#LaSopaDeAlex es: otra oportunidad para el infiel.

“Lo bueno de la infidelidad, es que es otro quien te hace el gran favor de quitarte del camino a alguien que realmente no merecía estar en tu vida. Eso a la larga, lo agradeces”.

 

El pan de cada día en mi caso, es que a mi bandeja de entrada diariamente lleguen mensajes con el tema de la infidelidad como común denominador. Y aunque las historias y contextos en los que se presenta son diferentes en cada mensaje, al final, sigue siendo infidelidad. Un lugar al parecer, más concurrido que Marra en sábado por la noche.

ed2b5843cadce600e1bdad30bf17edbd

No es ningún secreto que la mayoría de nosotros -si no es que todos -, hemos experimentado alguna vez lo que es la infidelidad. No importa desde qué lado la hayamos protagonizado, si desde el papel del engañado o del mismo infiel. Pero en definitiva, casi todos hemos sabido lo que se siente terminar un relación por culpa de acciones a escondidas que no hacen más que romper la confianza y de hecho,  rompen todo lo demás, incluyendo el corazón.

Sin embargo, y hay que decirlo, no para todo el mundo es sencillo mandar a la mierda a alguien, aún teniendo todas las razones para hacerlo y por la puerta grande. Algunos simplemente prefieren creer ciegamente que las personas cambian – a pesar de que les hayan hecho lo mismo una y otra vez -, o bien, esperar y ver qué tanto más pueden destruirlos y hacerlos añicos, como si encontraran cierto placer en el sufrimiento viciado de una mala relación.

Con frecuencia pienso que a las personas nos gusta engancharnos a lo que nos lastima y nos hace daño. A veces es así por miedo, porque sabemos que el gran temor del hombre gay, después de la vejez, es la soledad. Típico. Y en otras ocasiones, es como una forma de castigarnos, porque usualmente, creemos de forma inconsciente que así lo merecemos. De cualquier manera, es un hecho que lo complicado y tormentoso se nos da con más facilidad que lo simple y fluido, como debería ser realidad.7e13c37c9c042f83b3d1240494daebdf

Entonces, en este asunto de “víctimas y victimarios”, ¿qué pasa por la mente de aquellos que deciden darle el privilegio de una segunda oportunidad a quien les apuñala por la espalda? En muchos textos que como este hacen referencia al tema, de manera recurrente siempre se habla de lo mal que hacen los infieles al jugar con los sentimientos de quien deposita su confianza entera en ellos, pero pocas veces se habla del “pecado” que cometen aquellos que deciden pasar por alto la falta y olvidar para dar una segunda oportunidad  – o tercera y hasta cuarta -, a alguien que de forma casi segura, va a volver a cometer el mismo error una y otra vez. Por lo que en este caso, tan culpable es el que mata a la vaca, como el que le ata la pata.

“Deberías subir un día al edificio más alto de la ciudad. Desde ahí podrás ver tu dignidad alejándose. De nada”.

Honestamente, creo que más personas dejarían de gastar oportunidades en gente que no vale la pena, si tuvieran más firme su amor propio y sujetaran con más fuerza su dignidad, de esa forma se respetarían a sí mismos y evitarían caer en esas historias dramáticas en donde “por amor”, deciden perdonar algo que que de entrada, no tendría porqué tener perdón, si partimos del punto de que todas las relaciones deben basarse en la confianza y seguridad que se brindan uno al otro. 

839439Por lo tanto si a mi me lo preguntan, creo que la culpa deja de ser en su totalidad del infiel, cuando es el otro quien basado en su ciego “amor” y el miedo a la soledad, decide dar nuevamente otra oportunidad para enrolarse de nuevo en ese ciclo viciado de dolor y decepciones, que no se detendrá hasta que uno de los ponga un límite, y usualmente ese límite será hasta que el infiel cambie definitivamente a su pareja actual por el “otro”, y para ese punto, el poco amor propio que quedaba en las reservas de quien por casi gusto se colocó en el papel de “víctima”, habrá desaparecido por completo y con él, su dignidad.

Pienso que en la vida cada quien decide en qué equipo jugar y cómo jugar su juego, pero hay juegos en donde es mejor retirarse a tiempo e n vez de esperarse para terminar perdiendo lo más por lo menos. No obstante, ya saben lo que dicen: el que por su gusto muere, hasta la muerte de su propia dignidad, le sabe.

 

Fin.

 

4 Comments

  • Responder marzo 19, 2016

    david zamudio

    Totalmente de acuerdo, por experiencia propia viví el sufrimiento, cegado en el “amor” cuando en realidad no hay amor mas grande que el que puedo darme a mi mismo.. Solo me faltaba madurar y entender que nadie lo va a amar tanto a uno como uno mismo lo haga!!! Excelente tema!!! Saludos desde Colombia.

  • Responder abril 6, 2016

    Jorge

    Muy acertado artículo. Yo le fui infiel a mi pareja muchas veces, las mismas que él me las perdonó. Pero, hay algo que hizo falta mencionar, aparte de esa sensación de no sentirse solo o que la vejez no dará tregua a encontrar otro chico: Una relación por conveniencia.
    A la ‘enésima’ vez que le fui infiel a mi entonces pareja, decidí poner fin de raíz a la relación. Ya no me parecía cómodo que me perdonara y yo ya no me sentía cómodo recibir su ‘perdón’. Luego decidí mudarme, y obvio que me llevé mis cosas y mis carros. Fue ahí donde sentí el porqué de su ‘perdón’, pues ya no tenía quién le diera las llaves del carro, etc.
    Al día dw hoy, aún le sigo pagando el celular, pues firmé un contrato por dos años.
    Fui infiel, lo acepto. Pero él también supo sacarle partido a su posición de ‘victima’ por conveniencia, hasta que fui yo ponerle fin a todo eso.
    Mi reflexión: Todos tenemos un precio en esta vida.

    Es mi humilde comentario.

    • Responder abril 7, 2016

      Alejandro Toledo

      Claro Jorge, tienes razón. Tú hiciste mal pero él también decidió estar ahi solamente para sacar provecho. Así que no era un perdón verdadero.

    • Responder abril 27, 2016

      Jorge

      Totalmente de acuerdo, tocayo. Cuando las cosas ya no funcionan en situaciones así, lo unico que llega a sostener una relación es la conveniencia. Triste, pero totalmente cierto (lo sé perfectamente)

Leave a Reply

Deja un comentario