El malo del cuento

“Todos hemos sido ese trago amargo para alguien que seguramente, sí nos quería de verdad”.

 

Bienvenido al otro lado de la moneda. Ese que nunca habías visitado y en el que no habías estado con anterioridad. Pero bueno, siempre hay una primera vez para todo, incluso para vivir una historia donde te tocó jugar un papel diferente: el papel de quién rompe el corazón de otro.

fda1df580f75417a74fa26e0625ce13fDe verdad lamento que estés en esta situación porque sé que sabes lo que se siente y cómo debe sentirse el otro en este momento. Tú mismo has estado en su lugar varias veces gracias a algunas personas que no supieron cómo cuidar lo que les diste.

Pero la cosas cambian y tal vez ya era hora de que experimentarás lo que se siente estar parado justo aquí. Algo que aprender o una experiencia que vivir, no lo sé, de todas formas ya estás aquí.

Si de algo te sirve, nadie estamos exentos de estar en un lado o en otros. A veces somos el “bueno” y otras, el “malo”. Yo mismo estuve parado en ese mismo lugar hace algún tiempo, por eso sé lo que se siente. Un día estás en el lugar de siempre, con el corazón enredado y las emociones arrugadas, jurándote jamás convertirte en ese monstruo que te lastimó y evitar dañar a otros. Incluso sentiste miedo de lastimar a otro porque sabes lo que se siente. Sin embargo, y cuando menos te lo esperas, te ves haciendo eso que siempre juraste no hacer y realmente crees ser un monstruo.

e6d586c01ecb831ff6f99ddc878561bdEntonces, miles de preguntas y reproches vienen a tu cabeza, como bombas que destruyen todo a su paso y te preguntas ¿por qué sí él era todo lo bueno que querías y te dio todo eso maravilloso que nadie más te obsequió en el pasado, no lograste corresponderle igual y entregarte a manos llenas con él?

Esa pregunta te devasta y termina por hacerte sentir que hiciste algo terrible con alguien que no lo merecía, porque en efecto, sabes que esa persona era del tipo a quien no lastimas, porque es buena. Era la persona de quien supuestamente debías enamorarte y a quien debías entregarte sin miedo, porque a diferencia de los otros, te demostró que esta vez sí era seguro confiar.

Te cuidó y te procuró como nadie y aún así, lo hiciste. Lo heriste sin que fuera tu intención y sin poder encontrar “eso” que te motivara y despertara en ti las mismas ganas de estar que el otro. Sé que lo intentaste, te esforzaste, pero no pudiste seguir engañándote ni engañándole. No era justo para ambos.

31ea0ac279c214e171009494cca0679dNo obstante, me gustaría pedirte que no seas tan severo y duro contigo, porque no creo que seas culpable y mucho menos un monstruo. Sólo estás aprendiendo y aunque eso no justifica tu parte de responsabilidad en esto, al final era una experiencia que tenías que vivir para aprender algo.

Después de todo, los dos sabían en lo que se estaban metiendo. Tú sabías que después de tu última relación, tal vez no estabas listo para algo así y él también sabía que estaba frente a alguien que no se veía del todo convencido y que aún así, quería evitar cerrase a las posibilidades e intentarlo. Pensaste que con el tiempo podías aprender a quererle y te diste cuenta que no fue así.

“Llega un punto en donde, después de algunas experiencias, la idea de romperle el corazón a alguien te aterra porque sabes exactamente cómo se siente”. 

478f4076dccfabaef3ecc7ea87f60f94Con todo eso en contra, decidieron continuar y ambos se fueron enredando. Sabes que pudiste pararlo a tiempo y no quisiste. Ese tal vez fue tu error, porque no sabías cómo y también porque no querías lastimarlo sabiendo todo lo que hacía por ti. Entraste en una zona cómoda, más que de amor genuino y lo primero fue más fuerte.

Pero las cosas pasan y las heridas sanan. Hoy estás aquí, sintiendo que lo hiciste mal con alguien que tal vez sí era para ti pero tú no para él. Piensa que aunque te tardaste, fue lo mejor y lo más justo para ambos. Tú mereces a alguien que te motive y te despierte esa llama para darle a manos llenas y él merece a alguien que le corresponda en la misma medida. Alguien que se quede a su lado por amor y no comodidad.

Hacer lo que hiciste fue valiente, porque tuviste las agallas para no seguir lastimando a alguien que no lo merece y no seguir engañándote a ti mismo con algo que sabías, no iba a llegar lejos.

tumblr_ohvldcbykj1v9j7r2o1_540Ahora puede que te sientas menos monstruo y menos culpable, pues aunque hoy te toco ser el “malo” del cuento, aprendiste valiosas lecciones dentro de una historia que si lo piensas bien, no fue del todo mala ni terrible, porque te permitió darte cuenta de lo que ya no tienes que hacer.

Ya aprendiste que decir “sí” cuando en realidad es “no”, jamás lleva a nada bueno y sobre todo, que en el mundo aún hay personas buenas, personas que pueden quererte como no imaginaste.

Ahora que lo sabes, perdónate, espera lo mejor y sigue avanzando, porque estoy seguro que un día con otro, la vida te pondrá frente a alguien que al igual que quien estás dejando atrás, también te va a querer bonito.

amor-gay.jpgLa diferencia es que será alguien a quien no debas aprender a querer porque le querrás de forma natural, sin forzarte. Alguien que probablemente también sepa lo que es ser el “malo” y haya roto sin querer el corazón de alguien en su pasado, pero tenga “eso” necesario para que tú y sólo tú, encuentres los motivos suficientes y las ganas de querer derretirte en sus brazos.

Al final de cuentas, no eres malo ni un monstruo; nadie lo somos. Eres como todos, un ser con tremendas ganas de amar y ser amado. Un ser que definitivamente, vale la pena conocer y querer.

Fin.

SÍGUEME: 

FACEBOOK: Alex Toledo

TWITTER: alejillotol

INSTAGRAM: alejillotol 

MOOVZ: Alex Toledo

Be first to comment

Deja un comentario