Coleccionista de nombres.

“Y te das cuenta que tener gente que te adule o una larga fila de pretendientes, resulta inútil cuando lo que en verdad deseas, es que haya sólo uno que haga desaparecer a los demás.”

 

Finalmente y por las razones que sean aquí estás: soltero, solo y de alguna forma, conforme. No te quejas. Te levantas y te dispones a vivir un día más. No te pesa el hecho de llevar tiempo así. De hecho, te has acostumbrado a llenar tu espacio contigo mismo, te gusta ser dueño de tu tiempo y disfrutas no tener que dividirlo para ver a nadie.

No obstante, sabes que dentro de ti, aún vive el deseo de que algún día y con un poco de suerte, encuentres a ese que te haga pronunciar su nombre el resto de tus días. Ese que simplemente, te robe el corazón y lo cuide como nadie más lo hecho antes.

Así y con la esperanza de que eso ocurra un día, te das cuenta que has llenado tu agenda de contactos con incontables nombres. Que sin querer – o de forma premeditada – tu nombre pasó a formar parte de la lista de nombre de alguien más, y a su vez, muchos conforman tu lista personal. Eso que te pasa a ti y de hecho nos pasa a muchos a determinada edad.

1deb8b5bb41c71c9e96908880af9842b¿En qué momento nos convertimos en coleccionistas de contactos? En algún punto de nuestra vida compramos la idea de que tal vez agrandando nuestra lista de contactos, encontraríamos a esa persona indicada. Como si se tratara de un seguro de vida que nos brinda la remota esperanza de que al final, entre todo ese montón de hombres y nombres, está quien sobresale y se queda con nosotros.

Decidimos darle nuestro contacto a todos y coleccionamos contactos con la esperanza de que uno de esos nombres, se convierta efectivamente, en la palabra a la que daremos más valor que sentido el resto de nuestra vida.

Es simplemente, un experimento de ensayo y error, una “ruleta rusa” en donde esperamos que nos toque el golpe de amor, y así, llegar a la meta: encontrar el amor.

“Dejemos de coleccionar nombres de personas como un desesperado seguro de vida que nos brinde la esperanza de que tal vez, uno de esos nombres, sea el que se quedará con nuestro corazón. Ya llegará quien nos haga cancelar nuestras citas con la soledad”. 

alex-toledo.jpgSin embargo, lo que no alcanzamos a comprender es que así como nosotros, todos en nuestra lista de contactos piensan igual. Al término del día, nos convertimos en la simple opción de alguien más que de la misma forma, tiene un amplio menú para escoger.

Y así pasamos nuestros días. Hablando y escribiendo una y otra vez con todos y cada uno de esos nombre en nuestra lista. A veces con unos y luego con otros, esperando que uno de ellos muestre un interés sobresaliente y especial por nuestra persona, para entonces, sólo entonces, ir olvidando a los demás y que sus nombres vayan bajando de posición en nuestro chat.

Así es como los tiempos actuales te dicen que has olvidado a alguien, pero pocas veces ocurre eso. Con frecuencia, somos nosotros mismos quienes por temor a perder un candidato potencial o una posible opción, hacemos que esos nombres jamás bajen demasiadas posiciones. Unos están en los primero lugares un día y después otros. Los vamos turnando.

1fbfca85b12b934035c113466198f977Lo único malo de todo esto, es que en realidad no alimentamos nuestra esperanza por encontrar el amor en alguno de esos contactos que rondan como satélites. Lo que en realidad hacemos, es alimentar esa naturaleza humana que tiene el hombre por satisfacer su curiosidad, probando aquello que le llama la atención por ser diferente, y en un ambiente donde todos son visuales y la idea de probar siempre nuevos besos y nuevos cuerpos es muy rentable.

¿Quién no quiere tener a su disposición un menú para escoger a su antojo? Todos, aunque después eso termine cansando y aburriendo, o inclusive, aunque casi nunca se concrete un encuentro, pero el ego ya tuvo lo que quería: sentirse deseado por varios.

giphy (1)No sé a ciencia cierta hasta dónde está bien o mal esto que hemos adoptado como práctica recurrente y tampoco sé si realmente funciona. Pero lo que sí sé, es que un día con otro, sería muy bueno darse a la tarea de borrar muchos de esos nombres y liberar espacio, no sólo en nuestra agenda, sino también en nuestra mente y nuestra vida.

