5 tipos de hombre que no quieres tener en tu cama

“La próxima vez que decidas acostarte con alguien, asegúrate que sea alguien que te haga reír…así es más probable que te haga gemir”.

 

En la vida hay muchas cosas decepcionantes, y entre los primeros lugares se encuentra el mal sexo. Muchos saben de lo que hablo. Esa sensación torpe de no saber qué ocurrió o qué fue eso que pasó, deseando únicamente vestirte para salir huyendo, mientras suplicas con todas tus fuerzas que no te pregunten “¿cuándo nos vemos otra vez?” porque seguramente la respuesta sería un “nunca” disfrazado de un “nos ponemos de acuerdo después”.

de28da7ec04b666cbb2910b197b77a7d

Y es que el mal sexo a parte de dejar esa funesta sensación de pérdida de tiempo, puede compararse con la decepción que provoca una película que morías por ver, pero que al final resulta ser terriblemente mala, rompiendo toda tu ilusión y dejándote con ganas de reclamar la devolución de tu dinero, lo cuál es una ventaja, pero en la cama no puedes reclamar ni la devolución de tu tiempo, ni la energía gastada y mucho menos los fluidos que, literalmente, bien pudieron haberse ido al drenaje y eso hubiera sido mucho mejor.

Así que pensando en toda esa serie de eventos desafortunados que muchos hemos vivido – inspirados claro, en el primo de un amigo, obviamente -, es que dejé de lado un rato los asuntos del corazón, y me animé a tocar asuntos más corporales,  haciendo un recuento de aquellos tipos de hombres con los que es muy probable que más de uno se haya encontrado alguna vez, y que desde luego, no deseamos volver a topar jamás.

4c6e33b09122bb884ca97fee90d4afe2

La pregunta de los 64 mil: ¿Te gustó?…No.

1) El hombre “perro”: y en realidad no me refiero a los hombres que andan con uno y con otro, sino más bien, a todos esos que tienen complejo de perro y les da por lamerte hasta las orejas. Se concentran tanto en olfatearte y pasarte la lengua por todos lados, que llega un momento en donde ya no sabes hacia donde va eso. Es decir, ¿en qué momento tener la lengua de un sujeto metida hasta el tímpano se volvió erótico y excitante? En pocas palabras: son hombres que te dejan más baba por todo el cuerpo, que placer. A ellos, mejor denles una Tutsi-pop.

ba02a1c44499f5e1595dc572784ecaa9

2) El hombre “te juro que nunca me había pasado”: ya saben, es el típico hombre que te encanta físicamente y tú le encantas a él. Por mensajes de texto te decía las guarradas más sexys del mundo y hasta te envió fotos de donde no lo toca el sol. Pero a la hora de la hora y teniéndote desnudo frente a él, en posición y con toda la actitud, algo pasa que su “orgullo” simplemente deja de funcionar. Aquella herramienta, que se supone era dura como brazo de albañil, termina quedándose tan flácida que su única excusa para justificar el hecho de dejarte desnudo y alborotado, es: “es que estoy nervioso, porque me gustas un buen”. ¿Pues sabes qué? A mí me gustaría un buen que te fueras un poco al coño.

3) El hombre “a lo que voy”: este tipo de sujeto no tiene perdón de Jesucristo y es un insulto a cualquier esfínter que se tope a su paso. Generalmente suele ser activo y su modus operandi no conoce nada de juegos previos o estimulación. De hecho te  ve como equivalente a un costal de box al que tiene que darle durísimo – literalmente -, como si decargara su furia acumulada. Si te da un beso o dos a lo mucho, date de santos que te fue bien, pues con frecuencia llega, te voltea, hace lo suyo, termina y todavía tiene el cinismo de preguntar “¿te gustó?” como si te hubiera hecho alcanzar las estrellas, cuando lo único que te hizo alcanzar, fue tu celular para bloquearlo y nunca volverlo a ver.

