#LaSopaDeAlex es: heteroflexibles, cómo sobrevivir a sus encantos.

“Muchos dicen que los hombres son como los tazos: si los volteas te los quedas, ¿será?…”

 

Los hombres somos muy fantasiosos. Nuestra imaginación es tan fértil como una hermosa descarga de elixir masculino en plena primavera, por lo que nuestras fantasías van desde el antojito mexicano por excelencia, mejor conocido como los chacales, hasta el casi venerado y codiciado heteroflexible, pero ¿qué es un heteroflexible?

tumblr_lpzvsxg9vy1qbnt4vo1_500

Originalmente la palabra es un término de mayor uso entre la comunidad gay para referirse a esos individuos “mayormente heterosexuales” pero que muy de vez en cuando y dependiendo de las circunstancias, deciden que es bueno probar el placer carnal o amoroso con alguien de su mismo sexo. No obstante, no debe confundirse con la bisexualidad porque ambos son cosas muy distintas que involucran aspectos emocionales y psicológicos muy diferentes, y en el caso de la “heterocuriosidad”, las cosas suceden con muy poca frecuencia y nomás “por saber cómo se siente”, o en algunos casos…por los efectos del alcohol.

Son muchos – bueno, somos; yo igual lo llegué a fantasear – los que alguna vez en la vida sueñan con que uno de esos heteroflexibles les tire el calzón – literalmente – sin embargo, las probabilidades de encontrarse con uno, son tan reducidas – a excepción de cuando hay chelas de por medio –  como encontrarse un billete de quinientos tirado en la calle. Y es que reflexionando sobre el tema, llegué a cuestionarme si en verdad existe eso de ser curioso o en realidad es una forma de seguir muy pero muy adentro de Narnia, pues a pesar de que siempre he pensado que las personas no somos ciento por ciento heterosexuales u homosexuales, sí creo que estamos ciento por ciento  seguros de que en este momento de la vida, nuestra orientación nos hace sentir cómodos y felices. Además, todos sabemos que usualmente los homosexuales somos lo más seguros y reafirmados en nuestra orientación, así que lo demás, habla de que tal vez no se tiene muy claro que rol se quiere jugar, o en otras palabras, cruzar el faro congelado y acercarse a la salida del ropero.

Lo que es un hecho, es que definitivamente hay hombres (y mujeres también) que de vez en cuando gustan de probar cosas nuevas, y ya sea que estén sobrios o con algunas copitas de más, la curiosidad de todas formas los mata…de placer. Por eso hoy, mis guapos y fieles #Soperos, he decidido sazonar este caldo con una lista de supervivencia para que eso de dejarse conquistar por un heteroflexible, que, sinceramente no va a llegar muy lejos cualquiera de nosotros, no nos cause más tormento que a Soraya viendo a Nandito besarse con la “maldita lisiada”.

r5yrtytrLa curiosidad mató al heterosexual y le gustó:

A veces, entre broma y broma…la verdad es que son más homosexuales de lo que creen. Muchos chicos suelen escribirme al correo de la sopa contándome sus terribles tormentos amorosos con hombres que usualmente llevan una vida y relaciones heterosexuales muy sólidas – o eso parece -, pero que por azares del destino, les entra el cosquilleo de saber “lo que se siente”. En muchos casos, detecto que el problema es cuando quienes me escriben, se enamoran de alguien que en realidad sólo quiere probar una vez pero no el resto de su vida; básicamente sólo son usados para un ratito y se van. Sin embargo, con estos pequeños puntos que he cocinado para ustedes, ningún heteroflexible los volverá a dejar como fruta de mercado: mayugados.

1) Pies de plomo: antes que nada debes saber que a ese hombre heterosexual igual y le mueves el tapete, igual y está indefinido o igual sólo quiere experimentar, pero definitivamente no se va a enamorar de ti y mucho menos a darte la relación que esperas. Por eso lo mejor es darle por su lado y no ilusionarse en demasía porque quien hace eso, termina con un desilusión tamaño black dick.

