¿Qué tan necesario es formalizar la relación?

“A ver, ustedes dos, sí ustedes…¿juegan a que se quieren o a que se van a querer? Porque andar por las ramas no se puede. De nada.”

 

Siendo claros, la realidad es que todos somos bien machos hasta que nos toca enamorarnos, y eso es una verdad inapelable. La cuestión de enamorarse siempre va a ser algo que genere cambios, a veces bruscos y catárticos, pero que una vez asimilados, hacen que todo sea miel sobre hojuelas, claro, siempre y cuando seamos correspondidos y no nos manden con un pase doble a la gélida friendzone, o que nos pongan el cuerno.

RTRETE

Con frecuencia, es muy común establecer relaciones sentimentales en donde ambas partes comienzan a actuar como novios sin el título de manera formal. Esto es, empezar a tener una relación con todo lo que implica el noviazgo, pero sin que ninguno de los dos declare su amor o haga la esperada propuesta al otro. ¿Les parece familiar? Desde luego que sí.

Lo anterior nos lleva a un lugar más común que Grindr, pues efectivamente surge la duda existencial de formalizar o no la relación.

En mi experiencia conociendo gente, he podido observar que muchos hombres homosexuales – y también los hetero(flexibles) –  temen a las formalidades cuando de una relación se trata, porque creen que hacerlo, trae “la sal” o mala suerte a algo que sin formalizar, ya marcha bien. Además, inconscientemente no gustan mucho de sentirse comprometidos y la palabra novio o pareja, obvio, acarrean ese compromiso. El problema con eso, es que el no formalizar algo en algunos casos, deja a ambas partes imposibilitadas para actuar con todos los derechos y obligaciones que tiene una pareja, creando a la larga conflictos, producto de la confusión, pues nos adjudicamos actitudes, obligaciones o derechos que realmente no nos corresponden por estar en el limbo de la relación.

Es por eso que con frecuencia vemos personas que sienten celos sin ser nada aún y peor, que exigen cosas a su date cuando ni siquiera hay el derecho de hacerlo porque esa “relación” no tiene ni pies ni cabeza. Con lo anterior, no quiero dar a entender que es necesario etiquetar o meter dentro de una definición a la relación para que funcione, porque hacerlo sería ser bastante cuadrado e inflexible. No obstante, y como siempre lo he sostenido, creo que es fundamental tener las cosas bien claras desde un inicio. Esto es, simplemente hacer las cosas bien y evitar las confusiones en  la medida de lo posible.

tumblr_nch02kgvOR1sjq39lo1_500

Sin embargo, en este caso específico estamos hablando de dos personas que se corresponden y que afortunadamente, sienten lo mismo uno por el otro, entonces la pregunta de los 64 mil es: ¿qué coño los detiene para dar el siguiente paso a la zona de la formalidad?

Sinceramente pienso que dos que se quieren, no tienen nada que perder al hacerlo, sobre todo cuando ya se hayan más involucrados de lo que pensaban y hay reciprocidad  – algo muy codiciado en estos tiempos por la mayoría – que hacen las cosas más fáciles para llevar al siguiente nivel, con la condición de que el miedo no esté presente, porque entonces, ni una cadena de oración podrá salvarlos. 

“Formalizar una relación no es más que reafirmar lo que era más que evidente en ambos. No hacerlo, es como encontrarse con un calientahuevos que nomás te deja con las ganas y un tremendo blue balls.”

En la vida, las personas dejamos pasar oportunidades, gente, y momentos por miedo, un miedo infundado que creemos que nos protege pero que en realidad boicotea todos nuestros planes, con las cosas que tal vez son buenas para nosotros pero que no podemos descubrir por dejarnos atrapar entre sus garras.

Y es que actualmente, el común denominador en todas las relaciones es el miedoMiedo a ser lastimado, a ser rechazado y a ser un montón de cosas que tal vez nunca pasen en la vida real y que sólo son producto de nuestro alocado escenario mental. Durante mucho tiempo, las personas hemos creído que el amor es algo que lastima, que hiere y que va pegado con el miedo, pero la realidad es que el dolor y ese miedo, sólo van pegados en nuestra mente, no en el amor.

Piensen esto: el amor – al menos desde mi punto de vista y experiencia – es una fuerza cuyo propósito y fin no puede ser contradictorio a sí mismo. Esto es, que algo hecho para dar felicidad, no puede al mismo tiempo causar dolor y tragedia, porque la naturaleza no es contradictoria.

wqrewqrewe

Al reflexionar en lo anterior, pude descubrir que el miedo no sirve más que para ponerte alerta del peligro, cuando realmente lo hay, no para tener cuidado al enamorarte porque entonces, su función únicamente será la de boicotear y no la de prevenir. Como dije más arriba, tanto el miedo como las complicaciones están en nosotros no en el amor. Así que mis guapos #Soperos, yo les extiendo una cordial invitación para que manden ese miedo con un pase todo pagado al carajo – o la chingada, lo que salga más barato o quede más cerca-  y se den la oportunidad de formalizar ese amor con alguien que ya está en la misma sintonía que ustedes, lo cual ya es estar del otro lado, porque de ese modo, dar el siguiente paso y formalizar algo que marcha bien, puede hacer que marche todavía mejor.

Finalmente, en esto del amor nadie tiene la última palabra y cada pareja es libre de llevar su relación como se les hinche la regalada gana. Algunos sí prefieren meter todo dentro de etiquetas y formalidades para sentirse en algo estable y seguro, mientras que otros no necesitan de nominativos o clasificaciones para asegurarse de querer realmente estar con esa persona, porque con sus ganas y voluntad es más que suficiente.  Al final de cuentas la decisión  está en ustedes y su pareja. Si deciden formalizar, está bien, porque a todos nos gusta oír una declaración de amor  proveniente de aquel que nos gusta y le gustamos. Pero por el otro lado, si deciden que no es necesario formalizar algo que ya de por sí es estable y tiene el título de forma implícita, también está cool. Sólo recuerden que en este asunto y la vida en general, siempre hay que procurar ser muy claros, honestos y coherentes con nuestro pensar, sentir y actuar para que entonces enamorarse, no implique tirarse a la cama cual Frida la sufrida y más bien, el único motivo para tirarse en ella, sea hacer el amor una y otra y otra vez.

 

2 Comments

  • Responder marzo 18, 2015

    luis ayala

    Excelente articulo Alex tal cual anillo al dedo y con todo y medida, parece ser que te conte lo que me pasó con mi ahora “amigo”; en general muy buenos tus articulos y seria estupendo poder platicar contigo en persona.
    saludos y un gran abrazo.

  • Responder marzo 19, 2015

    Brom Cova

    Agradezco profundamente este post, me ha ayudado a tener un poco mas claro mi relación y a coincidir contigo en que es nuestro mismo miedo el que boicotea nuestra propia felicidad, en mi particular caso, soy quien esperaba esa tan deseada declaración de amor… Pero gracias a ti, por tus palabras y madurez que plasmas entiendo que no es necesario, pues tengo esas declaraciones a gritos que puedo ver con HECHOS. Me haces recapitular mi historia con el y pensar en que si pasamos la mayor parte juntos,en esas eternas horas de platica, y su apoyo incondicional, concluyo en que no necesito una etiqueta. El me da algo que jamas recupera, TIEMPO, para mi… Eso es lo que a partir de hoy define nuestra relación. Gracias, espero seguir leyendo mas de ti.

Leave a Reply

Deja un comentario