Un día te vas a enamorar

“Va a llegar ese día en donde el mismo amor en el que no crees, te demostrará lo equivocado que estabas al negarlo y nada podrás hacer para evitarlo” 

Yo sé que no lo crees. Vamos, ni siquiera crees en el amor. Y ambos sabemos que es por ese desafortunado historial de tropiezos que tuviste en el pasado. Antes de eso sí creías y lo hacías con fuerza. Te entusiasmaba la idea de encontrar a alguien que te encendiera el corazón y te robara los suspiros. No lo niegues. Sabes que sí. 

Pero después pasó la vida y con ella algunas experiencias que te dejaron marcado, adolorido…y herido. Aun así, te levantaste y lo volviste a intentar aunque de nuevo ocurrió. Pero de igual forma no te importó y lo volviste a intentar un sinnúmero de veces hasta que te cansaste y decidiste entonces mandar todo eso del amor a la mierda. Y ahí lo dejaste. Ahí sigue hasta quién sabe cuando. 

Ahora ha pasado el tiempo y probablemente ya hayas sanado las heridas que el pasado te dejó. O tal vez sigas sanando otras, pero definitivamente ya no duele como antes.

Puede que incluso en esta etapa de tu vida, estés cómodo y feliz así: solo, contigo y nada más. Has aprendido a vivir así durante algún tiempo y te ha resultado, por lo que la idea del amor y encontrar a alguien no es nada atractiva y no te causa conflicto. Lo sé, lo sabes…lo sabemos. 

Y no es que quiera yo perturbar esa comodidad que ha creado la soledad y la resignación a no encontrar el amor ni volverlo a experimentar otra vez. No. Sin embargo, es mi deber decirte que quieras o no, un día te vas a volver a enamorar.

Sí, así de fácil como lo lees. No me preguntes cuándo ni con quién porque no lo sé, pero sí te puedo asegurar que volverá a pasar y no tendrá comparación con nada que hayas vivido antes. Créeme. 

Sé que has leído infinidad de textos “motivacionales” sobre el mismo tema y estás cansado de lo mismo porque parece no llegar. Aunque por otro lado, no me vas a negar que de vez en cuando, sigues revisando tu horóscopo para saber si esta vez te irá bien en el amor. ¿Y sabes por qué? Porque en el fondo una parte de ti, esa que no logró contaminarse con la negación y la resignación, tiene todavía la certeza y todas las ganas de que vuelva a ocurrir. 

Cuando pase vas a entender tantas cosas y ese mismo amor en el que has decidido dejar de creer, te hará tragarte tus palabras y te mostrará lo equivocado que estabas al negarlo por culpa de unas cuantas malas experiencias que en realidad, no valían tanto la pena. Entonces verás que el amor es otra cosa, algo muy diferente a lo que tú pensabas. Y comenzarás a creer otra vez. 

“Nadie cree en el amor hasta que se ve reflejado en la mirada correcta”.

Lo harás gracias a alguien que no tendrá comparación con nadie que hayas conocido antes. Alguien que te haga ver que el amor no apesta tanto como creías y que de hecho no tenias ni una razón de peso para temerle tanto.

Va a ser alguien que cuando menos te des cuenta, se habrá sabido ganar tu confianza y todo eso que juraste no volver a darle a nadie para que ahora sí lo cuiden de verdad. 

Sé que querrás volver a escuchar todas esas canciones de amor que detestabas. Volverás a vestir colores pastel y sentirás el imperioso deseo de hacer un espacio en tu rutina diaria para integrar a esa persona que se las ingeniará para revolucionar tu mundo en su mundo.

Por primera vez no sentirás que te roban el corazón, sentirás que lo tienes de vuelta. Que no te mueven el piso, sino que le dan estabilidad. Cuando vivas eso sabrás que el amor te llegó. 

Así que ahora sabes que un día te vas a enamorar de nuevo y te va a gustar tanto que mirarás con desdén a todo aquel que se atreva a decir que el amor no existe. Te va a gustar más que nunca porque te enamorarás de una forma más madura, más consciente y menos terca.

Aprenderás a dar tu amor con sabiduría a esa persona que también sabrá darte su amor de forma sabia para cambiar los “para siempre” que duran poco, por un “poco a poco” que dure siempre, donde no hay miedo ni incertidumbre. Solo amor. 

Y estoy tan seguro de que así será porque yo mismo era como tú, uno de esos renegados solteros que decidió empoderarse en su soledad para mitigar el deseo de querer encontrar a alguien que fuera el indicado.

Me negué y me resigné incontables veces a un estado en donde solo cabía yo porque la decepción me había hecho creer que nadie era para mí. Hasta que un día la vida me demostró lo errado que estaba, tal y como lo hará contigo. 

No obstante, tienes derecho a no creer nada de lo que te he dicho. Es más, yo mismo te pido que no me creas nada y mejor vívelo. Puedes continuar así como hasta ahora y está bien, tal vez no es el momento aún.

Pero una cosa sí te digo, cuando llegue, no lo hará por la puerta. Lo hará tirando ventanas, muros, barreras y repisas. Te va a sacudir y te hará querer más. 

Será un caos que de momento te va a causar mucho desconcierto también y no sabrás qué hacer. Pero tranquilo, aunque no lo creas, la vida se va a encargar de hacerte ver que no es el fin del mundo, es el inicio de uno nuevo.

Uno en donde podrás creer y confiar otra vez como si nunca antes te hubieran decepcionado. Como si fuera la primera vez… como debe ser. Te prometo que sí. 

Fin.

SÍGUEME:

TWITTER: @alejilloTol

FACEBOOK: Alex Toledo 

INSTAGRAM: alejilloTol

MOOVZ: Alex Toledo

Be first to comment

Deja un comentario