Porque quien sabe, pero el día menos pensado, siempre llega alguien que se las arregla para meterse y revolucionar nuestro mundo en su mundo, para hacer que volvamos a creer en todo aquello que juramos nunca más voltear a ver y finalmente, hacer con su magia que en nuestra lista vayan bajando de posición aquellos nombres que no harán más que desaparecer.

Ese día, dejaremos de ser coleccionistas de nombres, para volvernos coleccionistas de momentos en una historia que tendrá lugar únicamente para dos.

Fin.

SÍGUEME

FACEBOOK: Alex Toledo

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejillotol 

YOUTUBE: Alex Toledo

9 Comments

  • Responder mayo 3, 2016

    Jose

    Este fin de semana justamente estuve pensando en todo esto. Me involucré con alguien con quien no debí haberme involucrado porque esta comprometido con una MUJER. Pero desde mi última relación seria, hace tres años, nunca había permitido que nadie se quedara a dormir a mi apartamento, ni me había quedado en el apartamento de nadie en mi ciudad. Esta vez me quedé. Dormimos solo dos horas, pero dormimos abrazados. Se me había olvidado lo rico que era eso. Pero sigo siendo un coleccionista de nombres.

  • Responder mayo 3, 2016

    Anibal Beranl

    Hola que tal.
    Me gusto mucho el escrito de hoy dado que me pasa algo similar… Triste deveras me callo como anillo al dedo jeje
    Pero una duda por qué lo planteas para encontrar a una persona para toda la vida ?
    saludos ✌️

  • Responder mayo 3, 2016

    Uriel Garcia

    Balla de cierta forma todo el mundo hace todo esto jeje
    Creo K nunca lo abia obcervado de este modo
    Balla cambiaste mis puntos de vista

  • Responder mayo 3, 2016

    Teck

    ALEX creo que esto lo escribiste para mi, durante algunos años he estado justamente coleccionando contactos esperando que llegue el hombre indicado y finalmente apareció. Chao redes sociales, vale decir grindr, tinder,etc. porque este chico se merece mi respeto. Ha sido genial conocerlo, nos hemos un par de veces pero se que es distinto, costó acordar un día (por un tema de tiempo) para que nos conociéramos, pero cuando sucedió fue genial. Estoy feliz, me gusta lo lento que se está dando todo y espero que con el tiempo esto se consolide. Saludos un Sopero del fin del mundo 🙂

  • Responder mayo 4, 2016

    Nick

    Que lendo

  • Responder junio 26, 2016

    David.

    Definitivamente, llega un momento en la vida, que no sabes realmente porque sales con la gente, simplemente haces mactch en cualquier red social salen y ahí quedo, como un contacto más y eso al final del día te va dejando vacío.
    Sientes, como si te repartieras en pequeños pedazos. Y eso, agota energía.

  • Responder julio 26, 2016

    Jorge

    Vivimos en una realidad virtual. Todos somos exitosos según Facebook, todos lucimos espectaculares según Snapchat y todos vamos siempre a las mejores fiestas según Instagram. Adicional a eso, Grindr y Tinder nos han hecho creer que la pareja ideal es como nosotros queremos que sea… perfecta, sólo para nosotros, se ocupará de nuestros problemas y soledad sin que tengamos que preocuparnos por los suyos. Nos hace falta sensatez como comunidad. Últimamente me he sentido realizado y he encontrado a alguien a unos pasos de hacerlo. Hambriento por comerse al mundo profesionalmente, como yo lo estuve a penas hace unos pocos meses. Nuestra química fue inmediata, pese a eso nunca es todo como queremos, pero luego de tres años soltero entendí que antes de buscar ser amado, debemos amar.

  • Responder abril 13, 2017

    Ramón Ant Ledezma

    Como siempre dando en el clavo de forma brillante Alex, tus artículos son reales, prácticos, románticos y a la vez necesarios, con la suficiente crudeza para hacer pensar, un enorme saludo y espero seguir leyendote durante mucho tiempo

  • Responder septiembre 7, 2017

    Pedro

    Genial como siempre Alex; nos pones a meditar y en tomar nuestro tiempo; aprender a valorarnos y sin juzgar darmos opciones de cómo ser mejores para que llegue el indicado sin buscar como desesperados. Me he convertido ya en un Sopero y lector frecuente de la Sopa de Alex

Leave a Reply

Deja un comentario