Amor, ¿y si cambiamos de rol?

“Si eres activo y quieres experimentar ser pasivo, entonces relaja la raja que no te estás volviendo menos hombre o menos masculino. Es sólo que tu cuerpo te está pidiendo con urgencia un masaje prostático.”

Una vez más henos aquí reunidos para hablar del que parece ser el tema favorito de la comunidad gay masculina: los roles sexuales. Y es que aunque hablar de ello es como hablar de política o religión en una reunión, no podemos negar que siempre nos causará un poco de morbo saber el rol de las personas. No obstante, mientras que en algunos causa indiferencia, en otros causa un conflicto tremendo sobre todo a la hora de aceptarse en determinado rol, o pero aún… cambiarlo.

1c97068d442afbe8a08a482eda21af9c

En textos pasadas ya hemos hablado de los roles y su relación que nada tiene que ver con la masculinidad o afeminamiento en cada individuo. Hemos visto también que no por ejercer determinado rol, se es más o menos hombre y desde luego, ya hemos aclarado que los roles sexuales son sólo cosas que deben usarse en la cama pero que no definen nuestra vida ni mucho menos a nosotros. Pero, ¿qué pasa cuando en la pareja uno de los dos comienza a querer experimentar el otro rol? Se comienzan a sentir pasos en la azotea ¿verdad?

He conocido muchas parejas de hombres en donde el cambio de rol siempre ha sido un conflicto, debido a que con frecuencia uno de los dos – usualmente el activo – está muy casado con su rol y eso para muchos presupone un cambio de estatus en la relación e incluso creen que pone en juego eso de “el que lleva las riendas” o el que es más dominante. Absurdo.

Sin embargo yo creo que no se debería hacer de eso un drama estilo “Lo que callamos los homosexuales”, porque estamos hablando de sexo y el sexo se inventó para tres cosas: procrear, disfrutar y experimentar.

Es por eso que no me pude quedar con las ganas de hacer una serie de recomendaciones – me encanta recomendar, sobre todo en el sexo –  que todo hombre debería aplicar a la hora de cambiar de rol, ya sea por gusto propio o de alguien más. Así que dejen todo  lo que están haciendo – sí, sí, tú el que se está tocando, también –   y mantengan sus ojos sobre la pantalla porque esto les va a servir.

 

De activo a pasivo y viceversa, en menos de lo que tardas en terminar…

Para empezar, a ti que te ha entrado el gusano por experimentar el otro rol te pido que te controles. Sé que es emocionante y causa morbo pero tranquilo. Y a ti, activo dominante que te han pedido o has tenido curiosidad por ser pasivo, ¿si te relajas un buen y quitas de tu mente todos esos prejuicios sobre los pasivos?, porque te recuerdo que sin ellos, tú no podrías desempeñar tu rol, así que RESPIRA (lo vas a necesitar). De nada.

GHG

Ahora bien, deben saber que cambiar de rol no es nada del otro mundo y nada tiene que ver si se tiene pareja o no porque puede surgir estado solo o acompañado y no quiere decir que vas a quedarte ahí para siempre. Si eres activo y quieres experimentar ser pasivo, relaja la raja – literal – que no te estás volviendo menos hombre o menos masculino, es sólo que tu cuerpo te está pidiendo con urgencia un masaje prostático ¿y se lo vas a negar? Yo diría que no.

Sin embargo, si estás pensando en cambiar de rol, es prudente que tomes algunas de estas consideraciones antes de dar o recibir un masaje en el trasero:

  • Tú que eres consagrado activo y quieres probar otras cosas, eres prácticamente vírgen de ahí, por eso es necesario que quien vaya a penetrarte sepa cómo dilatarte bien – ya publicaré los manuales del buen PASIVO y ACTIVO para explicar cómo – y que se relajen los músculos anales.
  • Usa lubricante a base de agua y condón, no importa si eres pasivo o activo.
  • El rimming usualmente ayuda mucho a relajar. Si eres pasivo y nunca lo has hecho, será tu primera vez; sólo deja que tu lengua explore y saboree.
  • Como nuevo activo, se suave y ve despacio, no queremos que lo hagas llorar. Y tú, nuevo pasivo, respira profundo mientras entra suavemente y disfruta de tu masaje.

¿Ven qué fácil es? Se trata de sexo y el sexo como ya he mencionado, es para probar cosas nuevas y si es así ¿por qué quedarse estancado en la rutina sexual, haciendo siempre lo mismo? Flojera total. Imagina esta situación: tú y tu galán están a punto de darle de choques al chasis y ya está todo listo incluyendo la cama – o el lugar en cuestión, puede ser el auto o la casa de los suegros – el lubricante y claro, los condones. Pero de repente, uno de los dos decide que no quiere ser penetrado o penetrador, sino invertir los papeles. En ese momento todo se baja, las ganas, el ánimo y bueno…la erección. Pero que no cunda el pánico, el secreto en estos casos es aflojarse y cooperar, porque igual probar cosas nuevas hasta puede terminarte gustando.

872052

Con frecuencia siempre es más fácil pasar de pasivo a activo porque la parte difícil, que es aguantar el placer/dolor de un miembro viril en el esfínter anal, se ha superado. No así cuando es al revés, pues muchos activos sólo han sido pasivos en su primera vez y nunca más, por lo tanto, son prácticamente vírgenes de ahí atrás y desde luego, la idea de soportar a un garañón dentro de ellos, les aterra. Pero lo anterior no debe suponer un sufrimiento porque además, si se quiere probar algo nuevo, es porque ya nos hemos hecho a la idea de lo que ello implica. Recuerden que siempre es bueno plantear la idea de probar cosas nuevas, pues en caso de tener pareja, es importante que ambos estén satisfechos; si se intenta y no resulta o no gusta, se deja de hacer y  si resulta, pues qué mejor que tener una relación campechaneada en donde uno da lo que recibe.
Así que mis guapos y versátiles pillis, si son activos, anímense y pierdan el miedo de probar ser estimulados en partes que juraban que nunca les iban a tocar; dejen de pensar que el estatus y dominancia en la relación está basado en quien lleva tal o cual rol sexual, porque sabemos que no es así. Y por el contrario, si son pasivos, no teman a la reacción de su hombre activo; posiblemente lo saquen de onda, pero igual y él esté de acuerdo y quiera contribuir para ayudarles con su exploración de terrenos desconocidos. De cualquier forma el sexo es para experimentar y en pareja todo es mejor porque siempre se puede hablar, proponer, probar y adoptar nuevas formas para hacer que esto de las travesuras bajo las sábanas, no deje de ser una aventura diferente en cada ocasión. Fin.

 

 

 

3 Comments

  • Responder enero 1, 2015

    melvin

    me gusta estopor que es muy interesante

  • Responder mayo 14, 2015

    Pavlovna

    SaludosQue tal he encontrado este blgoewbsite navegando por googlela red y me ha ayudado con esta y varias cuestionescosas mas que necesitaba solucionardesarrollar muchisimas gracias

Leave a Reply

Deja un comentario