existe la sensibilidad humana aún en la ausencia de amor intenso y correspondido, lo cual da luz a una esperanza para abrirnos a encontrar ese fuego divino en nosotros mismos. El chico bueno no fue siempre bueno, y el malo pudo ser bueno siendo fiel a si mismo, aprendamos a preferir lo que nos llena, bendice y enriquece nuestro paso por la vida, y procuremos evitar herir a quienes nos ven como una razón para sentir deseos de entregarse sin temores.

    Viva ese amor simple, natural y excepcional… seamos comunes, corrientes en la misma búsqueda de apreciar lo que nos vuelve magníficos y afortunados en la realidad Sencilla honestidad…..

  • Responder agosto 25, 2015

    David Mendoza

    Yo suelo compartir todo lo mejor de mi en una relación, relación que no se me suele dar muy seguido, ya que pasan años para poder tener un noviazgo… Cuando una relación termina asumo mi errores y me hago responsable de ello y para mi siempre ah sido mejor invertir tiempo en curar tanto mi corazón como mis emociones y actitudes para que estos errores no se vuelvan a repetir en alguna relación futura.. Actualmente estoy felizmente soltero disfrutando de las cosas que me gustan y aprendiendo mas de mi y trabajandome, no me cierro a una posibilidad de relación pero ahora cada vez me doy cuenta de lo que quiero para mi porque estoy conciente de lo que valgo y de lo que soy.

  • Responder agosto 26, 2015

    Diego

    Wow, yo estoy pasando una ruptura con quien creí era el amor de mi vida y lo cierto es que al momento de romper él me hizo ver como “el malo del cuento”. He reflexionado mucho y me doy cuenta que lo que dices es muy cierto pues yo a pesar de tener fallos los acepté y aunque en muchas ocasiones me doblegué tontamente ante él, él sólo se victimizó y no aceptó su parte de responsabilidad en nuestra relación. Ahora me doy cuenta que él vive en la negación, pues piensa que hizo todo bien a pesar que quien no apostó por nosotros y quien perdió la confianza primero no fui yo…
    Me encantan tus sopas y me han ayudado mucho a analizar mis actos y comprender muchas otras cosas, nunca dejes de escribir Alex n.n

  • Responder septiembre 6, 2015

    javier

    El peor conflicto en una relación es cuando uno de los dos empieza sentir mas que el otro

  • Responder septiembre 6, 2015

    Steven

    Me conmovió muchísimo, pues tuve una historia muy similar, que digo similar es que parece que todo lo que escribiste es lo que me pasó a mi. Genial definitivamente me llegó al corazón.

  • Responder septiembre 6, 2015

    Rafael

    Estoy sin palabras, me parece super acertada la carta, llega a lo mas profundo de tu ser, y te enseña un punto de vista diferente a la realidad que viviste (en mi caso)… gracias por estas palabras que han llegado a lo mas profundo de mi ser, has logrado que notara tantas cosas que nunca imagine que viviria. de nuevo gracias. 😉

  • Responder septiembre 7, 2015

    Marconi

    Excelente publicación, todo lo que has escrito se asemeja en gran parte a una experiencia que hasta ahorita no me arrepiento de vivir, pero ciertamente la persona me decepcionó mucho.
    Gracias por compartir tus pensamientos e ideas, sin duda seguiré leyéndote. Éxito

  • Responder febrero 1, 2016

    Victor Pesero

    Muy fuerte, cuando la comencé a leer, me empezaron a caer muchas verdades al morral… siempre había pensando que era el chico bueno, generalmente la víctima y nunca me había puesto a pensar que presionaba mucho a las personas haciendo que quisieran huir, el creer que estaba preparado me hacía hacer cosas que terminaban por alejar a buenas personas de mi vida…
    Me hizo cuestionar si realmente era el bueno o no…

