La carrera por ser el más guapo.

“Me parece alarmante que seamos parte de una comunidad en donde el culto al cuerpo y la belleza, es crucial para valer ante los demás. Verdaderamente creo que el valor de las personas es un conjunto y la belleza física, es sólo una pequeña pieza. Simple”.

 

Yo siempre he pensado que un cuerpo bien trabajado y con todo en su lugar es muy bonito y conquista bastante. No obstante, estoy consciente que eso no da todo lo que se puede buscar en una persona. Y es que los hombres, sin importar preferencias sexuales, somos quienes más damos importancia – a veces en cantidades exageradamente ridículas – a nuestra apariencia física y no sólo eso, también la damos a la de lo demás.

retretrr

La verdadera belleza está en el interior…ok no, pero esa ayuda mucho también.

A menudo, los homosexuales somos quienes con más frecuencia llegamos a caer en esas andanzas sin darnos cuenta de que lo hacemos. Pero el problema no es caer en esos trotes, el problema es no darse cuenta que todo eso que se hace para siempre estar impecable, es para gustarle a los demás más que a nosotros mismos

Eso a la larga se va convirtiendo en un círculo que lejos de ser rutinario, se vuelve vicioso. Es cómo tener un protocolo que se sigue al pie de la letra: gym, coquetear, ligar, sexo, gym. Y se repite cada vez que queremos gustarle a alguien. Creemos falsamente muchas veces que al hacer más cosas para vernos mejor, vamos a gustarle a todo el mundo  y puede ser que se tenga suerte en el intento, pero no siempre es así. Entonces, cuando llegamos a la soledad de nuestra habitación y nos vemos al espejo, nos damos cuenta que no estamos conformes con nuestra apariencia – aunque se tenga un cuerpo de Adonis –   y siempre queremos más.

Gracias a eso, los gimnasios están abarrotados en su mayoría, por gente que aparentemente tiene su autoestima bien puesta en su lugar y que está conforme con su cuerpo, pero en realidad no es así, ya que muchas de esas personas, hombres específicamente homosexuales, lo hacen para gustarle a todos menos a ellos mismos. Sin embargo, el problema tampoco es ir al gimnasio o al spa y tratar de siempre verse bien para en una de esas, agradar a alguien. Se vuelve un problema cuando todo eso se hace para los demás  pues ocurre muchas veces, y como dije en un post anterior, que a pesar de tener un físico envidiable no somos del gusto de todos lo que vemos en la calle y es entonces cuando vienen los azotes mentales y los problemas de autoestima. Pensamos que fue una pérdida de tiempo o que no han sido suficientes todas esas horas en el gym y todos esos suplementos, si al final no hemos logrado atraer la atención de alguien en especial. Al creer eso, decidimos aumentar un poco de todo para ser aún mas atractivos y ver si ahora si funciona. De esa manera se vuelve al inicio del circulo vicioso: más horas en el gimnasio, más suplementos, más tratamientos, más ropa, más de todo.

gdyy

El físico ayuda bastante, pero que no se vuelva una obsesión. Finalmente unos pectos o biceps desarrollados no dan todo lo que uno busca para uan relación.

Al caer de nuevo en todo lo anterior, nos impedimos a nosotros mismos tener un momento de reflexión para preguntarnos ¿por qué hago todo eso? ¿Para qué o para quien lo hago? Como dije, no es malo hacerlo, pero se vuelve malo cuando se transforma en una obsesión que nunca se sacia y que jamás nos va a satisfacer; tratamos de llenar un barril sin fondo y hacemos esfuerzos sobrehumanos en vano.

 

“Sería interesante dejar de preguntar: “espejito, espejito ¿cuándo seré más bonito?” para entonces liberarnos un poco de la presión y culto que la misma comunidad impone al físico como medida para valorar y aceptar a los demás.”

Yo me di cuenta de esto al vivirlo con gente cercana a mí, pero no lo había concientizado sino hasta que yo mismo me vi envuelto en ese andar rutinario y vicioso que me hacía querer más y más y que nunca me dejaba satisfecho.

Fue entonces que descubrí que sí es bueno cuidarse y tener un cuerpo bien trabajado por salud, pero que de nada sirve si no va  acompañado por grandes dosis de autoconfianza, seguridad y autoestima. Eso es lo que realmente hace que alguien sea atractivo a los ojos de los demás.

Como homosexuales, debemos de darnos la oportunidad de quitarle tanta atención a la apariencia física propia y ajena, para tratar de encontrar un punto medio y la combinación perfecta entre el físico y la personalidad. Al hacer eso, va a brotar la mejor versión de uno mismo y nos volveremos menos exigentes, porque todo empieza por la auto aceptación y la forma en la que amamos lo que somos y cómo lo somos; entonces ocurre la magia: de repente nos volvemos más atractivos a los ojos de los demás, incluso nos ganamos las miradas de aquel que creíamos, no sabía que existíamos.

Como ven mis queridos guapos #Soperosun cuerpo bonito es sabroso y atrae, pero que tenga confianza, seguridad y autoestima…enamora. Fin.

 

4 Comments

  • Responder enero 15, 2015

    Benny Montalvo

    Hey Sr, de la sopas! 😉 me agrada bastante tu manera de escribir y expresarte, la mayoría de tus” sopas” me llegan y comparto tu forma de pensar! jajaja esta sopa en especial me llego, comparto mucho tu idea de que somos mas que cuerpo, que un día la belleza exterior se va a ir y si supiste elegir bien tendrás una gran persona a tu lado si no quizá mueras del aburrimiento y con un cuerpo todo arrugado jajaja ase tiempo creía estar enamorado, después me di cuenta que solo amaba su cuerpo y su buen lindos ojos pero no lo veía en mi vida, no era el tipo de persona interesante con la que quiero compartir tanto, así que dije adiós, me dolió y me esta costando mucho pero prefiero calidad en persona que cuerpo, bueno solo quería que supieras que me encantan tus relatos, se ve que eres una gran persona 🙂 Calidad señores 🙂 jaja que estés muy bien. Felicidades

  • Querido colega, te mando un caluroso saludo desde Colombia. Quiero felicitarte por el artículo, ya que en él, se ve plasmado tu visión respecto a nuestra comunidad, además en tus palabras se puede evidenciar la manera como los homosexuales estamos siendo manipulados por el consumismo capitalista; dejando de lado: nuestra felicidad, seguridad e inteligencia; factores indispensables para vivir en una sociedad, donde prime el yo, sin importar lo que los demás piensen.
    Feliz domingo

Leave a Reply

Deja un comentario