Enamórate hasta que te salga bien.

“A estas alturas de la vida ya no estamos en condiciones para poner pretextos ante lo único que puede salvarnos: el amor”.

 

Ya lo entendí. Al final de eso se trata, de intentarlo una y otra vez hasta que en una de esas, demos en el blanco y dejemos de ser parte de las estadísticas; esas en donde la gran mayoría abdican por “culpa” de un corazón roto.

Después de mucho tiempo – y muchos tropiezos también – logré comprender que las personas no dejan de enamorarse a causa de tener el corazón roto, porque al final, el corazón se reconstituye, se repone y se hace más fuerte.

En realidad la gente deja de enamorarse por pereza y egoísmo, pues no es el amor el que se acaba, son las ganas y la paciencia. Y es que con frecuencia, es  comprensible el querer evitar pasar por las mismas situaciones dolorosas que ya se han vivido antes. Nadie quiere desgastarse de nuevo en vano por alguien que al final no resultó valer tanto la pena. ¿Pero por tener el corazón roto? No señores, esa excusa es para tontos y cobardes.

En el proceso, he aprendido que esto de la sanación interior puede darse individual, sin ayuda de nadie o con la llegada de alguien que te hace volver a creer y confiar. Porque, en efecto, siempre existe esa persona que con sólo abrazarte te ayuda a reacomodar todo y reparar lo que estaba roto en ti. Te brinda de nuevo la oportunidad de hacer justamente eso que te habías negado a vivir de nuevo: enamorarte.

Y pensándolo bien no está tan mal. La vida se trata de eso, es una prueba de ensayo y error constante; un experimento que erramos muchas veces pero que acertamos muchas otras. Y sin embargo, son esos errores los que nos permiten encontrar los aciertos más importantes, que nunca descubriremos si dejamos de intentar, si no le perdemos el miedo a fallar otra vez.

“Hazlo, enamórate de nuevo y equivócate. Hazlo sin miedo. Posiblemente te pase lo de siempre o posiblemente sea diferente. Si te pasa lo de siempre, sécate las lágrimas, levántate y vuelve a empezar. Te juro que no pasa nada.”

Por eso creo que debemos seguirnos enamorando con todo y sus consecuencias, hasta que en una de esas obtengamos el resultado que esperamos. Y no me refiero a hacerlo por impulso, ciegamente o por deporte; también hay que aprender a ser sabios a la hora de hacerlo, y hacerlo cuando de verdad lo sintamos, sin reprimirlo. Somos los eternos viajeros en esto del amor y a final, cada uno tenemos una estación donde alguien nos espera para viajar a nuestro lado, pero debemos seguir buscando esa estación.

Por eso pierde el miedo a enamorarte. Enamórate y equivócate las veces que sea necesario, porque te repondrás y te levantarás de nuevo las veces que hagan falta.Besa los labios erróneos y entrégate a los brazos equivocados. Quédate ahí y disfruta mientras puedas.

Disfruta del calor que puedan brindarte mientras puedan y quieran hacerlo. No te niegues ni te cierres a intentarlo de nuevo sólo por los tropiezos cometidos y por favor, no pongas como excusa tu “roto corazón” porque de cualquier forma, te vas a enamorar de nuevo en otra ocasión como si fuera la primera vez.

De igual manera, entrégate de nuevo a alguien, aunque con el tiempo te des cuenta que no era la persona indicada, pero entrégate sin miedo porque eso no lo sabrás sino hasta después. Dale tus abrazos y tu compañía a todas las personas que sea necesario antes de que encuentres a la persona ideal, esa que también te estaba buscando en los brazos equivocados. 

Mírate en los ojos que al final no eran para ti y cuando te des cuenta de eso, no te atormentes ni te recrimines nada. Como todos, estás aprendiendo y en esto del amor, nunca dejamos de hacerlo.

Por lo pronto, enamórate una y otra vez, como si fuera una disciplina en la que tienes que ser el mejor. Como si se tratara de tocar una pieza musical hasta que te salga. Enamórate hoy, enamórate ahora, mañana y siempre. Enamórate hasta que un día, dejes de enamorarte de gente diferente, para que entonces, te enamores de una sola persona cada mañana al despertar.

Después de todo, bien dicen que nunca nos enamoramos de la misma forma dos veces y puede ser que sea en la siguiente ocasión, donde por fin encuentres a alguien que te hará entender por qué no tenía que funcionar con nadie más; alguien que se quede contigo sin que se lo tengas que pedir, porque quiere y porque puede. 

Fin.

SÍGUEME: 

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: alejillotol

INSTAGRAM: alejillotol 

MOOVZ: Alex Toledo

10 Comments

  • Responder enero 24, 2017

    Irving Valara

    No encuentro mejor forma de decirlo Alex gracias tu Blog siempre me deja pensando y ahora que me estoy atreviendo a hacer cada cosa que este en mis manos gracias Toledo! !

  • Responder enero 24, 2017

    Alejandro

    Sin duda alguna creo tienes toda la razón, tenemos que equivocarnos y aprender de nuestros errores para en un futuro ya no cometerlos. Somos tan masoquistas pero a la vez tan cobardes, es decir a veces nos estancamos en una relación que sabes que ya no puede dar para más, que tal vez te lastima y te hace daño pero ahí seguimos. Pero somos demaciado cobardes para salir de ahí por el miedo que nos lastime alguien más, por la pereza de conquistar o de intentarlo una vez más.

  • Responder enero 24, 2017

    jose agudelo

    Woww..excelente..me quedé sin palabras… simplemente : Gracias por compartir tanta belleza.!!

  • Responder enero 24, 2017

    francisco areiza a

    Super me encanto esa es la vida intentarlo una y otra vez. La felicidad no esta hecha para algunos únicamente todos tenemos el derecho a ser felices, y en la medida en q nos demos la oportunidad lo vamos alegrar. Ánimo siempre a volver a empezar.

  • Responder enero 24, 2017

    Geovanni Romano Dominguez

    Eres el mejor Alex

  • Responder enero 24, 2017

    Andrés Gutiérrez Osorio

    Cada que leo algo tuyo me encanta más. Me siento muy identificado en este caso. Gracias por compartir tus pensamientos.

  • Responder enero 24, 2017

    Alexx Morelos

    No quiero sonar amargado o víctima, pero el dolor que esto causa, al menos para mi, se ha vuelto insoportable. Creo que, a pesar de las ganas que podría sentir, es mejor estar solo, aprender a vivir así y disfrutarlo. Y espero que esto solamente aplique para mi.

    • Responder enero 24, 2017

      Rocio

      Totalmente de acuerdo, Alexx Morelos. Se sufre demasiado, no merece la pena.

  • Responder enero 24, 2017

    Pepe Bujanda

    Agradezco las letras que plasmas, hacen que me sienta identificado. 😉 sigue inspirando y construyendo contenido, haciendo que reflexionemos.

  • Responder septiembre 19, 2017

    Marco Mendoza

    Gracias, mil gracias

Leave a Reply

Deja un comentario