#LaSopaDeAlex es: el arte de sanar un roto corazón.

“Tener un corazón roto es tal vez la más cruel de las batallas, pero saber cómo salir librado y repuesto de ella, es posiblemente, la mayor de las victorias”.

Es cierto, a nadie le gustan las despedidas y mucho menos decirle adiós a quien se supone, es la persona que se ama. Lo mismo pasa con esa funesta sensación de abandono: nadie realmente somos lo suficientemente fuertes como para soportarla o hacernos a la idea de que ocurrirá cuando las cosas ya no marchan bien. Crudo, pero así es.

ec0003ccd1a7ea008f430893a1e25d6f

La realidad es que nadie soporta la idea de un corazón roto. De hecho, es una experiencia de la que todos procuramos huir como si se tratase de la peste o alguna otra enfermedad mortal. Y no los culpo. Honestamente el desamor es una de las heridas más dolorosas y difíciles de sanar, un peligro del que solamente siendo muy valiente, se puede salir airoso y con ventaja. La mala noticia, es que para adquirir ese valor, hay que esforzarse demasiado, y “esfuerzo” es una palabra que cada vez más ausente en el vocabulario de muchos.

No hay alguien que no haya experimentado lo que es tener el corazón hecho pedazos y tampoco quien no haya probado esos amargos néctares que provoca la desilusión. Sin embargo, muy pocos son los que pueden volver a levantarse de sus cenizas y resurgir, y todavía más escasos son los que han sido suficientemente valientes como para aprender a perdonar y dejar ir viejas historias que ya no tienen nada nuevo para aportar, pues sólo estorban en la entrada para otros viajes que esperan ser descubiertos y recorridos.

Pero entonces, ¿cuál es el secreto? ¿Qué se supone que hace uno cuando tiene el corazón hecho trizas y el alma abatida? ¿Hay alguna fórmula para imitar a un fénix y resurgir como uno? La respuesta es sí, y se llama aceptar.

“¿Duele?, ¡claro que duele! Tener el corazón partido es una de las peores experiencias, pero afortunadamente uno es quien tiene la posibilidad de sanarse y seguir para volver a confiar o quedarse ahí, estancado en los charcos del dolor”.

29bff256c5ab678363f691fe6dae56e9

Muchas personas pasan su vida entera quejándose, negando y rechazando todo aquello que les ha causado algún tipo de incomodidad o pesar en su vida, en vez de enfrentarlo, superarlo y dejarlo pasar. Algo no muy diferente es lo que ha pasado con su vida amorosa, en donde neciamente, se aferran a seguir anclados a alguna experiencia dolorosa o a una persona que no hizo más que desacomodarles los cajones para después, marcharse y tener un pretexto que le permita regodearse en sus lamentos sinfín, como si en verdad disfrutaran ponerse el disfraz de víctimas. Pero la verdad absoluta de las cosas, es que al hacer eso, no logran más que negarse a sí mismos la posibilidad de encontrar a alguien que realmente los haga felices, alguien que les haga vivir otras experiencias y los lleve a nuevos lugares.

Quedarse estancado en un drama no es la solución y tampoco debería ser una opción. Finalmente el corazón ya lo tienes roto, y nadie tiene el poder para  dejarlo peor de lo que está, porque, ¿qué puede ser más terrible que andar por la vida con el alma en pedazos? Exacto, nada. Todo lo que tenías por perder, está perdido ahora y si ese nuevo amor del que tanto tienes  miedo de enamorarte, llegara a fallar, no tienes nada de que preocuparte porque en el peor de los casos, terminarás igual que cuando empezaste, con tu corazón igual de roto colgando entre tus dedos.

6e8d75be605bf6dad985c926ff6f0491.jpg

No obstante, ¿qué pasaría si en vez de enfocarte en todo lo que puedes perder, lograras ver todo lo que puedes ganar?, ¿cómo sería a pesar de tener el corazón roto, hacer el intento por sanarlo, por confiar de nuevo y dejar que la vida te de otra oportunidad, seguramente con alguien mucho mejor que quien se fue? Seguramente hacerlo no sería tan terrible como imaginas, porque usualmente nada es tan catastrófico en la vida real como lo imaginamos en nuestra mente.

Cuando te das la oportunidad de seguir y levantarte de las cenizas que dejó un mal amor, aprendes que siempre puede llagar alguien que te haga confiar, alguien que te haga ver que tal vez el acto más bonito de amor que el anterior hizo por ti, fue irse y dejarte en libertad para encontrar a alguien que te haga feliz, alguien que no te robe el corazón y que haga algo mucho mejor: hacerte sentir que lo tienes de vuelta, entero, pleno y sanado. Fin.

Sigamos cuchareando juntos en: 

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWTTER: @alejillotol

INSTAGRAM: @_alejillotoledo

 

 

 

1 Comment

  • Responder julio 23, 2015

    David

    Me dejaste muy sorprendido Alex. Te escribí un correo, no sé si lo hayas visto o no, en ese correo yo te pido un consejo y va relacionado con esto que acabas de publicar. Cada situación es diferente y si hay la oportunidad, me gustaría compartirla contigo. Por el momento, te repito me quedo muy sorprendido de como son las cosas, con lo que te escribí en el correo y lo que publicas el día de hoy. Felicidades y sigue adelante con esto.

Leave a Reply

Deja un comentario