0c1099c42f4b1184dccf748c24cc0204

4) El hombre “costal de papas”: este sujeto, por el contrario, suele ser pasivo la mayoría de las veces y vaya que se toma su rol muy en serio, porque literalmente no hace nada. Él simplemente llega, se desnuda y se deja caer en la cama como tabla, esperando que el otro sea quien haga todo el trabajo, mientras él…bueno, mientras él platica por Whatsapp o se toma un café y galletas. Su descaro llega a la hora de confesarte que le encantó todo lo que le hiciste y que seguramente querrá repetir. Mi consejo: aléjate, corre lejos y no mires atrás.

5) El hombre “comadre”: este tipo es multitask, pues posee la misteriosa y rara habilidad de estar en todo a la vez y hacerte la charla casual sobre tus últimas vacaciones mientras tiene el orgasmo a la mitad – y otras cosas dentro -. Es el clásico que quiere estar hablando a mitad del acto y diciendo frases random, como si se tratara de un paseo dominical en la alameda central. A éste con ponerle la mano en la boca muy estilo bondage se le quita y puede que hasta le guste la dominación.

Y el pilón:

e208c47acf20110b715c52f4c6b9aaca

6) El hombre “parturiento”: este tipo de hombre no importa si es pasivo o activo, finalmente siempre es más escandaloso de lo que debe, o sea, mucho ruido y pocas nueces. Por lo general se les identifica ya que gritan como si estuvieran pariendo un chayote con todo y púas. Algo muy similar a aquellos ridículos de gimnasio que gritan más de la cuenta para que los demás vean lo duro que entrenan, siendo que lo único duro que tienen, es el cerebro. A estos como los anteriores, con la mano en la boca, y asunto resuelto.

Al final del día, todos nos hemos topado con alguno de estos personajes – o peor aún, hemos sigo alguno-, que pasan a formar parte de nuestra lista de “osos sexuales”, esas anécdotas y experiencias “culturales” que su única utilidad, es ser contadas en las reuniones con amigos para robar carcajadas y recordarnos lo que no debemos hacer de nuevo, para no ser recordados como esa mancha sexual en el historial hedonista de alguien más. Fin.

Síganme:

TWITTER

FACEBOOK

INSTAGRAM

 

4 Comments

  • Responder febrero 10, 2016

    Richy

    Siempre haciendo muy buenas publicaciones, eres un tipo muy interesante lastima que vivimos en Estados diferentes, saludos y sigue así que de por si ya eres grande entre la comunidad :*

  • Responder febrero 14, 2016

    Marco

    Nunca me he topado con el “Te juro que nunca me había pasado esto”, me ha pasado que me topo con tipos a los que les cuesta sostener una erección pero no más que eso. Si me topara con ellos, pues hombre, que existen los dedos, dildos o si no tienes recursos o eres muy tragón, un pepino pulido con un condón es una buena opción xD. La verdad, siento que mandar a este tipo de chicos a la mierda solo por eso, se me hace injusto y ser poco creativo (o necesitar una verga de manera muy desesperada).
    Además de esta categoría añadiría el “Demonio de Tazmania”. Ese tipo de pasivo que se mueve como una serpiente y hace más twerking que una jamaiquina bailando dance hall. En síntesis, se mueve mucho más de lo que debería y es el antagonista del saco de papas. Yo antes era así, hasta que encontré a un tipo que me encantaba y que dejó de andar conmigo por eso. xD

  • Responder febrero 25, 2016

    pablo

    nuevamente tu publicación me encanto… mas aun la frase de “osos sexuales” de los cuales por desgracia- o experiencia- tuve con varias parejas sexuales, sin embargo, hay alguno que si bien cumple con las caricias, besos, susurros, un sexo de lo mas tranquilo; el pinche la rompe dando de nalgadas a diestra y siniestra, lo cual, me causa un bajonazo total y hasta me hace enfadar…. en fin, hay cada idiota jajajjaja.

    saludos.

  • Responder agosto 27, 2016

    Adrián Bustamante

    Hola me gustaría que te tomaras el tiempo de leer lo que yo escribo 🙂 . saludos

Leave a Reply

Deja un comentario