Déjame dejarte.

“Cuesta trabajo, pero el amor también incluye saber alejarse a tiempo de todo aquello que te causa mas tristezas que risas. No es egoísmo, es amor propio”.

 

Sí, es cierto. Reconozco que nadie como tú me supo llevar tan alto y al mismo tiempo, hacerme caer tan profundo. Que nadie como tú supo desarmarme y tocar mis fibras más sensibles. Acepto que has sido el mejor para desnudarme más allá de la piel y hacerme mostrar mis debilidades y esos abismos sutiles que la luz del sol no toca, y a los que nadie tuvo acceso antes.

Al final tuve que aceptar que de alguna forma, te convertiste en eso, en mi debilidad pero porque yo lo permití. No sé en qué momento dejé que pasara, pero pasó.

Te cedí mi poder y en mi terco afán por no querer perderte, terminé perdiéndome yo. Me volví un caos que moldeabas a tu antojo sin saber como detenerte.

Y hoy, después de muchas noches negociando con esos demonios internos que a veces me entendían más, logré venir hasta ti para decirte que vengo a dejarte.

Que te dejo tu relación; esta relación que desde el inicio fue tuya pero nunca mía, ni un momento. Te dejo los besos, los abrazos y las cartas, las canciones y los momentos. Quédatelos, ya no los quiero.

Inicialmente tenía mucho miedo de tomar esta decisión porque esto de poner puntos finales no a cualquiera se le da bien; es cosa de valientes que aún con toda la incertidumbre del mundo y todas las dudas en la cabeza, deciden dar ese paso por su bien. Y yo mentiría si te dijera que esto de pedirte que me dejes dejarte, no me causa cierta satisfacción… es casi como un placer.

Por eso hoy vengo a despedirme, a decirte que no me ruegues y que no trates de convencerme porque ya no va a funcionar. Si en el pasado te creí y quise seguir al grado de desaparecer por ti, ya aprendí. Así que déjame dejarte aquí, con esto que ya no tiene forma y tampoco nombre; esto que ya no sabe y ya no siente.

“¿Duele? Claro que duele, pero dolería más quedarse en un lugar donde sonríes menos y lloras cada vez más”

Aunque tal vez actué demasiado tarde, vengo a suplicarte que no intentes conquistarme y a rogarte que tampoco me busques si es que de repente mi nombre cruza por tu mente. Esta vez es definitivo y en vista de que no fuiste capaz de dejarme, soy yo quien lo hace.

Por eso he soltado mis amarras y he izado mis velas dispuesto a irme lejos, posiblemente a otras aguas y otros vientos que me lleven a escribir nuevas historias… en nuevos brazos.

No sé por qué tardamos tanto tiempo hacer esto a pesar de saber que nuestro castillo se caía a pedazos. Incluso me he cuestionado por qué no lo hice antes sabiendo que cada vez que tomabas mi mano, me hundías un poco más.

Todavía sigo sin saberlo y tampoco me interesa averiguarlo ya, porque hoy por fin lo estoy haciendo. Te estoy ahorrando el trabajo de dar un paso que tampoco quisiste dar, y esta bien, alguien tenía que hacerlo y me alegra haber sido yo.

Así que déjame dejarte y avanzar. Es más, avanza tu también pero lejos de mí. Quiero que lo hagas por tu bien, porque también lo mereces y después de todo lo que hemos pasado, lo merecemos. Seamos por favor de nuevo un par de extraños con recuerdos en común, recuerdos que con el tiempo también quiero olvidar.

Yo por mi parte, te prometo ir poco a poco tirando nuestras fotos y comenzar a quitar tu nombre de mi almohada, de mi piel y de donde esté. Puedes estar seguro que no voy a buscarte ni siquiera cuando escuche tu voz, tampoco voy a pronunciar tu nombre que ya he comenzado a borrar de mi vocabulario y que posiblemente mis labios no van a extrañar.

Puedes estar seguro que a partir de hoy, ya no hay un “nosotros”, y qué alivio, porque si de algo estoy seguro, es que hoy, soy yo quien rompe contigo.

Fin.

SÍGUEME

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

INSTAGRAM: alejillotol

TWITTER: @alejilloTol 

MOOVZ: Alex Toledo

4 Comments

  • Responder julio 27, 2017

    roy

    buena historia y muy cierto en estos momentos me siento bien conmigo mismo al haberlo echo ya era algo toxico para mi

  • Responder julio 28, 2017

    Piero

    Me encanta la página es muy buena

  • Responder julio 30, 2017

    Zoe

    Ella cerro con broche oro mostrandome su cobardia hasta para dejar esto dejamos pasar tanto,me hundio y ahogo mi dignidad me maltrato y aun yo crei que tenia arreglo pero ella se estaba arreglando aparte,cuando ya no sonrien a tu lado es que el amor ha dejado de sentir me dolio en el alma pero ella no lo haria jamas,ella sabe que nunca quise separarme de su lado pero ya no podia seguir lastimandome con su constante indiferencia me lastimo tanto que no sabia como salir,hasta que hize un recuento de los daños y no me hayaba me daba cuenta que por amor me entregue tanto que me perdi y ahora tenia que buscarme,ella solo giraba el timon del barco pero no le daba una direcion y este se esta hundiendo,era mi turno tomarlo y terminar con esto aunque me destrozara el alma y no supiera que rumbo tomar esto ya no tendria remedio dolio bastante y aun duele pero nadie muere de amor esa es la idea que eh aprendido en estos ya casi 3 meses sin ella. Simplemente vete cuando sientas que ya no te quieren por que el desamor cala en el alma.

  • Responder septiembre 13, 2017

    » DÉJAME DEJARTE

    […] Fuente: Cortesía Alex Toledo […]

Leave a Reply

Deja un comentario