6 preguntas que debes hacerte antes de iniciar una relación.

“El peor error que cometemos las personas, es enamorarnos cuando nos sentimos solos y no cuando estamos listos y con ganas”.

 

Es un hecho que nadie nos enseña nada sobre el amor. Ni siquiera nuestros padres nos instruyen sobre eso de las relaciones amorosas y mucho menos los estragos que provoca un corazón roto. Vamos, ni en las escuelas se nos enseña nada sobre inteligencia emocional o la resolución de crisis existenciales relacionadas con el amor. 

Sin embargo, al final no es necesario que se nos enseñe con anticipación sobre el tema, porque de hecho, tenemos a la mejor maestra para aprender: la vida. Y aunque sus métodos a veces – o casi siempre – incluyen tropiezos, golpes y muchas pero muchas heridas, nos termina por dar experiencia que mal o bien, ayuda en algo…sólo en algo.

Conforme vamos creciendo, nos damos cuenta que el amor no es – spoiler – como en las peliculas chick-flick de los domingos y menos como nos ha hecho creer Disney durante toda la vida. Al la par de ir creciendo y “madurando”, nos percatamos que en realidad el príncipe o la princesa no es tan azul como parecía y que más bien, resultó medio gris. O que nuestro Erick no era tan Erick después de todo y tenía algo de Úrsula, pero también, que nosotros no éramos tan “Bellas durmientes” y siempre sí teníamos un poco de Maléfica en nuestro ser.

De cualquier forma, al paso de los años y las experiencias es cómo uno va aprendiendo con quien sí, con quien no y con quien nunca. Vamos haciéndonos más cuidadosos con nuestras emociones y finalmente definimos lo que queremos y no. 

Es por eso que hoy quise compartirles 6 preguntas básicas que a mí me hubiera gustado responder en su momento y que tal vez me habrían evitado muchos descalabros, que a pesar de todo agradezco porque hicieron aprender y madurar.

No obstante, muchos allá afuera aún pueden evitarse sufrimientos innecesarios, si desde el inicio se detienen a pensar en lo que sería mejor antes de entregarle a alguien el tesoro más preciado que tenemos: nuestro amor.

Las 6 preguntas del millón:

 1.      ¿Ya superé mi relación anterior?

Imposible pensar en responder las siguientes de forma honesta si ésta no se aclara desde el inicio. La mayoría de nosotros en algún momento, nos hemos “enamorado” de alguien sólo porque se parece a nuestro ex y nos recuerda muchas cosas que se vivieron con esa persona que ya no está. Y honestamente, no hay nada peor que un clavo que saca otro clavo o andar con alguien sólo porque seguimos buscando en el fondo a esa persona que dejamos atrás.

Si bien es cierto que las personas solemos buscar patrones de personalidad y físico a la hora de una nueva relación, también es cierto que debemos aprender a no tropezar con la misma piedra dos veces. Tal vez con una diferente, pero no con la misma.

Después de todo, si le dijiste adiós a alguien que ahora está en tu pasado, fue por una razón y como dicen: “al pasado, ni para tomar impulso”. Pero si eres de esas personas que la chancla que tiran no la vuelven a recoger, entonces tal vez tu corazón ya esté listo para conocer a alguien nuevo y mejor…ojo, sólo tal vez, aún faltan 5 preguntas. 

2.      ¿Para qué quiero una relación?

De todas, ésta es quizá la pregunta más importante y más ignorada por todos. Generalmente conocer a una nueva y potencial pareja nos emociona tanto que nos dejamos llevar y el problema de hacerlo es que muchos terminan estrellados contra la pared. 

Algunos en realidad ni quieren una relación, sólo buscan pasar el rato y alguien de planta con quien tener sexo, otros pretenden matar su soledad en compañía de alguien porque ni saben lidiar con ella, ni saben estar consigo mismos, y otros tantos, simplemente van de relación en relación por mera atracción física, deporte, costumbre y por la presión social del grupo de amigos en donde ya todos están hasta comprometidos y pues qué oso ser el único quedado. 

Cuando la pregunta se responde de forma honesta, nos damos cuenta si en verdad queremos estar con alguien o sólo es para sumarlo a la larga lista de nombres que después de un breve rato, se van a olvidar.

3.      ¿Estoy listo(a) para tener una relación?

La respuesta a esta pregunta tiene mucho que ver con la anterior. De hecho, de la respuesta anterior se define esta respuesta.

Muchas personas creen que estar listo para andar con alguien es como cuando se mete un pastel al horno y esperas el tiempo adecuado a que se esponje: hay que esperar hasta que suene la campanita, pero en realidad no es así.

No hay un tiempo definido que podamos medir para saber si estamos listos o no, porque el amor llega de repente, sin avisar, cuando menos lo esperas, pero siempre en el momento correcto. 

Sin embargo, uno se da cuenta que está listo, porque se dejan de cometer los errores del pasado y se olvida esa enfermiza ansiedad por querer estar con alguien a como dé lugar. Simplemente vas sin prisas y se deja que todo fluya para que se den las cosas de forma espontánea y real, porque se quiere y se puede, no porque se necesite.

Si resulta, qué bueno y si no, aprendes a no azotarte como antes y sigues avanzando hasta que ocurra un nuevo encuentro. 

4.      ¿Realmente quiero estar con “x” persona?

Una cosa es que nos guste alguien y otra muy distinta, que queramos estar con esa persona. 

Cuando se conoce a alguien nuevo, de entrada nos puede gustar y por ese simple hecho, podríamos asegurar que queremos estar a su lado. No obstante, el trato es el que realmente define si de verdad esa persona nos gusta más allá del físico como para poder entablar algo más serio y en forma.

