Los valientes como tú.

“No hay nada como la entereza de aquellos que se rompen y aprenden a juntar de nuevo todas sus partes rotas para sanar”.

 

Pues sí, al final es cierto. Te das cuenta que en verdad existen aquellos que huyen, que temen y se ocultan. Aquellos que alguna vez se enamoraron y nunca más lo hicieron de nuevo por miedo a terminar peor que la última vez.

Es esa clase de gente que prefirió estancarse en el papel de la víctima, cargando un corazón roto que no saben – o no quieren – reparar y arrastrando un manojo de emociones enredadas hasta quien sabe cuándo. Porque en ocasiones es más fácil culpar a los demás de nuestras circunstancias, en lugar de enfrentarlas y tomar la parte de responsabilidad que nos toca. 

Y curiosamente, ésta gente es así, va por la vida responsabilizando a otros y justificando sus actitudes bajo el pretexto de no querer volver a sufrir lo mismo. Sin embargo, no se dan cuenta que vivir así, es de hecho el verdadero sufrimiento.

Entonces pasa el tiempo y se convierten en eso, en la típica persona que se queda esperando la llegada de alguien que le quiera como no sabe quererse y que también le cure y repare sus heridas que no ha sabido sanar por sí misma, como si fuera deber de otros hacerlo. Es gente que simplemente, ahora necesita de otros para sentirse “feliz” y completa, como si su felicidad dependiera de otros.

Lo peor de esa clase de sujetos, es que a partir de ese momento van por ahí, arruinando historias e inventando puro cuento, tal y cómo algún infame de su pasado lo hizo con ellos y que después huyó, transformándolos en esos seres que aunque quieran volver a amar y sentirse amados, no saben cómo.

Y cuando por fin parece que pueden volver a darse el permiso de hacerlo, a lo más que llegan es a ser esos que dan a cuentagotas, que quieren un día sí y un día no. Que aparentan querer pero no lo demuestran porque son cobardes y se la pasan huyendo, como si el amor pudiera vivir constantemente asustado, cuando en realidad no puede.

Pienso que ese de tipo de gente automáticamente muere sin dejar de respirar y que lástima, porque desde entonces odian y temen a todas las rosas sólo porque hubo un par que les picaron.

Sin embargo, después giras la vista hacia otro lado y te das cuenta que ahí están. Que también existen los valientes como tú. Esos que a pesar de haberse roto en el pasado y sin importar las veces que hayan sido, se levantaron, secaron sus lágrimas y aprendieron a juntar de nuevo todas sus partes rotas para curarse a sí mismos. 

Son ese tipo de gente que en vez de sentarse a llorar eternamente y lamentarse en el lodo de su sufrimiento, decidieron aprender la lección y mejorar; tomar esa experiencia para hacerse más fuertes y resistentes. Se convierten en personas que no temen mostrar sus cicatrices porque cada una significa una lección aprendida y una prueba superada. 

“La diferencia entre el cobarde y el valiente, es que el cobarde ruega y quiere que le rueguen. Mientras que el valiente, si realmente te quiere en su vida, te pondrá en ella sin que tengas que rogarle ese lugar. Sé como el segundo, siempre”.

Por eso creo que el mundo realmente le pertenece a esos que como tú, son valientes y se vuelven a enamorar. Que vuelven a creer, a confiar. Y aunque no tengan mucha certeza de si funcionará o incluso dolerá otra vez, van, se arriesgan y se entregan a ese vacío con su incertidumbre para descubrir.

Así que al final es cierto. Sabes ya que existen los cobardes, esos que pagan con la misma moneda y deciden convertirse en el monstruo que los lastimó, porque creen que así van sanar su dolor.

Pero también están los otros, los que son igual que tú. Que sonríen de nuevo por la emoción que causa conocer a alguien y que esperan con ansias ese mensaje de texto por la mañana. Son los que sin importar nada, vuelven a tomar de la mano, abrazan y regalan besos como si fuera la primera vez.

Son los que se quitaron la máscara de víctima, aprendieron y decidieron volver a probar suerte, sabiendo que un día darán en el blanco con alguien que también haya aprendido lo mismo.

tumblr_static_tumblr_static__640Ahora ya sabes que hay más como tú. Andan ahí repartidos en alguna parte del mundo aprendiendo, mejorando y avanzando, convirtiéndose en la mejor versión de sí mismos para que en una de esas, la vida los sorprenda y haga que se juten cuando menos lo esperen. 

Sabes que los valientes son reales y existen, y que tarde o temprano se encuentran. Tú mismo lo has comprobado porque después de haber librado ciertas batallas, ya no te conformas con amores cobardes y amores partidos.

Te deshaces de ellos, los dejas atrás y haces espacio para otro amor, uno mejor, uno sin miedo porque sabes que lo mereces. Y perdón, pero después de todo tú y yo sabemos que ir tras lo mejor es sólo para valientes, valientes como tú. 

Fin.

SÍGUEME:

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejilloto

MOOVZ: Alex Toledo

5 Comments

  • Responder diciembre 28, 2016

    Miguel

    Excelente tema Alex, el mejor que he leído y todo lo que dice es verdad, mejor ser valiente, amo tu blog! Saludos

  • Responder diciembre 30, 2016

    Raul D.

    Muy acertado la verdad, nadie lo pude haber dicho mejor!! Saludos 😀

  • Responder febrero 16, 2017

    Luis Enrique

    Me encantó este artículo, viví una experiencia que describe esto que acabo de leer. Pensé que estaba equivocado. 😉 gracias

  • Responder julio 4, 2017

    Nestor

    Efectivamente fui un cobarde, pase mucho tiempo así como dices en el lodo de mi sufrimiento sentado.. Pero vale la pena cerrar esos capitulos… Y empezar a recibir cariño y besos nuevamente de esa personita especial que llega a tu vida para hacerte sentir cosas ricas.

  • Responder julio 4, 2017

    Jhon

    Alex, como siempre perfecto!!! Aún después de tanto tiempo leyéndolo me sorprende ese “poder” que tienes para plasmar en letras lo que con frases no se puede decir, y más tan fijos y atinados a lo vivido, en este caso este servidor… Hace tiempo estaba buscando algo o alguien que me dijera o dejará ver justamente esas palabras que tus dedos dejan plasmadas en esas líneas..
    Gracias por esas palabras porque sin pedirlo ni esperarlo, al menos en mí dio en el punto oara seguir en este mundo de los “valientes” aunque hayan cobardes que llegan a nuestra vidas solo a revolcar todo, y palabras como las tuyas ponen todo en su sitio!!!!

Leave a Reply

Deja un comentario