  • Responder abril 25, 2016

    FER

    ME ATACO PORQUE NO TODAS LAS HISTORIAS SON IGUALES
    ALEX HAY SACRIFICIOS GRANDES Y PEQUENOS Y LIMITES. Y A VECES MUCHAS VECES ROMPEMOS LIMITES PARA AMAR A ALGUIEN QUE NO NOS AMA, PERO COMO DIJISTE EN TU ANTERIOR CARTA TU ACTO COBARDE Y MALAGREDECIDO NO DEBERIA SER ASI. NO DEJA DE SER LA HISTORIA DE LA PERSONA PISOTEADA. YO LA VIVI EN CARNE PROPIA SIEMPRE E SIDO MUY ORGULLOSO Y SIEMPRE LLEVO EL CONTROL DE TODO APESAR DE SER PISCIS.
    SIN EMBARGO EN MI CASO DI DEMASIADO Y ME DESTRUYERON DE ADENTRO HACIA AFUERA A ALGUIEN QUE QUIZA LE SALVE LA VIDA SIN TENER QUE ACERLO ACEPTE LO INACEPTABLE
    PERO SABES ALGO ES MIII CULPA PORQ YO NO ME QUERIA Y DE TODO ESTO AL EMPEZAR RECOGER MIS PEDAZOS APRENDI QUE PRIMERO TIENES QUE AMARTE TU ANTE TODO PARA SER FELIZ. NO OLVIDES QUE GAY O NO GAY DIOS DISENO A ALGUIEN PARA TI Y SOLO PARA TI Y EL CHICO MALO ME HIZO EL MAS GRANDE FAVOR PORQ NO PERDI NADA. EL FUE ELQ PIERDE Y CON EL TIEMPO.
    TU TAMBIEN TE DARAS CUENTA

  • Responder septiembre 19, 2016

    Gustaco

    Es cierto, a veces nos toca jugar papeles que nunca elegimos. Sin embargo las relaciones así son, lo importante es saber adecuarse si es que se quiere seguir. O seguir en la misma postura hasta encontrar a quien quiera adaptarse a tu forma de ser.
    Me sentí de nuevo identificado, nuevamente recordé cosas que me han sucedido.
    Gracias por todo esto que me haces sentir alex.

  • Responder mayo 4, 2017

    Erick

    Es muy cierto, aveces tendemos a idealizar tanto a una persona solo por el hecho de que queremos que nos quiera, cuando la mayoría de las veces somos nosotros mismos quienes no entendemos que amar es entregar y no esperar nada a cambio y que cuando tenemos conocimiento de lo que va a pasar dejamos de ser víctimas y nos convertimos en voluntarios, sin embargo también es cierto que el estar con alguien que te hable bonito solo para sentirte deseado por alguien más y que levante el ego es mas cruel que solo decirle que no quieres estar con esa persona, porque no puedes, porque no es el momento indicado, porque no sientes lo mismo que el o simplemente porque el enamoramiento pasajero ya perdió la fuerza de lo que te hacia sentir y ahora te das cuenta de que en realidad solo fue una cana al aire, un amorío de borrachera o una mala decisión, porque alimentar una esperanza que sabes que no vas a poder cumplir porque simple y sencillamente no lo quieres así, es como criar un cerdo para el matadero, es solo cuestión de encontrar un punto medio entre el bien y el mal, es solo decir un NO que dolerá mucho pero sanará, a un TAL VEZ que valla matando lentamente o callar solo por el miedo a no ser el malo o alejarse sin decir mas porque querer no significa ofrecer silencios o ausencias, si no quieres decirle a alguien que lo quieres demuéstraselo y si tampoco quieres demostrarserlo, entonces mejor no sigas jugando con su tiempo porque el hecho de que tu puedas seguir con tu vida como si nada porque en realidad el no te importa, no significa que a el no le afecte y que tu no le importes, es mejor dejar de ser prioridad de alguien quien para ti ni siquiera puede ocupar algún sitio en tu mente, porque la verdad no mata las mentiras y el silencio si.

Leave a Reply

Deja un comentario