Eres

“Encontrarte con alguien es una cosa. Que alguien te encuentre es otra. Pero que te encuentre la misma persona que andabas buscado, lo es todo” 

 

Hoy es un día diferente. No es como cualquier otro día donde nada nuevo rompe la rutina y pasa sin más. Este día es distinto porque después de mucho tiempo, he regresado a un lugar donde ya había estado antes.

Es un lugar al que he venido en el pasado acompañado de otros nombres, otras caras y otros besos, que al final y por alguna razón, terminaron yéndose porque así tenía que ser. Y estuvo bien 

Sin embargo, estar aquí parado de nueva cuenta se siente diferente y creo que es porque estoy contigo y nadie más. Es prácticamente como si fuera la primera vez, y bueno, ciertamente es mi primera vez contigo. 

Luego de mucho tiempo entrando y saliendo de este lugar, me di cuenta que había vivido y pasado por muchas cosas y situaciones. Era como repetir de forma constante e indefinida, un gastado guión en donde únicamente se cambiaban los nombres cada cierto tiempo, pero no el argumento. 

Entonces me salí una vez más pero esta vez para siempre y me rehusé a volver sin un motivo real que me hiciera querer quedarme. Me negué a regresar por costumbre o necesidad para repetir ese viejo libreto que ya sabia cómo iba a terminar, así que decidí esperar afuera hasta que tuviera las ganas suficientes y no la urgencia por regresar. 

Durante ese tiempo, me senté a hablar conmigo mismo y reorganicé mis prioridades. Limpié las repisas y me deshice de cosas que ya no necesitaba. Acomodé los cajones y también me reacomodé la dignidad. Juré con todas mis fuerzas no volver a caer en ciertas cosas y peor aún, no volver a hacer otras. Me escribí muchas nuevas reglas que como fortaleza, se levantaron a mi alrededor para protegerme en mi torre de marfil y hacerme impermeable al dolor. 

Entonces llegaste tú y arruinaste mi “perfecto” plan en el mejor momento. Llegaste tan de repente, sin planearlo y moviéndolo todo. Llegaste para hacerme replantear, otra vez, todas esas cosas y reglas que me mantenían a “salvo” de sentir.

“Ven, seamos esos que el mundo señale como los locos que lograron ser felices al menos por 5 minutos seguidos cada día, por el resto de los días que estuvieron juntos”

Y pasó. Me tomaste de la mano y me hiciste salir de mi torre, llevándome de regreso a ese lugar en donde otra vez me encuentro. Un lugar tan conocido para mí y para ti, pero desconocido estando juntos por primera vez. 

Y ahí, justo en esa primera vez contigo dentro un destino que con el tiempo se volvió un viejo conocido, me di cuenta que eres la excepción a toda regla y norma que yo haya podido inventarme en el pasado para protegerme de lo mucho que duele salir lastimado después de haber entregado mucho. 

Eres la excepción a todo eso que juré nunca volver a hacer y sentir, pero que ahora me gusta y quiero hacer de nuevo porque esta vez es contigo y nadie más.

Eres las ganas de querer intentar de nuevo el mismo acto pero ahora con un guión diferente, el que tú y yo escribamos juntos y que sea solo para nosotros. 

Eres ese que en medio de mi caos personal, llegó como un terremoto y creó más caos del que ya tenía. Un caos curativo que tiró mis barreras y protecciones. Rompiste poco a poco mis máscaras e hiciste colapsar mis “no” para que pudiera reconstruir todos mis “sí”. 

Eres ese que llegó a derribar todo lo que había creado a mí alrededor para reordenarlo y construirlo diferente esta vez. Con más experiencia y menos miedo, con más fuerza y menos prisa. 

Y creo que sí, creo que eres ese que me hace perder un poco el equilibrio y me roba uno que otro suspiro cuando te veo. Eres el que me hace cuestionarme porqué tenía tanto miedo de volver a este lugar en donde mi estancia puede ser mucho más agradable esta vez solo por tratarse de ti y de este nuevo “nosotros” que estamos creando. 

Al final, eres ese que en medio de mi caos y el caos del mundo, llegó con fuerza para demostrarme que a pesar de eso, aún existe quien te toma de la mano y te invita a ser feliz al menos 5 minutos seguidos cada día, por el resto de los días que sean. 

Fin.

SÍGUEME: 

FACEBOOK: Alex Toledo

TWITTER: alejillotol

INSTAGRAM: alejillotol 

MOOVZ: Alex Toledo

1 Comment

  • Responder octubre 3, 2017

    Ulises

    Oye que hermosas palabras, eres mi inspiración.

    Sabes.siempre que me siento mal o me pasa algo voy y veo los artículos en tu blog, tienes razón en todo lo que escribes y siempre encuentras un consejo que darme.

    Gracias amigo, muchas bendiciones.

Leave a Reply

Deja un comentario