#LaSopaDeAlex es: mi amor se divorcia del apego.

“¿Amar? Amar es otra cosa. Amar es darle libertad al otro, abrir sus alas para que vuele y darle motivos para siempre volver y quedarse. Eso es amar”.

 

Recuerdo alguna vez en donde llegué a pensar que la vida sería más sencilla con un manual que nos dijera cómo vivir y resolver las cuestiones humanas. Por ejemplo, cómo ser padres, cómo ser buenos hijos, buenos amigos o incluso, cómo sobrevivir a eso del amor.

Aunque al inicio parecería sencillo y fácil, con el tiempo nos daríamos cuenta que resultaría aburrido y monótono. Sabríamos ya por adelantado absolutamente todo y perderíamos la oportunidad de descubrirlo nosotros mismos con la propia experiencia.

16469513237_8256bdc127_b

Y precisamente creo que de eso se trata la vida humana, de descubrir y aprender ciertas cosas que nos ayudarán a crecer y tener esa experiencia necesaria para afrontarla con todo y sus situaciones.

No obstante, aún a veces seguimos deseando ese manual que de vez en cuando venga a resolvernos la vida, sobre todo cuando se trata de amor. Sí, de amor, porque aunque nos cuente aceptarlo, muchas cosas de nuestra vida giran en torno a él y las relaciones que establecemos.

Piénsenlo. Realmente es muy cierto eso de que el amor todo lo mueve o que la base de todo es el amor. El mundo mismo gira en torno al amor, nuestra vida misma lo hace, lo ha hecho y lo seguirá haciendo el tiempo que nos quede. Lo que ocurre es que se ha vuelto tan cotidiano y común, que pareciera que no lo experimentamos a diario, pero lo hacemos todo el tiempo y no nos damos cuenta.

Efectivamente, el amor es la base de una importante serie de cosas en la vida de todos y yo soy fiel creyente de esa teoría. Las más grandes historias siempre encierran una historia de amor entrañable.

never-mind-i-ll-find-someone-like-you-2Las canciones que tanto nos gustan siempre hablan de amor en alguna de sus facetas y por eso se vuelven especiales. Por amor hacemos tantas cosas y nos dejamos absorber demasiado, que a veces perdemos de vista esa delgada línea que lo divide del apego y de todo aquello que ya no es amor y que resulta enfermizo, pero se oculta como “amor”.

De todo los virus que pueden infectar y acabar con el amor, creo que el apego es el más letal de todos. Se cuela por los rincones y se disfraza de manera perfecta para camuflarse con el amor y pasar desapercibido en las relaciones, para entonces, crecer y crecer hasta consumir por completo al amor y dejarse ver tal y como es.

No es fácil detectarlo y mucho menos evitarlo. Todos hemos pasado por las garras del apego y nos ha costado trabajo aceptarlo y dejarlo. Pero los humanos somos así. Por alguna razón pareciera que nos gustan ese tipo de situaciones complicadas y que impliquen un poco de sufrimiento. Tal vez porque la mente lo considera un reto y nos gustan los retos, lo imposible, lo que parece difícil de conquistar o dominar y que creemos, podemos terminar domando.

bf-boyfriend-couple-couples-Favim.com-4022231

Lamentablemente con el apego no ocurre así. El apego muchas veces termina ganando sin que nos demos cuenta y lo hace porque tiene de su lado al más grande traicionero que los humanos podemos tener: el ego.

Por eso – y después de muchos tropiezos y un corazón que utilizó muletas varias veces – me di cuenta que el apego no es más que esa parte de nuestro ego que no hace creer que necesitamos del otro para poder ser y vivir felices.

Es esa creencia que nos vende el ego y le compramos ciegamente, en donde nos dice que mientras más allegados seamos a tal o cual persona, más le estamos demostrando amor o que mientras mas le necesitemos, más amor estaremos recibiendo y dando. Error 404.

“No ames porque lo necesites. Ama porque quieres y porque puedes. Porque quieres compartir con alguien, lo que ya aprendiste a generar en ti sin necesidad de otro”.

 

2fe948372f557515b77d550199558a7ad389435f_hqCon el tiempo y después de aprender a recogerme la dignidad y secarme las lágrimas para seguir adelante, me di cuenta que el apego y el ego no sirven para nada.  No obstante, a mucha gente le cuesta todavía demasiado esfuerzo y trabajo tratar de entender que el apego y el amor no son la misma cosa y no tiene nada que ver.

Creen que amar sin apego no es amor o es imposible porque entonces ¿cómo generas un vínculo? ¿Habrá a caso que enamorarse sin sentir nada? Desde luego que no es así.

Amar sin apego no significa dejar de sentir o de crear un vínculo que conecte las emociones de las personas entre sí. Sólo significa hacerlo de forma consciente y madura, sabiendo que se ama porque se quiere y porque se puede, no porque se necesite para cubrir o llenar ciertas carencias que no hemos sabido resolver nosotros mismos, y que esperamos que sea otro quien se haga cargo de ellas. Eso es amar sin apego.

Es incluso, hacerlo con la mentalidad de compartir la propia felicidad con alguien que también haya aprendido a generar su propia felicidad y quiera compartirla por gusto y por placer, no porque se necesite de otro para “complementarse” y muchos menos ser feliz.

4da61f5bb5f027bac7376292f3a4c892

Descubrí que lo más importante de amar sin apego, es darse cuenta que el apego duele y lastima, el amor no. El apego genera co dependencia y el amor no. El apego siempre vive con ansiedad del futuro y jamás vive el presente, el amor no. Es simplemente una parte de nuestro ego silvestre que entorpece el proceso del verdadero amor y éste jamás entorpece nada.

Finalmente, la fórmula más infalible para combatir el apego hacia alguien es vivir el hoy. El presente es lo único que hay. Cuando se vive el hoy y se disfruta, ya no nos preocupa ni nos da miedo si acabará pronto o no, porque sea lo que sea que estemos viviendo, lo estamos disfrutando plenamente.

Y a pesar de que nada es para siempre y tarde o temprano todo va a terminar, cuando las cosas se viven en el momento presente, ya no importa que no duren lo que nos gustaría, porque no nos quedamos con ganas de nada.

tumblr_nqkl4ftHTj1skotc5o1_500

Después de todo, de eso se trata el amor, de vivir todo hoy, ahorita, sin preocuparse por mañana o el pasado. Es hacerlo para no quedarse con ganas de nada o el típico “si yo hubiera…”. Y créanme cuando se los digo, porque un corazón parchado no sabe mentir.

Lo que ocurre con un corazón así, es que cada parche lo ha hecho más fuerte y el mío, bueno, el mío tiene los suyos bien ganados y qué bueno, porque gracias a eso conocí algo valioso, conocí a la mejor versión de mí y lo bueno, es que para encontrar esa versión sólo necesitas de una persona: tú mismo. 

Fin.

SÍGUEME:

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejilloto

MOOVZ: Alex Toledo

Be first to comment

Deja un comentario