El sexo tampoco debe definir lo anterior. Uno de los errores más comunes que muchos hemos cometido, es estar con alguien sólo porque en la cama hay buena química, aunque fuera de ella deje mucho qué desear y terminen siendo dos hermosísimos muebles a lado del otro. 

Cuando se quiere estar con alguien de verdad, el físico que tenía tanta importancia en un inicio y las ardientes sesiones de glorioso y puerco sexo, pasan a un segundo término, pues lo que realmente hace que nos quedemos con alguien, es su personalidad y la forma en la que nos trata durante el convivir diario. De lo contrario, no pierdas ni le hagas perder el tiempo a nadie bajo la curiosidad y el pretexto de “pues a ver si se da”. 


5.      ¿Estoy preparado(a)  para hacer espacio y tiempo en mi vida para alguien más?

Después de cierta edad las personas tendemos a volvernos más celosas de nuestro tiempo y espacio. Las experiencias del pasado nos han hecho más cuidadosos para no dejar entrar a cualquiera a nuestra vida y únicamente hacer cambios y mejoras por alguien que realmente lo valga.

¿Nos volvemos exigentes? Sí. Pero no es una exigencia arrogante o soberbia, es la exigencia que te da la madurez de saber cómo llevar esto de las relaciones y cómo cuidar tus emociones para que no se vuelvan a romper tan fácil, de tal forma que compartir tu individualidad es un regalo que no puede darse a cualquiera. Es decir, una pareja llega y cambia la rutina por completo, porque ahora ya no sólo debemos pensar en uno, sino en dos.

Y eso está bien, pues las parejas equilibradas siempre contemplan en su rutina y planes al otro, algo que no pesa siempre y cuando sea la persona indicada que te motive a hacerlo. 

A pesar de eso, siempre hay quien muchas veces se deja llevar por la emoción que causa un nuevo encuentro, antes de ponerse a pensar en si de verdad tiene el tiempo para dedicarle a alguien más. Recordemos que las relaciones se alimentan de tiempo y la calidad de éste al estar juntos.

Es, en resumidas cuentas, un “desgaste” y empleo de energía emocional y física. Al final, esto de establecerse con alguien en una relación “formal”, es como la planificación familiar: ¿tienes el dinero y los medios para mantener a un hijo? Acá es lo mismo: ¿tienes el tiempo, las ganas y la disposición para hacerle un espacio y darle atención a alguien más? Cuando te respondas eso, sabrás qué hacer.

 6.      ¿Quiero y puedo comprometerme a dar lo mejor de mí para que esto funcione?

No es suficiente con que te guste alguien. Debe haber algo en esa persona que te inspire a tener el compromiso y las ganas de querer que de verdad resulte. El gustarse no significa nada. A veces dos que se gustan están destinados a eso, a gustarse y ya.

A mí por ejemplo, me gustan los tiburones pero eso no necesariamente significa que quiera y muera por nadar con ellos. 

Comprometerse con alguien va más allá de lo físico que es el primer filtro. Hay un montón de cosas más que definen y despiertan en nosotros el deseo por querer de verdad hacer las cosas bien con alguien y surge solo, sin presiones y de forma genuina.

Recuerda que si hay que forzarlo, entonces no es de tu talla. Aplica para zapatos, ropa, anillos, amistades y claro…amores.

Fin.

SÍGUEME:

FACEBOOK: Alex Toledo Escritor

TWITTER: @alejilloTol

INSTAGRAM: alejillotol 

6 Comments

  • Responder octubre 25, 2016

    Alejandro Hernández

    Woooow en estas 6 preguntas son total y verdaderamente lo que debemos preguntarnos día Aída mi has gracias Alex que sirva de reflexión para cada uno de nosotros por el cual pasamos situaciones desagradables o agradables de eso se trata aprender de cada cosa sea buena o mala

  • Responder octubre 25, 2016

    Alejandro Hernández

    Woooow en estas 6 preguntas son total y verdaderamente lo que debemos preguntarnos día a día muchas gracias Alex que sirva de reflexión para cada uno de nosotros por el cual pasamos situaciones desagradables o agradables de eso se trata aprender de cada cosa sea buena o mala

  • Responder octubre 25, 2016

    Mario Hernández

    Muchísimas gracias Alex!

    Aún que no lo creas, has despejado muchas de las dudas que tenía, tus textos son muy buenos, y me encanta la forma en la que describes a la perfección un sin numero de situaciones con las que muchos nos sentimos identificados.
    Enhorabuena!

  • Responder octubre 25, 2016

    Santiago

    Me encantó!
    Este texto llego en el momento indicado, estoy en el punto en el de querer una relación y a la vez no querer comprometerme tanto. Después de responderme las 6 preguntas me di cuenta de que no estoy listo aún.
    Y si!Tiene mucho que ver el grupo de amigos que tienen, soy el quedado del grupo jaja.
    Aprovecho para felicitarte por las lineas, te envío un saludo!

  • Responder octubre 25, 2016

    Bayron Jose Botto Lubo

    me pareció maravilloso haberme encontrado con sus artículos y al ver la imagen me despertó mucha curiosidad y mas el contenido, ya que me llegó en lo mas profundo de mi ser, debido a que estoy pasando por la misma situación que describe en los 6 puntos sobre la relación de pareja.

    gracias y espero continuar leyendo sus artículos, blogs y demas iniciativas que le permiten a uno reflexionar sobre nuestro actuar y vida. muchas gracias.

    desde Santa Marta, Magdalena – Colombia

  • Responder diciembre 17, 2016

    Jaaziel HR

    6 preguntas que sin duda te hacen reflexionar… Excelente Alex.

Leave a Reply

Deja un comentario