2) Tiene novia y te tira el can: este es el factor más común por el que muchos me escriben. Su hombre curioso anda de coqueto con ustedes pero resulta que tiene novia y no de un ratito, sino de años. En este punto hay dos posibles causas: 1) en realidad quiere experimentar pero sabe que no podría enamorarse de un hombre y que finalmente la papaína es lo suyo, o 2) es un feliz habitante de Narnia que usa a su mujer como cortina de humo y de ahí no va a salir en un buen rato. De cualquier forma, háganse esta pregunta: ¿están dispuestos a darle su tiempo a alguien que no sabe lo que quiere o que sí lo sabe pero sólo quiere usarlos de experimento para irse y nunca más volver? Francamente siempre he sido de los que no gustan de perder el tiempo, y hacerlo con un narniano, no es opción. Así que sean ustedes quienes pongan las reglas del juego sin enrolarse sentimentalmente.

15 (1)

Esta pequeña y divertida sátira de mi amigo ilustrador DongSaeng (@gaysomecomic) ilustra muy bien la actividad “heteroflexible”.

3) Tú, él y alcohol en el lugar indicado: conozco a varios que no se han resistido a la tentación de, maléficamente, embriagar a ese guapo hetero que tanto les humedece la ropa interior, sin embargo, hacerlo es tener poca clase y hasta cierto punto, pasarse de listo porque literalmente, están abusando de alguien que no goza de la facultad plena en sus cinco sentidos, quedando indefenso ante sus lujuriosos y obscuros deseos. Recuerden que si un heterosexual va a tirarles el calazón, que sea siempre en sus cinco sentidos y porque quiere,  pero nunca obligados por ustedes y el alcohol, así ustedes no quedan mal y cada quien se puede hacer responsable de sus actos. Ahora, sí es él quien por mano propia se pone medio ebrio y comienza a ponerse cariñoso, sólo les digo que consideren que ese cariño y metidas de mano, son por los efectos del alcohol, así que no se lo tomen muy enserio; sólo disfrútenlo. Aquí la cosa cuenta siempre y cuando haga eso mismo estando sobrio, porque entonces es algo más real, pero si no, mejor den las gracias y alecen vuelo a otro lado porque los van a lastimar.

4) Rechazarlo, olvidarlo y avanzar: con frecuencia casi todos llegan a este punto. Se dan cuenta que su hombre curioso ni va a dejar a su novia actual, ni va darles la relación amorosa que tanto buscan, o simple y sencillamente, no va a salir de Narnia –  en caso que lo esté –  en mucho tiempo y hasta quiere formar una familia hermosa con 8 hijos, en una casa grande con perro y todo. La forma más útil de no involucrarse más y hacer la graciosa huída con clase, es poniendo las cartas sobre la mesa con el susodicho y decirle la verdad que ya hemos dicho: que él no va a dejar su vida heterosexual por ustedes y mucho menos para darles lo que buscan. Ya sea porque o no está listo para salir del armario y de verdad necesita aparentar o porque simplemente sólo le ayudaron con algo que en su momento les gustó pero que en realidad no es lo suyo. Mi sugerencia siempre será alejarse y poner un límite; si ya se lo dieron una vez  y cumplieron esa fantasía, no vale la pena seguir revolcándose en algo que no va a durar más de lo que dura un eyaculador precoz.

“Al igual que con los chacales, la culpa no es del heterosexual sino de quien lo hace su amante”

Después de estos cuatro simples y efectivos tips para no caer en las garras de un heterocurioso, que posiblemente no les va a dar lo que quieren, yo espero que dejen de sufrir como María Mercedes y aprendan que no vale la pena pasar un mal rato emocional por culpa de un heterosexual – y de ustedes mismos, no se hagan -, cuando hay un mundo de hombres que sí están dispuestos a darles…y también ese amor que tanto buscan. Muuuua.

2 Comments

  • Responder enero 14, 2015

    Daniel

    Buen articulo, a mi me paso aquello, estuve con un chico heterosexual por el alcohol 2 veces, para la tercera y última fue totalmente sobrio, la verdad si es un chico lindo y me llego a gustar pero como escribes, me sentí fruta machacada y decidi buscarme a alguien que realmente me quiera y no precisamente para un polvo.

  • Tu comentario es muy cierto, muchos varones, hablan, actúan como machos y entre cuatro paredes, no son lo que parecen, yo tuve una relación con un varón de barba y peludo como mono y en la intimidad era mujer, en todo caso lo poase genial por el tiempo que duro que no fue poco

Leave a Reply

Deja un comentario