#LaSopaDeAlex es: lo que me contó Grindr.

“A ver, ¿o te quedas con tu perfil en esa red de ligue y te olvidas de tener algo serio o te pones serio para realmente encontrar la relación que tanto quieres? Porque las dos no se puede. De nada.”

 

amor-gay.jpgY entonces, repentinamente, el mundo se vio envuelto en ese terrible y gastado cliché de “el amor se volvió complicado desde que el sexo se volvió fácil” y en realidad no lo culpo. Diario recibo al menos tres historias de personas que me cuentan cómo es que Grindr  – y ojo, no estoy en contra del uso de éste tipo de apps ni las condeno, al final cada quien hace de su vida amorosa y sexual lo que se le de la gana – o cualquier otra red de encuentros cercanos del tercer tipo, terminaron por confirmar sus sospechas de infidelidad o peor aún…de arruinar su relación.

Creo que vivimos en una época donde el amor se ha devaluado mucho, tal vez por las nuevas formas que la tecnología nos ha brindado para encontrarlo, o al menos, hacernos creer que así es.

Y si a mí me lo preguntan, Internet y todo lo que gire en torno a él, son la verdadera desgracia para el amor y el único enemigo a vencer en estos tiempos modernos, en donde el amor ya no supone un acto noble, de esfuerzo, entrega y conquista como lo hizo en el pasado.

Ahora, el “amor” o algo muy parecido a eso, que honestamente nadie sabe muy bien qué es; puedes tenerlo en la palma de tu mano con tan sólo apretar un botón, subir un par de fotos, dejar que el ojo público de la red haga lo suyo y ¡bam! El teléfono se atasca con notificaciones.

Las redes sociales de hoy, en especial aquellas que van dirigidas a un mercado tan prolífero y consumista como el mercado gay, que pocas veces se detiene a ver lo que consume, nos han hecho convertirnos, por elección propia, en un objeto hipersexualizado de deseo que al final no hace más que ofrecerse dentro de un sinfín de opciones más para el mejor postor.

20082191f5e1e4dc6711da8aac743bafY posiblemente esa sea la causa de que actualmente poco o nada se valore una relación y mucho menos el amor, por la facilidad y gran variedad de opciones que la tecnología nos ha dado en un sólo toque.

Es así como gracias a estas redes y apps, al fin el hombre homosexual se ha transformado en eso que con tanto esfuerzo los estereotipos se encargaron de meterle en la cabeza: objeto de deseo dentro de una variada oferta que al final del día es igual de desechable que el papel higiénico. Y aquí soperos, es donde ustedes comienzan a llorar.

 

“Muchas redes no han hecho más que transformar al amor y las personas, en una simple moneda de cambio, en algo desechable que carece de valor por la facilidad con la que pueden sustituirse”

 

alex-toledo.jpg

Honestamente me cuesta mucho trabajo aceptar y comprender a esos hombres que estando en una relación “formal”, prefieren usar la salida fácil que brindan éste tipo de apps, antes que hablar la situación en pareja para resolverla o terminarla de tajo de una sola vez. Simplemente me parece cobarde.

Por eso creo que es hora de que muchos comencemos a poner en órden nuestras prioridades y eso incluye desde luego, saber hacia dónde queremos llevar nuestra vida amorosa.

Saber incluso, que ya va siendo hora de madurar y dejar de lado esos juegos de pubertos en los que “un día te quiero, al otro no, y al siguiente puede ser”, al fin que hay una larga lista de espera aguardando en ese perfil. Siempre he dicho que el gran error de los humanos es ser incongruentes con su sentir, su pensar y su actuar.

Es decir, hacer algo diferente que no tiene nada que ver entre sí. Y tal parece que los hombres homosexuales somos especialistas en auto engañarnos, llevando lo anterior a cabo perfectamente, siendo que en realidad la regla es simple: si no me interesa estar con nadie, entonces puedo hacer de mi cama y de mi cuerpo lo que quiera, con quien se me antoje y usando los medios que sean.

En cambio, si en mi interior siento las ganas y el deseo de tener algo estable con alguien, entonces procuro actuar en consecuencia y de esa forma evito joderle la vida a alguien más y mejor aún, evito joderme la vida a mí mismo. 

Aprendamos que un hombre que no se respeta a sí mismo, es poco probable que no nos respete porque no sabe cómo hacerlo ¿y qué necesidad se tiene de estar con alguien que no sabe si te quiere a ti, que eres real o si quiere a ese buffet de hombres – o mejor dicho, carne – en el que muchos se han convertido? Francamente ninguna.

Dejemos, pues, de vernos a nosotros mismos y a los demás como opciones que pueden ser botadas a la primera de cambio y que incluso, podemos coleccionar como reserva para sustituirnos. Dejemos de reemplazar las relaciones humanas interpersonales que podemos vivir en la vida real, por esas de ilusión que nos ofrece la frialdad de una aplicación, y entonces, sólo entonces, podremos empezar a pensar en el amor como algo serio para que de igual forma, el amor nos tome en serio. De nada. 

Fin.

 

SÍGANME:

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

INSTAGRAM: alejillotol

TWITTER: @alejilloTol 

MOOVZ: Alex Toledo

 

7 Comments

  • Responder octubre 14, 2015

    Alejandro Toledo

    Ánimo! No todos los hombres son iguales. Créeme que cuando menos lo esperes, llegará el correcto. Solamente confía.

  • Responder agosto 25, 2016

    Paolo de la Fuente

    Palabras increíblemente certeras. Me he topado con hombres que critican los estereotipos, sobre todo sexuales, que jamás sueltan sus apps de ligue. De cuando acá está “bien” o “permitido” seguir buscando carne en grindr mientras estás conociendo y saliendo con alguien que busca algo serio? Creo que entre tantas definiciones que internet y películas nos lanzan de amor, debemos encontrar la nuestra, la correcta y la que nos haga felices. Amo tu blog, soy tu fans!!

  • Responder agosto 25, 2016

    Gustavo

    Cuanta verdad hay en estas líneas. Hemos llevado la relación de pareja a tal punto que ya nadie se compromete a ser fiel. Qué tristeza pero así está sucediendo!!!,

  • Responder agosto 25, 2016

    ALEJANDRO MORAN

    Hola Alejillo. Me gusta mucho tu forma de escribir, te sigo ya de hace un par de años y es inexorable que proyectes tu manera de pensar “tan joven”, algo idealista, utópica. Y de hecho me agrada leerte aunque no este de acuerdo siempre, pero oye, es lo mágico de esto cierto? haha.
    Sigue así mi blogger favorito, instruyendo a las nuevas generaciones del “mercado gay” … los demás ya estamos jodidos.
    saludos.

  • Responder agosto 25, 2016

    Hugo Toledo

    Alex, extrañaba tomar tiempo para leerte y como siempre extraordinario lo que mencionas. , tan directo y real que ni discutir . Saludos.

  • Responder agosto 26, 2016

    Moisés

    Nunca he comentado un post público antes. Pero Debes saber que soy de los pubertos, aun cuando tengo 21, que no se decidía entre en amor y el buffet de hombres fácil. Pero, ahora sé lo que quiero. Y no se si fue conciente o inconsciente, pero me ayudaste mucho.
    Muy agradecido caballero.

  • Responder febrero 11, 2017

    Luis Monsalve

    Lamentablemente, el mundo Gay se ha convertido en un deseo insaciable de conocer y coger personas … es como un circulo vicioso del que para algunos nos hubiera gustado no ser parte.

Leave a Reply

Deja un comentario