Hola, extraño.

“Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”.

 

Hubo una época en la que varias personas se acercaron a mí para contarme su visión del verdadero amor que buscaban, y fue hasta entonces, con esas historias, cuando empecé a definir de alguna forma lo que realmente quería en una relación. Así que posiblemente, esta carta es el resultado de muchas visiones y deseos ajenos, pero que de igual forma, plasma un poco de mi propia percepción sobre el amor que alguna vez nos gustaría llegar a vivir. Porque al final del día, todos somos ese extraño con el que alguien más, está esperando encontrarse. 

Hola extraño,

Tú no me conoces y yo tampoco, pero a diferencia tuya yo sí sé que existes en algún lugar del mundo aguardando por mí – o eso quiero creer  –  tal y como yo lo hago ahora por ti. Antes de continuar, me gustaría contarte algunas cosas sobre mí para que al menos yo deje de ser un completo extraño  para ti.

Has de saber que durante algún tiempo conocí a toda clase de personas,  con quienes traté de comerme al mundo cuando estábamos juntos. Los piropos y halagos de algunos hacia mí nunca faltaron.

fda83a19c438617fe53b821e2e619147Las cenas “románticas” o las palabras dulces tampoco, pero al final siempre eran sólo eso, palabras dulces que se desvanecían en el aire al despegarse de los labios de la persona en cuestión, con quien generalmente jamás llegaba más lejos.

Incluso, hubo ocasiones en las que mi amor no fue correspondido y eso me desilusionó un poco. Debido a esas malas experiencias, dejé de creer tan ciegamente en el príncipe “azul”. Tal vez ahora crea en uno naranja o verde, pero no en el “azul”.

Sin embargo, esos tiempos han pasado. Ahora me encuentro soltero y aunque tú no lo seas por el momento, lo serás, y eso nos dará la remota posibilidad de involucrarnos, tal vez algún día, en la vida del otro. Pero mientras tanto, creo que no nos queda más remedio que esperar a que la vida nos cruce para al fin encontrarnos.

large (3)¿Sabes? Es curioso que hayan pasado sólo unas cuantas líneas desde que empecé a escribirte y ya te tenga confianza, al menos la suficiente como para atreverme a suponer cómo es que vamos a reconocernos el uno al otro cuando la vida nos cruce.

Intuyo que tú también te harías la misma pregunta, a la cual podría simplemente responder que lo haremos porque podríamos curzar una sonrisa en algún bar o chocar camino al trabajo tomando el transporte público. La verdad no lo sé. 

No puedo asegurar que te reconoceré y me reconocerás, porque para entonces, muchas de las cosas que ambos tenemos preconcebidas sobre el otro, habrán dejado de tener importancia para. Seremos menos tercos, menos tontos y más maduros. La vida nos habrá dado la oportunidad de entender que hay ciertas cosas superficiales, que aunque llaman la atención bastante, no dan el verdadero amor.

 “Existe una cita aún sin fecha ni hora para encontrarnos. Yo estaré ahí puntual, no sé si tú.”

large (4)Te había mencionado que he dejado de creer un poco en el amor, o mejor dicho, en las personas. Y es que yo pienso que es la gente quien se realiza a través del amor, de tal manera que no puedes dejar de creer en el amor; él ahí está siempre presente, solo hay que saber darle entrada.

Es por eso que hoy, el estar aquí sentado con un café, la pluma y el papel, me ha hecho creer de nuevo, aunque sea un poco, o tal vez bastante, pues es muy osado de mi parte escribirte a ti, que eres un completo extraño, pero no tengo miedo. 

Por un momento me olvidé de nuestra pregunta anterior, y digo nuestra porque sin querer ya nos he involucrado a los dos. Podemos tomar esta carta como nuestra primera cita a ciegas. Es más, esta carta es nuestra primera cita. No nos conocemos pero ya estás formando parte de mí aunque no lo sepas. Y eso me emociona.

674b548790a5eceab1ab309d96c1df43Confío en saber que eres las persona correcta cuando vea el brillo de tus ojos que sólo yo voy a provocar cuando me veas. Lo sabré porque a tu lado brotará lo mejor de mi ser, de tal manera que contigo me convertiré en un mejor ser humano. 

El sexo para ti no será una simple rutina diaria que hay que cumplir para no perder la costumbre. Será un profundo ritual en donde con cada caricia, cada beso y cada roce de nuestra piel desnuda, nos entregaremos todo eso que a veces con palabras u otro tipo de afectos, es difícil demostrar.

Sabré que eres con quien debo estar porque en los buenos y sobre todo en los malos momentos, estarás ahí para mí. Para ser mi soporte y la casa que me dará refugio y la fuerza para levantarme y seguir. Me gusta pensarlo así, y tal vez peco de cursi, pero al ver mis ojos, verás lo más bonito que habrá en mí ser: Tú. Porque cada “te amo” será igual a decir que eres y soy  una de las experiencias más maravillosas de tu vida.

6e8d75be605bf6dad985c926ff6f0491.jpgComo ves, no hay nada de qué preocuparse. Te reconoceré sin problemas y tú también lo harás sin importar cómo, cuándo y dónde, porque no habrá más obstáculos  excusas o pretextos,  ya que lo verdaderamente importante, es que cuando eso pase, yo sabré que tú eres aquel extraño al que con tanta confianza, decidí empezar a darle mi cariño aún sin conocer.

Y entonces, sólo entonces, dejaré de llamarte extraño para saber que mi compañía tendrá tu nombre y apellido durante todo el tiempo que me quieras regalar.  

Con amor, tu extraño.

Fin. 

SÍGUEME

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejillotol 

YOUTUBE: Alex Toledo

 

1 Comment

  • Responder abril 18, 2017

    Abinadi Pinedo

    ¡Me gustó mucho! Hace unos días justo estaba pensando en esto y decidí que voy a empezar a visitar lugares en los que nunca he estado antes para quizás encontrarme con ese chico. No sé cuánto tiempo pasará antes que lo conozco, pero lo importante es que estoy seguro de que llegará.

Leave a Reply

Deja un comentario